Elecciones Legislativas 2017
Lunes 17 de Julio de 2017

Cuando se hablaba de propuestas

Con diferentes actos, hace un par de días se largó la campaña electoral para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 13 de agosto, que definirán los candidatos que competirán en las elecciones legislativas de octubre a nivel nacional. Los diferentes espacios políticos mostraron a sus candidatos y lo hicieron con un circo marketinero que viene siendo una costumbre en la política argentina de los últimos años. Con escenarios en 360º ubicados en teatros, con un acercamiento hipócrita hacia la gente y con personajes salidos de la farándula que otra vez vuelven a estar en las diferentes listas. Así se está dando el panorama antes de las PASO. Claro que lo que brilla por su ausencia hasta el momento son las propuestas para convencer al electorado. Por lo menos en estos primeros días de campaña. Esto hace extrañar a los viejos tiempos, cuando los candidatos se enfrentaban a través de sus ideas y no mediante el agravio hacia su contrincante.


Hoy se habla de campaña sucia y es evidente que por lo que hemos vivido es hasta lógico que así sea. Grieta, corrupción, tarifas, economía, precios, inflación y otras yerbas; son las palabras más usadas en campaña. Del otro lado, el ciudadano común. El que sabe que la cosa va de mal en peor y espera algún guiño del actual Gobierno. Que todavía no llega y tampoco se sabe si llegara.


Lo negativo de todo esto es que todavía nos queda un largo trecho para las PASO y ni hablar para octubre, cuando tengamos las elecciones legislativas. Habrá otra vez un desfile masivo de viejos conocidos y extraños en diferentes medios de comunicación. Cada uno hablará de lo mal que estamos y de lo bien que estábamos. O viceversa. Ese parece ser el modus operandi en la política actual. De esa forma intentarán convencer a los indecisos que muchas veces pueden definir una elección. En lo personal sigo esperando propuestas claras, ideas que provengan de mentes brillantes. Sé que es mucho pedir. O por lo menos que la campaña vaya por ese lado y no por el insulto. En definitiva, seguiré siendo el mismo escéptico de siempre, pensando que la gente es lo que menos les importa a los políticos.

Comentarios