La Provincia
Viernes 02 de Octubre de 2015

Hay más autos, más consumo y menos estaciones

Entidades del sector advierten la realidad. En la provincia, en 15 años desapareció el 25% de los comercios  

Sin dudas, en los últimos el rubro de expendedores de combustibles fue uno de los más afectados, tanto en rentabilidad empresaria como en puestos de trabajo. En parte se debió, según explican especialistas, en el congelamiento o retraso de precios de las naftas, que recién en los últimos años se fue reacomodando a partir del liderazgo de YPF bajo la nueva conducción estatal.
De todos modos, la cámara que reúne a los propietarios de estaciones de servicio trazó un balance del mercado, trazando una comparación entre el fin del siglo XX y la actualidad. La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha) calificó de situación “paradojal” la existente en el sector, ya que mientras las políticas basadas en el consumo interno motivaron el crecimiento exponencial del parque automotor en el país, pasando de 10.147.931 en el año 2000 a 13.580.831 en 2015, el acceso al expendio de combustibles se volvió cada vez más limitado por el cierre continuo de estaciones de servicios”. Así, se explicitó que en 1999 funcionaban 6.366 estaciones de servicio en todo el país y en la actualidad esa cifra descendió a 4.429.
El cierre de estaciones de servicio, la escasa apertura de nuevas bocas de expendio son hechos que se puede observar con nitidez en cualquier ciudad. Por caso, en Paraná, en estos años desaparecieron históricos comercios de venta de combustibles, como los emplazados en calles Corrientes y Nogoyá; San Martín y La Paz; Almafuerte y República Dominicana; Almafuerte y Garrigó; Blas Parera y Don Bosco, entre otras.
De acuerdo con el informe de Cecha, en 1999 Entre Ríos tenía 277 estaciones de servicio, discriminadas en 109 de YPF; 63 de Shell; 41 de Esso; 19 EG3; 33 de bandera blanca; cinco Rhasa y siete de otras marcas.
En la actualidad, en la provincia hay 211: 56 de YPF; cuatro PESA; 26 OIL SA; 27 Shell; 26 Esso; 66 blancas; y seis PDV Sur.
Cecha marcó que la escalada de cierres se observa en forma más nítida, si se analiza el impacto por provincia, donde las más afectadas son las más grandes, donde hay mayor parque automotor y, por ende, mayor demanda de combustibles. La provincia de Buenos Aires pasó de tener 2.616 estaciones en 1999 a 1.564 en 2015; Santa Fe se redujo de 828 a 514; Córdoba tenía 682 en 1999 y hoy tiene 531; en Mendoza descendió de 232 a 186 establecimientos.
El declive tampoco hizo distinciones de empresas. YPF, Shell y Esso, las tres empresas más reconocidas, fueron alcanzadas: YPF contaba con 2.534 estaciones de servicio en 1999 y hoy tiene 1.527; Shell pasó de tener 1.077 en 1999 a 618 en 2015 y Esso, de 977 en 1999 a 500 en 2015.
En materia de puestos de trabajo, se calcula que con cada cierre de estación de servicio se pierden 15 puestos de trabajo.
Estrangulamiento
Según los propietarios, mientras continúe el declive de la cantidad de estaciones de servicio, se generará un estrangulamiento peligroso, que se siente en esperas innecesarias y la necesidad de recorrer grandes distancias para conseguir combustible, fundamentalmente en el interior del país, donde es menor la cantidad de bocas de expendio de combustibles.
Ello no solo perjudica al automovilista particular, sino también al campo y al transporte de cargas.
Datos
*El despacho de naftas y gasoil en julio –último mes relevado– respecto a 2014 se incrementó un 6%, según la Secretaría de Energía de la Nación.
*Además, en 15 años se registraron niveles récords, históricos en materia de comercialización de vehículos.
*Pese a ello el sector se mantiene retraído, sin apertura de nuevas bocas de expendio ni generación de fuentes de trabajo.
 

Comentarios