Dictadura
Miércoles 07 de Junio de 2017

La grieta está viva, hasta en las marchas

Las manifestaciones sociales son la mejor y la más pura expresión que puede tener un pueblo para expresar, defender o criticar algo que anda mal o se está haciendo de modo incorrecto. La masa se reúne en un lugar predeterminado y marcha hacia otro espacio físico para realizar la protesta o la celebración de acuerdo al tema en cuestión.

En Paraná, como se repitió en todo el territorio nacional, hace poco se marchó bajo el lema de Ni una Menos, un movimiento que está en contra de los femicidios, y un poco más atrás en el tiempo se hizo otra para recordar y pedir justicia por los desaparecidos en la última dictadura cívico militar que azotó a nuestra Patria.

En esta ocasión noté, como no me había sucedido en otras manifestaciones, que en ambas marchas pesaba un claro y marcado apoyo de un sector político.

Las banderas políticas de un partido en particular (el kirchnerismo en este caso), o agrupaciones y movimientos sociales fueron mayoría.

Entre los cánticos que se pudieron escuchar desde los distintos grupos que recorrieron las calles de la ciudad predominaron las letras que fueron dirigidas en contra del accionar del actual Estado. ¿Está bien que esto sea así, o se termina perdiendo el sentido de lo que se busca plasmar en la sociedad en realidad?

Sin pertenecer a algún espacio político, ya que todos me parecen un verdadero desastre, y tratando de no herir susceptibilidades, considero que sí, que el mensaje se pierde lamentablemente.

Si la meta es defender los derechos de las mujeres o pedir por la memoria de los miles de desaparecidos en el golpe militar, entonces marchemos por eso y no para apoyar a un partido en especial o en contra del otro. Me parece totalmente absurdo y sin sentido alguno.

Mientras en este suelo se siga por ese camino, el de mezclar las cuestiones, lo único que se va a distorsionar es el mensaje final y la solución o la justicia jamás llegará a buen puerto. Hoy critico al kirchnerismo, pero si fuera el macrismo pensaría exactamente igual.

La grieta está en todos lados, divide y no une.

Comentarios