A Fondo
Miércoles 28 de Enero de 2015

Hola, te estoy escuchando

Martín Macor / Redacción de UNO
mmacor@uno.com.ar

 

 

La presidenta Cristina Fernandez adelantó en su última cadena nacional que enviará un proyecto de ley disolviendo la SIDE y planteando ciertas limitaciones a la tarea de inteligencia de los espías civiles. CFK aseguró que se entera por los diarios que los agentes de inteligencia pinchan los teléfonos y las casillas de correo electrónico sin autorización judicial.


Y desde ayer se han escuchado varias repercusiones con respecto a este tema. Algunos sostienen que la SIDE ha escuchado a Jorge Bergoglio cuando era considerado un enemigo por Néstor y Cristina, ha inventado las cuentas secretas de Enrique Olivera para perjudicar su campaña electoral, ha filtrado información falsa a mascotas presidenciales para ensuciar a Francisco de Narváez, ha seguido a Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema, y ha pagado con fondos reservados a periodistas, fiscales, jueces, legisladores y sindicalistas cercanos al poder.


Y se preguntan si CFK busca disolver la SIDE porque ya no responde a sus órdenes secretas.


Por supuesto que hay que crear una nueva agencia de inteligencia, pero no bajo algunos criterios. La Presidente cuestiona a Nisman y asegura que no fue una designación de Kirchner. Nisman fue elegido por su marido cuando era Presidente y luego se ejecutó esa orden respetando el protocolo institucional para llevar adelante la causa por el atento a la mutual judía. Obvio que NK no podía firmar la designación como fiscal de la AMIA, pero todo se hizo por su decisión política, que CFK aceptó y la comunidad judía avaló sin dudar.


Murió a pocas horas de informar al Congreso, en una audiencia que hubiera sido histórica para la democracia y la investigación de la AMIA. Sería un suicidio político pensar que estamos frente al suicidio de un fiscal federal que no soportó la presión del Gobierno.


Me sorprendí cuando apareció CFK vestida de blanco, muy maquillada y en una silla de ruedas. La verdad será una imagen que también quedará para la historia por esta “puesta en escena”, como se graficó ayer desde la oposición. No entendía por qué ella, con su personalidad tan firme, aceptaba explicar su versión del caso Nisman en semejante escenografía. Ha dicho que si la citan a declarar por la denuncia del fiscal Nisman, irá sin ninguna duda. Para mí, esa fue la afirmación más importante de su cadena nacional.


A todo esto, ayer el exsecretario de la SIDE entre 1989 y 1990, durante la primera etapa del gobierno de Carlos Menem, Juan Bautista Tata Yofre habló sobre las derivaciones del caso Nisman, de la propuesta de Cristina Kirchner de la creación de la Agencia de Inteligencia y de cómo eran las cosas en la polémica secretaría que ahora dirige Oscar Parrilli.


En un extenso diálogo con el programa de Jorge Rial en radio La Red, Yofre reveló que en la gestión K “el sector 8” (denominación que recibe el área de contrainteligencia) de la ex SIDE “le llevaba a Cristina las desgrabaciones de las conversaciones de los políticos y a ella no le molestaba”.


“Pedía también el cassette porque le gustaba escuchar los tonos, y a él (por Néstor Kirchner) también le gustaba”, relató Yofre, y agregó que en ese entonces el encargado del área era Francisco Paco Larcher, hombre de confianza de Kirchner, luego desplazado junto a Héctor Icazuriaga.


También aseguró Yofre, ante la postura del Gobierno sobre la ex-SIDE, que “la persona que maneja la plata en la Secretaría es una mujer que puso Cristina”.


“La SIDE no es un antro –opinó- es un organismo del Estado que actúa depende cómo se maneje”.


También reconoció que en la época en que estuvo al frente del organismo había un sector que actuaba fuera de control, como parte de las “internas políticas”. “Yo llegué a encontrarme grabaciones que yo no había encargado y eso estaba armado para perjudicarme, para que alguien piense que las estaba encargando yo”.


“Cada uno tiene su carpeta”, agregó, en referencia a personalidades del mundo político y periodístico.


En cuanto a la propuesta de Cristina, de crear una Agencia Federal de Inteligencia, Yofre opinó que el sector de Inteligencia que trabaja sobre las cuestiones externas es necesario y positivo, y que debería replantearse la investigación interna. “En Estados Unidos, por ejemplo, existen la CIA y el FBI, y ese tipo de investigaciones está a cargo del FBI, debería ser así”.

 

 

Comentarios