Ovacion
Lunes 07 de Diciembre de 2015

“Hay que volver a encaminar la carrera”

Wenceslao Mansilla no pelea hace ocho meses, pero todo indica que este viernes regresa. Va ante Barros en Ministerio. 

Andrés Martino / Ovación
amartino@uno.com.ar


Fueron varias suspensiones y una postergación. Peleaba el 4 y la presentación pasó para este viernes en el Gimnasio de Ministerio. Ahora sí y después de ocho meses de inactividad profesional Wenceslao Mansilla vuelve a treparse al cuadrilátero. 

Nunca dejó de entrenar después de la caída ante Ezequiel Maderna, pero no es lo mismo moverse en el gimnasio que tener continuidad arriba del ring. Peligro mastica bronca y sólo tiene una misión: despedir el 2015 con una alegría ante el bonaerense Fabio Barros. Ayer, mientras regresaba del Padre Ignacio donde fue a pedir por él y su familia, el púgil paranaense habló con Ovación.

—¿Tenés mucha bronca por las suspensiones?
—Sí, la verdad que sí. Uno siempre se prepara bien para estar a la altura, planifica los entrenamientos para una determinada fecha y esto de posponer una semana, 15 días o que no venga el rival te genera una bronca importante.

—¿El viernes se da?
—Sí. Creo que de esta fecha no pasa. Después de ocho meses de inactividad ya es momento de volver a subir al ring. Me siento bien y tengo el presentimiento que esta se da.

—¿Qué Mansilla vamos a ver ahora?
—Yo después de la pelea con Maderna volví el mismo lunes a entrenar porque tenía una bronca importante después del resultado ya que fue una pelea corta. Mes siento bien, aunque un poco ansioso y con los fantasmas de la última pelea. De todos modos hay que mirar para adelante, volver a encaminar la carrera ya que seguimos cuartos en el ranking argentino y eso es  muy importante. Estamos arriba donde queremos estar y para seguir remándola hay que volver a pelear.

—¿Hasta el momento el balance cuál es?
—El balance es negativo. Esperemos poder obtener ante Barros una victoria como para poder salir derechos.  Perdimos dos peleas, ganamos sólo una de local, se perdieron dos oportunidades por títulos y encima recibí el primer nocaut de mi carrera. Es malo el balance, pero tampoco hay que quedarse llorando en esas cosas. Hay que mirar para adelante, corregir errores y mejorar.

—Hablame de Fabio Barros.
—No pude investigar mucho porque en internet hay muy poco material. Si bien hoy en día hay muchas facilidades para conocer al rival, no encontré mucho. Vi una pelea que empató. Por lo que vi es un poco más bajo que yo a lo que no estoy acostumbrado. Pega fuerte, tiene cinco peleas ganadas y tres por nocaut. Sólo perdió una y fue ante un buen boxeador que está arriba en el ranking.  Creo que será una linda pelea y en la que habrá que cuidarse. Viene con un récord positivo y con pocas peleas. No está lastimado así que será un desafío importante para volver. No es lo más recomendable, pero a esta altura que venga el que venga de acuerdo a lo que hablamos con Roque (Romero Gastaldo). Uno siempre busca rivales del ranking, pero no quisieron venir así que hay que pelearle al que venga y tratar de dar lo mejor.

—¿En qué peso vas?
—Vamos en un intermedio. Vamos a pelea en 77 kilos, son 800 gramos más de un Súper Mediano, pero es casi lo mismo. No vamos a subir de categoría y vamos a tratar de afianzarnos en esta porque no nos trajo malos dividendos.

—Metas para el 2016.
—Quiero tener una revancha con Acosta (El Siru). Creo que en esa pelea pude ganar. Se planteó mal y se perdió inmerecidamente.

—¿A qué fuiste al padre Ignacio?
—Justamente uno de los motivos era por este tema de las peleas, de las derrotas y demás. Gracias a Dios estoy bien de salud y de trabajo, pero mi vida gira alrededor del boxeo y en la actualidad no lo estoy pudiendo desarrollar como quiero. Sería bueno, más allá de los resultados, pelear más seguido y en mi ciudad, tener oportunidades en Buenos Aires y en el exterior porque hubo chances que se frustraron. Hoy (por anoche) pelea Acosta con el que iba a ser mi rival hace unos meses y los hacen en Alemania y eso te genera incomodidad.

Un empate  y una caída

Para despedir la temporada 2015 la Federación Entrerriana de Box organizó el sábado por la noche, en el Club Ferrocarril de Concordia, La Noche de los Títulos Entrerrianos, una velada en el terreno amateur y con interesantes combates.

La capital entrerriana estuvo representada por dos boxeadores del club Ministerio, entidad que lleva adelante el entrenador Roque Romero Gastaldo. Por un lado, Francisco Solá, monarca entrerriano de los 60 kilos, empató ante el local Jorge Araujo en 64 kilogramos y la corona quedó vacante.

En tanto que Dimas Garateguy, en 69 kilos, terminó cayendo ante el anfitrión Jonathan Ruiz quien se alzó de este modo con la corona provincial. De esta forma, la FEB despidió la temporada, con la esperanza de seguir mejorando.
 

Comentarios