La Provincia
Sábado 30 de Abril de 2016

“Hay una segunda desmalvinización”

Fuertes críticas del centro de veteranos de Paraná ante el corte de prestaciones y servicios de PAMI.

A partir de la eliminación de prestaciones del PAMI dispuestas por las nuevas autoridades nacionales, el centro de Veteranos de Guerra de Malvinas de Paraná expuso fuertemente su “desazón”, “asombro” y preocupación por la imposibilidad de acceder a servicios de salud.
Del mismo modo que se habían pronunciado en los últimos días otras entidades de excombatientes en el país, la institución que preside Roberto Montenegro no dudó en plantear que “hay una segunda desmalvinización”, haciendo referencia al olvido y ocultamiento que sufrieron quienes estuvieron en el Atlántico Sur desde el regreso de la guerra y durante un proceso que duró más de dos décadas.
“Estos administradores disminuyeron la cantidad de medicamentos que tenían el 100% de descuento. Este fue el inicio de las acciones que este gobierno las profundizó, dejando de abonar a los profesionales de la salud lo facturado desde agosto de 2015 para atrás”, precisaron en una nota que fue rubricada también por el vicepresidente, Oscar Barzola; el secretario, Roberto Andrade, y el tesorero, Raúl Portillo. “Nuestra tasa de uso en Entre Ríos es inferior a la media nacional de nuestros compañeros veteranos de Malvinas del resto del país. Hoy estamos en la antesala de un corte de servicios por parte de los profesionales de la salud”, se informó.
Disparidad de criterios
En el primer nivel de prestaciones se abona por consulta, por parte de PAMI, 65,55 pesos; en el segundo nivel no tienen acceso a especialistas. “Estar en el interior de nuestra querida Patria nos hace sentir que estamos en calidad de kelpers, nos hacen sentir de segunda, tercera, cuarta. Aportamos lo mismo y nos dejan sin servicios”, esgrimieron en el documento.
“Quienes defendimos Malvinas en la guerra asistimos con asombro a la degradación en las prestaciones de los servicios de salud por parte del Estado nacional. Nos sentimos kelpers al saber que los valores que se abonan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a los prestadores, son sustancialmente superiores”, plantean en otro tramo de la nota, que concluye: “Hoy asistimos a una segunda desmalvinización”.
UNO intentó con los distintos referentes de la institución ampliar los datos sobre la situación que atraviesan, pero prefirieron restringir el planteo sobre la crítica realidad de salud y acerca de la labor del Gobierno a partir del documento elaborado.

Comentarios