La Provincia
Miércoles 17 de Febrero de 2016

Hay que luchar todos los días para liberar las veredas de Paraná

Los peatones tiene el derecho a circular sin obstáculos. Los frentistas deben adecuarse a las normas por una cuestión básica que es el respeto hacia los demás. Si bien la situación se repite en los barrios y en el centro de la capital provincial el objetivo es evitar la “naturalización” de las infracciones.

La lucha de los peatones para circular cómodos por las veredas de Paraná tiene que darse todos los días porque, en la primera de cambio, un frentista deja el auto en la puerta de su casa y la situación se complica: a caminar por la calle o cruzar la arteria. 
En calle Pellegrini, a unas cinco cuadras de la Municipalidad de Paraná y a tres de la vivienda particular del intendente Sergio Varisco, un vecino que está refaccionando el frente de su vivienda tiene el andamio de los trabajadores de la construcción, que puede ser excepcional teniendo en cuenta que una vez que terminan la obra lo desarman, pero hoy apareció un auto que termina de cerrar el paso.


Por la otra vereda, una vecina de la zona que está perdiendo la visión, se tiene que acostumbrar a caminar todos los días esquivando obstáculos. Lo mismo sucede con las personas mayores, los niños y las mamás con los cochecitos que tienen que maniobrar entre los autos y los colectivos que salen espantados del microcentro capitalino. Cuando tienen la chance aceleran a fondo para escapar de los embotellamientos que se repiten en los cruces de Pellegrini con Bavio y Paraguay.
A fines de enero, la Municipalidad comunicó que “con el compromiso de poder recuperar los espacios públicos, el Gobierno inició una serie de operativos en los que se controla que las concesionarias de automóviles retiren los vehículos para la venta que estacionan sobre la vereda”.
Hace unos días el secretario de Servicios Públicos, Rubén Amaya, detalló que el operativo realizado sobre distintos sectores de avenidas Almafuerte y Ramírez tuvo como fin “despejar veredas para recuperar los espacios públicos, ya que había camiones mal estacionados y sobre todo porque las concesionarias de autos utilizan los sectores para peatón como salón de ventas”.
En aquel operativo el director General del Cuerpo Único de Inspectores, Roberto González, expresó que “no tiene que haber coches en las veredas porque éstas son para los peatones”.
El funcionario advirtió: “Les comunicamos a los responsables de estos negocios que procedan a retirar los vehículos y que, en caso contrario, aplicaremos las normas pertinentes al caso”. La instancia siguiente será, si no se respetan las normas, la intimación legal.
Uno de los puntos que tienen catalogados como conflictivo es el del estacionamiento sobre mano izquierda (en calle Carbó) en el sector del hospital San Martín.

Comentarios