Corrupción
Viernes 29 de Septiembre de 2017

¿Con más leyes hay más corrupción?

"Corruptissima republica plurimae leges". Esta frase en latín, que pertenece a Cornelio Tácito, un historiador, senador, cónsul y gobernador del Imperio Romano, quiere decir que "La república es más corrupta mientras más leyes tiene".

Si bien esta frase es aproximadamente del año 120 después de Cristo, aún se encuentra en vigencia y se aplica sin matices a la realidad de nuestro país y muchos otros del planeta Tierra. Ocurre que la corrupción es tan antigua como los gobiernos y el poder siempre genera tentaciones en la mayoría de los que gobiernan.

La honestidad personal de algunos gobernantes puede ser un freno relativo frente a la corrupción, pero nada puede ser más importante que un sistema jurídico verdaderamente efectivo e independiente, donde nadie, absolutamente nadie, pueda estar por encima de las leyes.

Porque cuando se expresa que mientras más corrupto es un Estado, hay más leyes, no se hace referencia al sistema jurídico del Estado, sino a la intrincada maraña de regulaciones y prohibiciones que establecen los corruptos de la cúspide para que la corrupción pueda campear, y para dificultarle a los corruptos de abajo que se roben las tajadas a las que tienen "derecho" los de arriba.

Como dije anteriormente, la corrupción no es un fenómeno nuevo y se encuentra en cualquier tipo de gobierno en la actualidad. Resulta que la tentación es demasiado grande en cualquier parte del mundo y se puede ver tanto Zimbabwe como en Argentina. Ahora bien, la diferencia en el enfrentamiento de la corrupción radica en que, cuando se trata verdaderamente de un Estado de Derecho, los tribunales actúan contra los corruptos e interrumpen la impunidad, de lo contrario, no pasa nada como en esta parte del mundo.

Los escándalos de corrupción que actualmente afloran por aquí, son solo la punta de un imponente "iceberg" que navega a la deriva por esta nación desde hace más de 50 años. Es triste, pero es así. Parece que el segundo nombre de nuestro país es corrupción.

Argentina es un país corrupto, en esencia y genéticamente, y será más corrupto cada día en la medida que la crisis económica y social crezca. Resulta que el régimen seguirá su paso y con el tiempo habrá más leyes, regulaciones, prohibiciones y quienes puedan cometerán ilícitos. Angustia, apena, pero estamos inmersos en un país con algunos dirigentes deshonestos, perversos y con seria falta de valores morales.

Si bien se puede tratar de "combatir la corrupción" y cada tanto haya juicios, auditorías, inspecciones, denuncias, reportajes periodísticos con nombres, apellidos y fotos de los corruptos, pero estas acciones no van a frenar un problema de raíz.

Resulta que el problema de corrupción en nuestro país viene en el ADN. Quizás se pueda revertir en algún momento, cuando tengamos un verdadero Estado de Derecho y así se acabe de una vez por todas con esta corrupta tiranía totalitaria.


Comentarios