Salud
Sábado 20 de Agosto de 2016

Hay cuatro víctimas de muerte súbita por hora en la Argentina

Por la semana de la Lucha contra la muerte súbita, hay datos estadísticos que preocupan.

Buenos Aires.— Al menos cuatro personas fallecen por muerte súbita cada hora en Argentina y, aunque se trate de un deceso inesperado, realizar controles cardiológicos, aprender técnicas de reanimación cardiopulmonar y contar con desfibriladores de acceso públicos son herramientas claves de prevención, aseguran especialistas en el marco de la Semana de Lucha contra la Muerte Súbita que se desarrollará entre el 20 y el 27 de este mes.

La muerte inesperada
"Existen varias definiciones sobre lo que es la 'muerte súbita' pero, en general, se trata de un deceso inesperado, de una persona que estaba aparentemente sana y que sucede rápido, en no más de 24 horas", indicó a Télam el médico Gustavo Maid, jefe de Arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Italiano. "Las causas que llevan a esa muerte repentina son diferentes si se trata de niños y jóvenes, donde hay un componente genético; que si se habla de adultos, mayores de 35 años, donde el origen es -en la mayoría de los casos- una enfermedad coronaria que probablemente no se había detectado", agregó.
Mayoritariamente, la causa inmediata que ocasiona la muerte súbita es la fibrilación ventricular: "Se trata del latido del corazón en forma desorganizada a más de 600 latidos por minutos; esto produce que el corazón se desgaste en poco tiempo", explicó Roberto Peidro, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA). Y añadió: "En general el paciente posee síntomas previos inmediatos como dolores de pecho, de estómago, náuseas, sudoración fría, etcétera. En estos casos es clave consultar apenas aparecen los primeros síntomas".
Contra la idea de que no hay prevención posible ante este cuadro, Maid explicó: "Si decimos que la principal causa de la muerte súbita en adultos es la enfermedad cardíaca, todo lo que podamos hacer en materia de alimentación saludable, realizar actividad física, no fumar y efectuar chequeos cardiológicos servirá para reducir el riesgo".
"Los medios de comunicación suelen difundir ampliamente cuando muere un deportista, entonces podemos asociar erróneamente a la actividad física con la muerte súbita, sin embargo, las estadísticas demuestran que las tasas de eventos cardíacos son mucho más bajas entre los deportistas", sostuvo Maid.
Por su parte, Alberto Sciegata Jefe del Servicio de Hemodinamia y de Electrofisiología Infantil del Hospital Garrahan, explicó que "dentro de la causas de muerte súbita cardíaca (MSC) en niños a través de un autopsia es posible identificar alteraciones estructurales como las miocardiopatías de las cuales la miocardiopatía hipertrófica es la principal, también pueden atribuirse a miocarditis y abuso de sustancias en menor medida".
"Sin embargo, en casi de un tercio de las muertes súbitas cardíacas luego de una autopsia no es posible encontrar una causa y en este caso se las denomina muerte súbita cardíaca arrítmica, que son aquellas que se producen por arritmias o fallas en el sistema eléctrico del corazón (síndrome de QT largo, la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminergica y el síndrome de Brugada, etc)", explicó el especialista.
"Tanto las miocardiopatías como las arritmias en jóvenes suelen ser hereditarias y su primera y única manifestación en una familia puede ser la muerte súbita en una persona joven", aseveró la médica Marianna Guerchicoff Lemcke, miembro del servicio de electrofisiología infantil del Hospital Italiano. Y advirtió que "por esta causa es que a toda persona que fallece por muerte súbita, y en especial a los jóvenes debería tomársele material genético para analizar".
Guerchicoff describió que "el análisis de material genético, conocido por autopsia molecular'', puede dar cuenta de patologías en los familiares que sobreviven a quienes se les puede dar un tratamiento adecuado para prevenir otra muerte súbita".
Pero además de las conductas de prevención primaria, los especialistas consultados remarcaron la importancia de la "prevención secundaria" o las acciones que se pueden hacer cuando el proceso está desencadenado. "Se sabe que el 70% de las muertes súbitas se dan fuera del ámbito hospitalario, entonces hay que preparar a la sociedad para reconocer y actuar ante un evento de esas características", describió Peidro.
La capacitación en la llamada "cadena de supervivencia" incluye la planificación de los roles que cada persona debe ocupar ante un evento de este tipo, además de la capacitación y formación en técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP).
"Es muy importante tener en cuenta que tras un paro cardiorrespiratorio, los primeros minutos son vitales ya que por cada minuto que la víctima pasa sin recibir maniobras de RCP pierde 10% de posibilidades de ser reanimado", afirmó Peidro. Y añadió que "por otra parte, la presencia de desfibriladores automáticos (DEA) en espacios donde circula o se concentra una gran cantidad de población, como una estación de subte, un club o una escuela es muy importante, ya que si se utiliza en forma adecuada tiene un 70% de probabilidad de salvar esa vida".
En tanto Guerchicoff sostuvo que "los DEA son muy efectivos porque leen automáticamente la arritmia y aplican la descarga eléctrica según su propia lectura, pero es importante que su ubicación sea clara y de fácil acceso".
Entre el 20 y el 27 de agosto, en Argentina se conmemorará por primera vez la Semana de la Lucha contra la Muerte Súbita por iniciativa de la Fundación Cardiológica Argentina, brazo a la comunidad de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), con el objetivo de fomentar el conocimiento y toma de conciencia acerca de la problemática.

Comentarios