Hoy por hoy
Martes 12 de Septiembre de 2017

Caudillos que no tengan que hacerse cargo del pasado

Es evidente que a esta camada de jugadores les pesa mucho jugar bajo presión. Son cracks, indiscutibles, pero también es una realidad que no se han podido reponer de las tres finales pérdidas. Tres definiciones que se pueden perder. También es valorable haber llegado a esa instancia. Sobre todo en el Mundial de Brasil. Pero los fantasmas sobrevuelan el ambiente cuando se juega el todo por el todo. Y es una mochila muy pesada que hoy, dadas las circunstancias, pueden dejar a la Selección Argentina afuera de un Mundial. Sino cómo se puede explicar que un equipo que ganó un partido de 16 y perdió 10 la tenga en vilo en el mismísimo estadio Monumental. Las superestrellas ante un equipo humilde e inmensamente inferior en todos los aspectos terminaron 1 a 1.
No hay tiempo para especulaciones porque la Selección se juega el pasaje en menos de un mes. En octubre solo vale ganar. No hay otra, se viene Perú, rival directo, y luego Ecuador, afuera. Dos partidos con una enorme carga psicológica con un equipo que está en zona de Repechaje y en dos partidos puede ir a Rusia de manera directa, ir al Repechaje o quedar afuera. Ante la encrucijada, ¿quién garantiza que estos jugadores se pueden reponer de inmediato? El fin de semana todos hicieron goles en las Ligas más importantes del mundo: Higuaín, Dybala, Messi, Icardi y Agüero, con la particularidad de que este último se convirtió en el jugador no europeo con más goles en la Premier. Ahora bien, Icardi llega con la sombra del Pipita y con los antecedentes que le van a comer las piernas. Por citar un ejemplo de muchos. Son dos fenómenos, pero tienen dos rivales: Perú y la cabeza. Ante esta realidad y con los argumentos a la vista, la pregunta es ¿no será momento de buscar algunos jugadores que no tengan que hacerse cargo del pasado y cuenten con personalidad para afrontar el desafío? Caudillos en sus equipos.
Si los ejemplos necesitan nombres propios –con toda humildad como observador y apasionado del fútbol– por qué no pensar en Paolo Goltz, Leo Ponzio o Wanchope Ábila. Caudillos hay, habrá que ver si Sampaoli los cree necesarios.

Comentarios