Hoy por hoy
Sábado 07 de Octubre de 2017

Cuando el peatón no es la prioridad

El cambio de sentido de las calles del microcentro de Paraná ha generado un flujo más rápido del tránsito, según lo han manifestado los choferes de taxi, remises y los colectiveros, con los que ha coincidido el ciudadano. El cambio de costumbre que estuvo a prueba y fue observado con desconfianza por los paranaenses en sus inicios parece haber sido un acierto y le dio un "respiro" a la problemática que aqueja a todas las ciudades: el tránsito. De todos modos la medida y, aunque para algunos pueda resultar un detalle, tiene un problema significativo y peligroso.
El 17 de julio de 2016, las calles 25 de Mayo, España y Echagüe, Alem y Perú y Gualeguaychú (dos carriles) cambiaron el sentido, pero aún no se ha solucionado el problema de los semáforos y el gran perjudicado ha sido y es el peatón.
Las columnas fueron giradas en su eje y están mal ubicadas, lo que origina grandes inconvenientes para las personas que intentan cruzar la calle y no pueden advertir si tienen paso o no. Sobre todo las personas adultas, a las que se les genera un desgaste que pone en riesgo permanentemente su integridad física.
En las esquinas donde mayor cantidad de gente transita hay que tomarse el trabajo de caminar un par de metros para ver en qué color está el semáforo para poder cruzar la calle, y muchos optan por evitar la senda peatonal porque no le dan los tiempos.
Un año, dos meses y 10 días es un tiempo considerable para corregir los semáforos que incluso ocasionan inconvenientes en los conductores, que en la costumbre de frenar sobre las esquinas no pueden ver cuando son habilitados para avanzar. Sobre todo para la gente que no es de Paraná y se encuentra con la sorpresa cuando se detiene en una esquina. Resulta habitual observar cómo los conductores manipulan la cabeza para ver el semáforo ubicado en forma perpendicular o simplemente comienzan su marcha cuando advierten que el que viene por la calle perpendicular frena. Es tiempo que el municipio empiece a pensar en el peatón.

Comentarios