Hoy por hoy
Jueves 12 de Octubre de 2017

Billiken, tribuna de doctrina

Desde 2010, el Día del Respeto a la Diversidad Cultural pasó a reemplazar al anacrónico, xenófobo y eurocentrista Día de la Raza, que en Argentina –como en otros países de América Latina– pretendía darle un tinte festivo a siglos de genocidio y saqueo. El cambio en el significado del feriado implicó armonizar la legislación nacional con el derecho de los pueblos indígenas, reconociendo que los derechos humanos tienen carácter universal. La revista infantil Billiken, que lleva un siglo adoctrinando a mentes tiernas de todo el país, sigue firme en su línea editorial y, haciendo caso omiso las críticas, reclamos y reivindicaciones de los pueblos originarios, este mes publicó una tapa que, bajo un maquillaje infantil e inocuo, implica un violento retroceso.

La ilustración de tapa alude al 12 de octubre como un "encuentro de dos mundos", como si los conquistadores fueran inocentes paseanderos que pasaron, vieron la luz prendida y decidieron bajarse de los barcos para saludar con un amistoso "hola" a quienes habitaban estas tierras. La escena recrea un simbólico partido de fútbol entre los españoles y los "indios" ante la mirada de un árbitro sonriente que seguramente se encargará de que no haya trampas ni desigualdades.

En todo caso, el pretendido "encuentro" hubiera sido un largo y sanguinario match entre el Barcelona FC contra Cebollitas, con gas pimienta, palos, armas, torturas, violaciones, robos y asesinatos incluidos. Sin embargo, el aspecto inocente de las coloridas caricaturas resulta insultante, en especial en un contexto donde se quiere deslegitimar la lucha de los pueblos originarios en nuestro país, ya que hasta se tildó de "extranjeros" y "terroristas". La tapa de Billiken no es más que una jugada en medio de la disputa por el significado histórico de la fecha y sus implicancias actuales.

No fue un encuentro, fue invasión y conquista. No fue un partido de fútbol, fue genocidio. No hubieron iguales condiciones ni árbitros que aseguraran un "juego" limpio. Fue una de las injusticias más grandes de la historia.

Comentarios