Policiales
Sábado 03 de Enero de 2015

Hermana de Facundo Bressan rebatió las pruebas de cargo

En un comentario en la web de UNO, Camila Bressan manifestó: “No están haciendo justicia por Priscila y no merece pagar culpas ajenas mi hermano”. Desmintió y sembró dudas sobre la causa  

“Abran los ojos a la injusticia que estamos sometidos, sepan la verdad”, manifestó Camila Bressan, hermana del imputado en el homicidio de Priscila Hartman, en un comentario en una nota sobre el caso en la web de UNO. Luego de quejarse porque “la prensa y los diarios no nos dejan mostrar la verdad”, la joven dijo: “No me queda otra opción que este medio para que sepan y se den cuenta de cómo han ensuciado esta causa”.

Camila se refirió a algunas de las pruebas que según la acusación incriminan a su hermano Facundo, como las pertenencias secuestradas y una versión sobre el hallazgo del cuerpo de la víctima un día antes de lo anunciado oficialmente.

Respecto del casco y el celular de la víctima que estaban en la casa de la familia Bressan, la hermana explicó: “Él los compró, mi mamá los entregó voluntariamente con el consentimiento de Facundo, más allá de estar asustado, porque cualquier persona sería sospechosa si tiene pertenencias de alguien que están buscando. Él se comunicó con el hermano de Priscila dándole aviso de que tenía las cosas, que las venga a ver para que le confirme si eran de ella”.

Sobre la campera, el calzado y cartera de Priscila que encontraron en un predio lindero a una casa de la familia Bressan, Camila dijo: “¿Saben lo dudoso de esto? Que el día sábado a la madrugada pasan los perros y la Policía por el frente del terreno baldío donde encontraron la ropa que está en diagonal a mi casa. Los perros no olfatearon ningún rastro. Pero misteriosamente las cosas aparecieron el miércoles, donde no mueven ni revisan nada y encuentran la vestimenta. La campera colgada en una rama y las zapatillas puestas arriba de un montón de pastos como diciendo ‘acá estoy’. Y no estaban en un ‘galpón’; es la casa de mi abuela que fue lo primero que allanaron, luego salen al terreno donde encuentran las pertenencias y vuelven a entrar porque se larga a llover y, oh casualidad, encuentran un aro en el lugar donde ya habían revisado... Insólito”.

Sobre la moto del padre de Priscila, la joven aseguró que “no se encontró ni atrás de mi casa ni a 200 metros (de la casa) como dicen, sino en un campo cercano, de la cual supuestamente no pudieron sacar huellas al igual que al casco, que podían dar con las huellas del que lo vendió y así tener otra línea de investigación. Pero otro mal procedimiento fue el de llevarse el casco y el celular cuando se lo llevan a mi hermano el sábado, y por lo que sé, lo debían haber dejado en el lugar sin moverlo hasta que tengan un testigo, pero se andaban paseando con el casco”.

“Algo aún más dudoso -agregó Camila-: el día sábado en San Benito se realizó un festival a beneficio de un chico, donde en medio del evento se pidió un minuto de silencio porque encontraron el cuerpo de Priscila en cercanías al cementerio. Muchas personas que no quieren perder su cargo aseguran que esa información se dio y a los minutos se dio como falsa alarma”.

Por otro lado, hay otra cuestión que genera dudas en la familia Bressan: “¿Por qué pararon el rastrillaje ese día? Mucha gente, incluso yo, vimos movimientos raros en el arroyo del cementerio ¿Por qué dejaron el rastrillaje para el otro día? En el caso Fernanda (Aguirre) se rastrillaba a toda hora por cielo, tierra y agua. Muy dudoso ¿no?”.

En otro párrafo de su comentario, Camila pareció referirse a la pericias a los celulares de la víctima y del acusado, que evidencian mensajes que se enviaron la noche antes del crimen: “Haber tenido un contacto previo no te hace un asesino”, afirmó, y luego cuestionó que “desde el primer momento, antes que encuentren a la chica, (Facundo) era culpable y después de haberla encontrado ya para todos era el asesino, sin tener alguna prueba contundente”.

En este sentido, la mujer concluyó: “No están haciendo justicia por Priscila y no merece pagar culpas ajenas mi hermano. No compremos el humo que nos quieren vender (...) Que la gente no sea ignorante y se levante a reclamar, no a esperar (...) Da bronca ver tanta mierda y que gente con título se crea superior solo por tener el poder de decir lo que le conviene”.

 

Sobre las pruebas

*Casco y celular: “Él los compró, mi mamá los entregó. Llamó al hermano de Priscila y le avisó que tenía las cosas”.

*Campera y calzado: “El sábado pasaron los perros y no olfatearon rastros. El miércoles aparecieron misteriosamente”.

*Moto: “No se encontró atrás de mi casa ni a 200 metros, sino en un campo cercano, de la cual no sacaron huellas”.

*Falsa alarma: “El sábado en un festival se pidió un minuto de silencio porque encontraron el cuerpo, pero luego lo negaron”.

 

 

Comentarios