Pais
Jueves 04 de Agosto de 2016

Hebe de Bonafini no se presentó a declarar y participa de la habitual ronda de las Madres

El juez podría declararla en rebeldía y ordenar su detención. El texto completo del escrito que presentó su abogado.

Hebe de Bonafini no se presentó a declarar ante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi por la causa Sueños Compartidos y presentó un escrito a través de su abogado Juan Manuel Morente.


En el texto, la titular de las Madres de Plaza de Mayo relata los desencuentros que tuvo con la Justicia desde 1977 cuando desapareció uno de sus hijos en plena dictadura militar.


Podrían declararla en rebeldía

Al ser la segunda vez que la titular de las Madres de Plaza de Mayo se niega a comparecer ante el juez, éste podría declararla en rebeldía y utilizar la fuerza pública.


Esta tarde se produjo un allanamiento a la sede de la organización pero, a los pocos minutos, los funcionarios judiciales y la Policía Federal se retiraron del lugar, al comprobar que Hebe de Bonafini ya se había retirado para concurrir a su habitual ronda en plaza de Mayo.


En estos momentos se realiza la ronda de las Madres con presencia de un importante cordón de militantes, diputados y ex funcionarios.


Ampliaremos


El texto completo


Me dirijo a Ud. Para manifestarle el motivo de la respuesta a su citación.

Que desde el año 1977, más precisamente el día 8 de Febrero de ese año, vengo padeciendo las agresiones de la mal llamada justicia, implementada por jueces de la Nación. En ese momento empezó mi calvario, hice 168 presentaciones por mi hijo Jorge, luego en conjunto reclame por mi otro hijo Raúl, que fue desaparecido en diciembre del mismo año, en una constante peregrinación por los juzgados, siempre padecí las mismas injusticias, las mismas agresiones. Luego en mayo de 1978, desapareció también mi nuera María Elena, nada cambió.

Siempre la misma ignominia, la misma indiferencia, yo sentía como la denominada justicia era cómplice de los asesinos militares y marinos. Una justicia sin solidaridad, sin sentir por los otros, sin sufrir por ellos.

Después de un tiempo en el año 2001, más precisamente un 25 de mayo, a mi hija María Alejandra que se encontraba sola en mi casa, mientras yo estaba de viaje, la torturaron casi hasta matarla. Y allí otra vez mi peregrinación para ver si encontraba algún juez que nos muestre el valor de la Justicia, y que esta existía, pero otra vez la burla y la sin razón.



Comentarios