La Provincia
Domingo 06 de Diciembre de 2015

Hicieron un árbol especial para invitar a sumarse a donar sangre

Integrantes de Entrerrianos hasta la Médula visitaron ayer el hospital San Roque, adelantándose a los festejos de la Navidad 

La agrupación Entrerrianos hasta la Médula trabaja para crear conciencia sobre la importancia de constituirse en posible donante de médula ósea y de ser donante voluntario de sangre. En el marco de las actividades que lleva adelante con este fin, sus integrantes estuvieron ayer en el hospital materno infantil San Roque, donde los chicos que están internados o haciendo su tratamiento de Oncohematología precisan transfusiones constantemente como parte del tratamiento que les posibilite salvar sus vidas. 

Llegaron a las 9 a la sala de Hemoterapia y llevaron un regalo sumamente original: un árbol de Navidad artesanal alusivo. Mercedes Cagnani, una de las mentoras de esta iniciativa, contó a UNO: “Hicimos entrega de un regalo muy especial al Servicio de Hemoterapia: un árbol de Navidad donde reemplazamos los soplillos por gotitas de sangre y a esas gotitas de sangre le pusimos un lazo dorado, por el significado que tiene este color en el cáncer infantil. La idea es que en esta Navidad no le falte sangre a los chicos, porque las plaquetas se utilizan constantemente para los pacientes de Oncohematología, y el resto de los componentes se usa para el tratamiento de otras patologías”.

“También trajimos nuestra gota humana en patines”, dijo en referencia a una de las personas que los acompañó y disfrazada transitó los pasillos del nosocomio montada en un par de patines haciendo piruetas y trasmitiendo alegría a los presentes. “Queremos que la gente entienda que es un placer donar sangre, que es regalar vida en vida, y pedirles a todos que sean solidarios, para que en esta Navidad y el próximo Año Nuevo no falte sangre, ni en las vacaciones tampoco”, añadió Cagnani.

Por otra parte, señaló que un grupo de 10 personas los acompañó para donar sangre de manera voluntaria, ya que durante los fines de semana largos pueden generarse déficit. Algunos de los presentes fueron Nora, la mamá de Amílcar Fernández, un joven que recibió un trasplante de médula ósea y salvó su vida. También Lucrecia Arellano, la madre de Dulce, otra niña que pasó por la misma situación y también se recuperó gracias a la solidaridad de alguien que tuvo el gesto de ser donante de médula ósea. “Hace dos años que Dulce no recibe transfusiones y ahora está muy bien. Antes recibía cuatro veces por día. En agradecimiento, y porque hay muchos chicos que lo necesitan, cada vez que puedo vengo a donar sangre”, dijo Lucrecia. 

Desde Entrerrianos hasta la Médula recordaron que a través de la donación voluntaria de sangre se logran salvar muchas vidas. Sin embargo, no siempre es sencillo encontrar a personas dispuestas a realizar este generoso acto y si bien se fue creando mayor conciencia sobre su importancia y se fueron sumando a más personas en esta iniciativa, el déficit oscila y en ocasiones la demanda de sangre supera a la oferta. Por eso se realizan campañas de sensibilización de manera constante.

Cabe recordar que para poder ser donante de sangre hay que tener un estado de salud general sano, tener entre 18 y 55 años y pesar más de 50 kilogramos. 

Los voluntarios suman el 25% del total de donantes

Hay dos tipos de donantes de sangre: los de reposición, que son aquellos que lo hacen frente a una situación particular, cuando un pariente, amigo o conocido lo necesita; y los voluntarios, que  cada cuatro o seis meses se acercan a un hospital y se ofrecen sin la necesidad de ayudar a alguien particular. Hasta hace cinco años atrás estos últimos representaban el 3% del total. Desde 2010 comenzó a incrementarse la cantidad y suman el 25% de unos 20.000 donantes de sangre al año.

En Paraná se puede donar sangre de modo voluntaria de lunes a viernes de 7.30 a 10.30 en el hospital San Martín, en calle Presidente Perón 400; o en el San Roque, en La Paz 349, en el mismo horario.
 

Comentarios