La Provincia
Lunes 28 de Diciembre de 2015

Hasta el momento hay solo siete familias autoevacuadas en la capital entrerriana

El pico de altura del río Paraná se prevé para el 6 de enero en la ciudad. Actualmente está en 5,69 metros. Por la creciente se creó un centro de operaciones.

Ante el avance del agua en la costa de la capital provincial, el intendente Sergio Varisco convocó a una reunión al Comité de Crisis Hídrica y en la ocasión se conformó un centro de operaciones para actuar de manera preventiva y tener previsto un plan de acción ante eventuales inconvenientes generados por la creciente del río Paraná. Se informó que hasta el momento hay siete familias autoevacuadas en Paraná y que aquí el pico de la creciente se espera para el 6 de enero.
En Casa de la Costa funcionará el centro de operaciones, cuya primera reunión será este martes a las 10 para distribuir responsabilidades y aceitar el mecanismo de plan de acción ante una posible emergencia. La secretaria de Desarrollo Social, Candela Carminio, y el titular del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos, Roberto Sabbioni, serán los representantes de la comuna.
Del cónclave participaron referentes de áreas de Salud, Desarrollo Social y Defensa Civil de los Gobiernos Provincial y Municipal, representantes de Ejército, Prefectura, Policía y Bomberos, entre otros. 
Durante la reunión, se consideró la idea de que, además de mantenerse las líneas habituales de comunicación externa para recibir llamados de urgencia o auxilio como el 103, 107, 911 o 147, se sume, para el funcionamiento interno, el manejo de equipos de VHF que no colapsan ante un imprevisto en redes de comunicación.
El año pasado el río Paraná llegó a 5,40 metros; actualmente se encuentra en 5,69 metros y si bien desde Prefectura Naval esperan que el pico máximo no supere los 6 metros –dado que la influencia del Paraguay es poca– sí se estima que la bajante será lenta debido a que Iguazú estuvo mucho tiempo en 35 metros. Esto ocasionará que se retrase la normalización de los sectores que se pudieran ver afectados por la inundación (la altura del río puede consultarse en la web www.prefecturanavalargentina.com.ar, que actualiza el estado cada 3 o 6 horas de acuerdo a cada uno de los puertos).
Ante la posible crecida del río en ciertas zonas ribereñas donde se encuentran viviendas, la Escuela de Canotaje ofreció kayaks y timoneles para el caso de ser necesario acceder a zonas complicadas, sobre todo en situaciones de asistencia ya que en casos graves de inundación mucha gente se queda a custodiar sus viviendas, como ocurrió durante 2003 en Santa Fe.
El área de Desarrollo Social de la provincia ofreció movilidad para buscar donaciones de aquellas acciones solidarias que no tuvieran como hacerlo, en tanto el Intendente pidió canalizar en lo posible ese tipo de donaciones en un solo organismo para ordenar la distribución de los elementos y garantizar la entrega a las familias afectadas.
Las zonas más vulnerables como suele suceder en la costa cuando crece el río son La Aceitera, Toma Nueva, Bajada Grande, Los Arenales, Puerto Sánchez y Thompson y lo que puede perjudicar la situación es una lluvia de muchos milímetros en poco tiempo -muy casual en el fenómeno del Niño reinante-, pues ante el gran caudal, el río desagua poco y eleva la cota rápidamente en las zonas críticas.
Si bien la situación está controlada y no se espera una evacuación en magnitud, se encuentran previstos ya centros para evacuados, con disponibilidad de camas (complejo El Túnel o La Toma, entre otros), asimismo desde Obras Públicas de la provincia se pusieron a disposición los establecimientos educativos si fueran necesarios ante un fenómeno extraordinario. Lo mismo los cinco centros de salud municipal para la posible realización de una ronda sanitaria, sobre todo para la provisión de leche a los niños.
“El tema está controlado. El comité de crisis lo conformamos el 11 de diciembre mismo luego de asumir, hoy lo formalizamos y creamos el centro de operaciones para que ante una emergencia estemos absolutamente preparados. No hay centro de evacuación por el momento, más allá que lo tenemos previsto- pero creemos que no será necesario; hasta ahora hay solo siete familias auto evacuadas. Agradezco la colaboración del Ejército, Prefectura y todas las organizaciones. Los informes que tenemos de Prefectura es que no va a haber sorpresas con una situación dramática. Pero estamos trabajando igual en el borde costero y hacia adentro de los barrios por las aguas que salen a través de vertientes o entran por lagunas, por lo  cual hemos puesto bombas de extracción”, explicó el Presidente Municipal tras el encuentro.
Por otra parte, se pidió manifestar la precaución en la navegación deportiva para no ocasionar oleaje que perjudiquen viviendas comprometidas y también a los bañistas que pese a no tener boyado se siguen arrojando a las aguas del río con los inconvenientes que esto genera, por el peligro reinante por la fuerte correntada y la presencia de elementos que se encuentran sumergidos en los sitios donde el agua ha sobrepasado su nivel habitual. 

Comentarios