Narcotráfico
Miércoles 19 de Julio de 2017

El narcotráfico desapareció de la agenda electoral

El narcotráfico había sido uno de los ejes de la campaña electoral de 2015, pero ahora parece que ha dejado de ser una preocupación para la mayoría de los candidatos. Otros problemas no menores como la inflación, el desempleo, la pobreza, la inseguridad, la corrupción, son los temas que prefieren discutir aquellos que pretenden sus sillas en el Congreso de la Nación. Sin embargo, las organizaciones narco han continuado su expansión, al igual que sus consecuencias. Pareciera que a nadie le conviene sacar el tema para evitar críticas, ni los que no lo hicieron antes ni los que no lo hacen ahora. Puede ser por falta de conocimiento (evidente) de los políticos al respecto, o por falta de voluntad en resolver el problema, al menos en abordarlo con seriedad. La línea entre ambas es muy delgada, pero las sospechas son legítimas.

Como ejemplo, bastan algunas notas que han salido en UNO en las últimas semanas. Desde el escándalo por la participación de Daniel Tavi Celis en la campaña de Cambiemos, hace dos años, en la zona oeste de Paraná, hasta el silencio cómplice ante el dominio de narcotraficantes conocidos en Puerto Viejo y Bajada Grande. El combo aparece completo con la noticia del domingo sobre la decisión de la Municipalidad de Paraná de paralizar la obra del Cepla ( Centro Preventivo Local de Adicciones) en el barrio Anacleto Medina. Ni combate al narcotráfico, ni prevención de adicciones. Y los que pagan son los vecinos, que sufren el terror de la convivencia con las bandas y el drama de los hijos que caen en sus fauces.

La caída de importantes organizaciones narco en Paraná en los últimos años (Celis, Viggiano, Castrogiovanni, Caudana, Bernal) ha sido por una línea de trabajo en el Juzgado Federal de Paraná, de investigaciones a largo plazo para llegar lo más alto posible en cada organización. Y en dos de las causas se demostraron vínculos con los principales sectores políticos. Pero ahora no se le puede pedir también al juez Leandro Ríos que genere las condiciones para que las bandas no se reorganicen con nuevos nombres y vuelvan a dominar el mercado de la droga en la ciudad. Y esto ya está sucediendo. No están entre sus facultades la creación de centros de prevención, de lugares de esparcimiento para los jóvenes, mejorar la educación pública, generar trabajo, y un largo etcétera.

Parece que el caso Celis sirvió de comidilla al sector político durante un par de semanas, en lugar de ver una oportunidad para desembarcar en la castigada zona oeste de Paraná con políticas públicas, fundamentalmente de inclusión para que cientos de personas vean la posibilidad de otro futuro que no sea ser soldadito del Tavi o esperar una mano de su parte, quien a todas luces imprimía más respeto en mucha gente que varios políticos y funcionarios.

Pero si ni siquiera el narcotráfico está en agenda pública, como antes, menos expectativas puede haber de que se tomen medidas de fondo contra este problema. De igual modo, por más que hablen y hablen en esta campaña, tampoco parece que lo harán con la inflación, el desempleo, la pobreza, la inseguridad, la corrupción, los femicidios, y otro largo etcétera.



Comentarios