Básquet
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Cuando el ejemplo viene desde adentro

Olimpia y Talleres jugaron una semifinal del Torneo Provincial de Clubes de básquetbol apasionante. Dos partidos reñidos, disputados, de dientes apretados y con un marco espléndido. Una multitud acudió tanto al primer juego en el Humberto Pietranera de calle La Rioja como a la revancha en el Bibi Gómez de Feliciano e Yrigoyen. No entró un alfiler. Hinchas de ambos clubes y amantes del básquet de Paraná coparon la serie, que comenzó el viernes y terminó el domingo.

Desde adentro los jugadores y el cuerpo técnico de ambos equipos dejaron todo en cada pelota, expresión, situación de juego y en muchos casos al límite por la intensidad y la pasión por el básquet amateur y los colores del barrio. A pesar de la vehemencia por la pelota en dos finales cerrados; sobre todo el de la revancha que terminó con una definición del equipo Azulgrana sobre la chicharra, no hubo ningún gesto antideportivo que hiciera enardecer al público.

Un nivel de lealtad admirable y elocuente que no debe pasar inadvertido. Nos enseñaron a entender que "poner huevos", "dejar la vida" y el "matar o morir" como se acostumbra a decir en la jerga deportiva ante una definición lejos está de la trampa, la actitud antideportiva o las reacciones deliberadas que incitan a la violencia.

Se puede dejar todo como lo hicieron los protagonistas en el parque o desde el banco, con las pulsaciones a mil, sin la necesidad de perturbar el normal desarrollo del juego. Se puede frenar a un adversario sin lastimarlo como sucedió en la corrida del pibe de Talleres en el final. O en la bola que definió Almeida para Olimpia.

Se puede entender, a pesar de la angustia y la desilusión de perder en el último segundo, que el otro fue mejor y que te ganó en buena ley y que puede celebrar la conquista en tu estadio, saltar, cantar y abrazarse con respeto. Como así también levantar al adversario del suelo, darle la mano o un abrazo en un gesto comprensivo ante el dolor. Todos estos aspectos, como así también la reunión previa que tuvieron los dirigentes de ambos clubes para organizar la distribución de la gente sin egoísmos hicieron que el espectáculo fuera maravilloso para que la familia del básquet siga yendo a la cancha y los chicos tomen el ejemplo.

Comentarios