Ovacion
Jueves 03 de Diciembre de 2015

“Hay que jugar con el corazón para ascender”

La frase pertenece a Matías Quiroga, que fue la figura de Patronato en la derrota ante Santamarina, en Tandil.

Edgardo Comar / Ovación 
ecomar@uno.com.ar


Más allá de saber que remontar una desventaja de dos goles no será una tarea sencilla ni muchos menos,  en Patronato existe un convencimiento pleno de que superar a Santamarina el domingo y dar el salto a la Primera División A del fútbol argentino es posible. Por encima del 3-1 desfavorable registrado, el cotejo de ida dejó sustentos futbolísticos que permiten soñar con la epopeya. El Rojinegro está bien de la cabeza y es un factor importante teniendo en cuenta el rol que jugará lo anímico en el desenlace.

“Hay que jugar con el corazón para poder ascender”, enfatizó Matías Quiroga quien fue la figura del Santo el fin de semana. El puntano repasó los 90 minutos disputados en territorio bonaerense y desparramó optimismo de cara al desquite. 

Más allá del paso de los días, de la insistencia, es difícil encontrar explicaciones al traspié sufrido en la final de ida: “Es difícil comprender una derrota cuando fuimos amplios dominadores en la mayor parte del partido. Cuando llega el segundo gol de Santamarina teníamos todo controlado y el que estaba cerca del segundo gol era Patronato, manifestó el Flaco. “Santamarina no nos lastimaba; jamás nos superó en el trámite. Apenas tenían bien abierto por derecha a Facundo Curuchet, pero lo controlábamos muy bien. Estoy convencido de que fuimos superiores y que merecimos un mejor resultado”, prosiguió. 

Por encima del análisis, que no escapa a la realidad de lo que se vio, el puntano reconoció: “Los partidos no se ganan con merecimientos, se ganan con goles y los hizo Santamarina, de nada sirve lamentarse”.  

No perder la calma puede significar un detalle esencial para la coronación: “Hay que estar tranquilos en la previa. Trabajar en la semana para corregir errores. Los dos equipos cometimos fallas en Tandil, la diferencia está en que Santamarina sacó provecho cuando nos equivocamos. Es una semana larga con tiempo para descansar que también es importante”, destacó.

Para el Caña no existe una fórmula mágica que garantice el éxito, pero sí detalles a considerar: “Hay que jugar con el corazón para darlo vuelta y lograr el ascenso que es el objetivo que venimos persiguiendo. También deberemos ser inteligentes y no dar ventajas porque Santamarina tiene jugadores que son desequilibrantes y en una aparición pueden marcar la diferencia”, aseveró. 

Definir en el Grella, presume una cierta ventaja para el Rojinegro: “Hemos sido fuertes de local y marcamos muchos goles en el campeonato. Esperamos un estadio repleto y con la gente alentando en todo momento”, finalizó.  

PARÓ LOS MISMOS. Ayer Patronato completó su segundo día de práctica de la semana pensando en la gran revancha del domingo ante Santamarina de Tandil. El entrenamiento tuvo lugar en el predio La Capillita. 

El entrenador Iván Delfino dispuso la realización de los primeros minutos de fútbol de la semana. En el momento de disponer el ensayo informal paró la misma formación que inició las acciones en el encuentro de ida desarrollado en territorio bonaerense: Sebastián Bértoli; Lautaro Geminiani, Walter Andrade, Carlos Quintana, Diego Martínez; Matías Garrido, Marcos Minetti, Marcos Quiroga, Esteban Orfano; Diego Jara y Matías Quiroga. 

Para hoy se prevé una nueva jornada de preparación. La totalidad del plantel está citado a las 18.30 en el Presbítero Bartolomé Grella. Es un hecho que el DT, dispondrá un nuevo picado en el ratificará o no los 11 de ayer. 

Se repite

El banderazo. Como sucediera en la previa del clásico ante Atlético Paraná y también antes de la semifinal revancha con Instituto de Córdoba los hinchas de Patronato organizarán el domingo un banderazo y caravana para acompañar al plantel hasta el estadio Presbítero Bartolomé Grella. La convocatoria es para el día del encuentro, en el hotel de concentración de los jugadores y cuerpo técnico, sito en calle 9 de Julio casi 25 de Mayo.

“Todavía no ganamos nada”

En Santamarina hay conformidad por la ventaja de dos goles obtenida en el partido de ida, pero saben que restan 90 minutos por disputar: “Es importante la diferencia si la sabemos administrar. Sacar dos goles de diferencia es valioso, pero sabemos que todavía no ganamos nada”, expresó Roberto Tucker al matutino Ecos de Tandil. 

El defensor que anotó el tercer tanto del equipo, reconoció la superioridad de Patrón en el trámite: “Cuando estábamos 1 a 1, ellos tuvieron algunas aproximaciones y llegadas claras. Tenían el control del partido, no podíamos hacer pie y se nos estaban viniendo cada vez más. Cuando convertimos el 2 a 1, ellos no lo esperaban y lo sintieron. Aprovechamos y llegó el tercero”. 

Del tanto convertido a seis minutos del final, dijo: “Fue una segunda jugada y en esas situaciones pasa que la defensa queda perdiendo las referencias. La pude meter para tomar una ventaja mayor, que es importante”. 

Pese a la trascendencia del éxito obtenido no hubo una celebración desbordante en Santa: “No había mucho para festejar. Nos pone contentos haber sacado dos goles de diferencia, pero esto es a 180 minutos. Uno no puede celebrar nada, porque todavía no logramos nada. Vamos ganando la primera mitad y falta otra parte que será complicada. Hay seguir con la tranquilidad de siempre y trabajar de la misma manera. Si llegamos hasta acá fue por humildad y sacrificio. Debemos mantener esas características”, aseguró. 

De cómo puede darse la revancha en el Grella, opinó: “Van a salir a buscarlo, tienen la obligación. Ellos se armaron para ganar el torneo. En algún momento del partido tal vez la gente los empuje y se desesperen. Nosotros tenemos que estar tranquilos y tratar de lastimarlos.

No podemos depender de defender bien los 90 minutos, sino que también debemos preocuparlos con nuestros ataques”.
 

Comentarios