La Provincia
Martes 09 de Febrero de 2016

Hicieron un festival solidario en Tala y donarán todo a personas inundadas

Ricardo González, un sacerdote que fue a pasar unos días a su ciudad natal, fue el mentor de la iniciativa. Mariano Iúdica y otros artistas de renombre asistieron gratis y juntaron 118.508 pesos para ayudar a la gente de Concordia

El padre Ricardo González es el capellán mayor de la Fuerza Aérea Argentina y vive en Buenos Aires. Durante sus vacaciones viajó a Rosario del Tala, su ciudad natal, donde organizó en unos pocos días un festival solidario para ayudar a los damnificados por las inundaciones en Entre Ríos. La idea nació unos días antes, según contó a UNO, viendo el programa de televisión que conduce Mariano Iúdica donde justo estaba cantando Evangelina Rebozio, quien decidió, si ganaban, repartir el premio entre los cuatro finalistas. “Ganó y la producción duplicó el premio. Fue un gesto que me impactó, y al verlos pensé en que ellos podrían estar en Tala, y que podríamos organizar algo para ayudar a las personas afectadas por la inundación”, comentó. 

En este marco, el sacerdote reflexionó: “Ahora que los damnificados están volviendo a sus casas por ahí nos olvidamos un poco, pero es un momento en que necesitan colaboración, porque el agua se llevó los muebles que tenían, señaló el sacerdote, que apenas llegó a la localidad donde creció se puso en campaña con otras personas para concretar su iniciativa. “Fui a verla a Evangelina a Villaguay y le comenté esta idea y lo llamé a Mariano Iúdica, sin conocerlo. Él estaba de vacaciones y me atendió. Quedamos en hablar cuando volviera y cuando regresó le comenté la idea y enseguida me dijo que iba a ir. Organizamos todo muy rápido, en pocos días”, relató. 

Finalmente, el evento se hizo la noche previa al feriado por la Batalla de Caseros y la convocatoria fue masiva: “Estimamos que asistieron alrededor de 5.000 personas. Convocamos a más artistas y tuvimos una muy linda cartelera: además de Evangelina, estuvieron los Manseros Santiagueños, con Locadio Torres, que con sus 86 años dijo presente; también Orlando Veracruz, que es muy querido en Tala porque su papá y su abuelo eran de acá; Cachito González y Los Nuevos Reyes del Chamamé, que son de Rosario; el grupo folclórico local Genoa; Los Horneritos del Calá, los jóvenes de Rocamora que bailaron en Cosquín con la Sole y con el Chaqueño; y la cantante Katherina Kljenak”, indicó González.

El capellán aseguró que la gente fue muy solidaria. Entre otras cosas, hubo quienes donaron dos vaquillas que se vendieron en la cantina. La entrada era una suma voluntaria, para poder comprar después lo que más hiciera falta. “Tuvimos una recaudación total de 110.708 pesos, y después alguien donó más dinero, hasta juntar más de 118.508. Con eso compramos cosas. Tenemos una sola familia evacuada en Tala y queremos ver si tienen alguna necesidad, y ya hablamos con Cáritas Arquidiocesana de Concordia para entregarle todo a ellos para que lo repartan, ya que tienen un relevamiento de las personas que están volviendo a sus casas y qué necesitan”, dijo.

 “Ellos nos sugirieron adquirir cosas que yo no imaginaba, que son mesas y sillas, porque a la gente se les han roto o se las ha llevado el agua y no tienen dónde sentarse. Compramos 20 juegos completos de mesas de fórmica con sus seis sillas de caño, tapizadas de buena calidad; es decir, 120 sillas; 22 camas de una plaza y 26 colchones de una plaza de buena calidad. Se realizó esta compra en dos comercios de la ciudad, para devolver la atención a la ciudad y vamos a trasladar todo en el camión de la Municipalidad en las próximas semanas”. González aclaró que se realizaron actas donde constan las acciones realizadas. 

Por último, agradeció a todas las personas que colaboraron desinteresadamente. “Para una ciudad de 12.000 habitantes después de un mes como enero, fue una recaudación importante. Fue muy linda la respuesta de la gente y también de los artistas. Mariano Iúdica fue muy generoso, condujo el festival, se sacó fotos y firmó autógrafos, tuvo la sencillez y la humildad de los grandes. No puso ninguna condición ni pidió nada, ni siquiera nos dejó pagarle una gaseosa”, destacó por último el sacerdote, que con su espíritu altruista logró movilizar a todo un pueblo para ayudar a quien más lo necesita.

Comentarios