Ovacion
Sábado 22 de Agosto de 2015

Hay hondo pesar por la partida de Joe Soffredini

Juan Pedro dejó de existir ayer a los 77 años. Un accidente de tránsito se lo llevó de este mundo. La ovalada está de luto. 


Andrés Martino/Ovación
amartino@uno.com.ar


Se fue un grande del rugby y la ovalada está de luto. El famoso Joe dejó de existir a los 77 años. Juan Pedro Soffredini, hombre estrechamente ligado al Club Atlético Estudiantes, sufrió hace poco un accidente de tránsito. No quedó bien, la peleó, pero ayer dijo basta y se fue de gira. Amó este deporte como ninguno y fue respetado por todas las instituciones paranaenses. Además, por su famoso quincho pasaron miles y miles de jugadores y dirigentes de este deporte a nivel nacional (jugó en el seleccionado B de Los Pumas) e internacional a quienes que seguramente hoy se les piantará un lagrimón. Ayer sus restos fueron velados y allí, entre tantos otros, estuvieron presentes sus hijos Juan Martín (actual jugador), Santiago, Sebastián e Ilene. También se acercaron amigos, compañeros, exjugadores de este deporte y entre ellos estuvo Julio Ledesma, uno de sus mejores amigos. Ayer, en medio del dolor, habló con Ovación y recordó al gran Joe. “Fue un amante del rugby y de la amistad. Fue una gran persona, muy generosa y una persona muy conocida por muchos jugadores, es más algunos ya no existen. Amó el rugby a tal punto que dejó huellas imborrables y como jugador fue muy, pero muy destacado. Jugó en el segundo seleccionado del país en ese momento cuando era difícil llegar desde el interior, sino hubiese sido Puma sin dudas. Jugó también en el seleccionado del interior y fue muy respetado y muy querido. Valoró la amistad a tal punto que en su casa instaló un pub con todas las coas que consiguió en el rugby, trofeos, camisetas, recuerdos. Los amigos llevaban y aportaban algo. Debe haber sido el jugador más conocido del club Estudiantes en la actualidad por su permanencia. Además fue cocinero, siempre estaba en los tercer tiempos, fue acompañante en las giras y fue un maestro del rugby en todos los sentidos”.
Mañana sus restos serán cremados, las cenizas quedarán alojadas en algún rincón del pub y el mundo del rugby jamás lo olvidará.
El recuerdo del Negro Gaitán
“Joe Soffredini es un emblema del rugby del CAE y un personaje por trayectoria y características personales. Fue reconocido en los ámbitos locales, nacionales y aún en los partidos internacionales que tuvo la oportunidad de disputar integrando un seleccionado regional y la Selección Argentina. Comenzó de niño a jugar en el CAE. Ya en Primera conformó equipos con muchos de sus amigos a través de los años y es recordado como uno de los baluartes de aquellos legendarios equipos que se caracterizaban por un cerrado juego de forward y que tantos éxitos trajo a nuestra institución. Era un enamorado del rugby, desde siempre, e hizo de su vida un culto a nuestro deporte en todas sus expresiones.
Fue un activo dirigente del rugby Infantil del CAE al cual le dedicó mucho tiempo y esfuerzo para enseñarles las destrezas básicas a los niños y fundamentalmente transmitirles el espíritu del rugby, ese complemento esencial para que los chicos entiendan el deporte y se formen en él. El rugby juvenil y superior del CAE lo tuvo entre sus entrenadores. 
Era un experto en el juego de forward y era constantemente consultado por los entrenadores de los planteles del club a los cuales les supo brindar generosamente sus conocimientos al igual que a otros clubes de la ciudad. Siempre bregó porque el club debía tener su pub de rugby, como marcaban las viejas tradiciones que en sus periplos por el mundo conoció. Pero en este sentido su mayor éxito lo cosechó con el extraordinario lugar que había construido en su casa, un quincho amplio y generoso, como el Negro Joe era. 
Sus hijos, desde muy pequeños no podían estar alejados de la practica del rugby. Todos jugaron en las divisiones del club, incluso Juan Martín se destacó en Europa y en la URBA lo que llenaba a Joe de orgullo.
Como buen hombre de rugby hizo de la amistad un culto. Todo el mundo del rugby lo apreciaba y reconocía. A sus muchos amigos nos queda el recuerdo de un hombre bueno, sencillo, afectuoso que es un ejemplo que siempre perdurará”.

Comentarios