Mundo
Viernes 06 de Febrero de 2015

Hallan 61 cadáveres en crematorio abandonado en Acapulco

Según fuentes de la fiscalía, el olor fétido llamó la atención de los vecinos del establecimiento que estaba abandonado desde hacía un año.

El hallazgo de los cuerpos fue posible por una llamada de los vecinos a las autoridades, que acudieron al crematorio, situado en la ruta Cayacao-Puerto Marqués, y retiraron los restos humanos en vehículos del Servicio Médico Forense.



Según fuentes de la fiscalía, el olor fétido llamó la atención de los vecinos del establecimiento que estaba abandonado desde hacía un año.


Los portavoces anticiparon que al parecer uno de los cuerpos corresponde a un menor de edad y ninguno estaba mutilado ni quemado.



El fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, confirmó a Radio Fórmula el hallazgo de los cadáveres y señaló que los peritos están trabajando "para determinar si los cuerpos son de hombres, mujeres o niños".


Fuentes extraoficiales dieron cuenta de la existencia de varias mujeres y niños entre los muertos. "Hasta el momento llevamos 61", apuntó el funcionario, que no descartó la posibilidad de que "surgiera otro hallazgo".


Además, reveló que en el inmueble encontraron documentos que les permitirán abrir varias líneas de investigación, y señaló que en las próximas horas la Procuraduría emitirá un comunicado para informar con mayor "precisión" sobre el hallazgo.


El estado de Guerrero es uno de los más pobres de México, con más presencia del crimen organizado y de la conflictividad social.


A unos 200 kilómetros de Acapulco se encuentra Iguala, el municipio en el que el pasado 26 de septiembre desaparecieron 43 estudiantes de la Escuela Normal (de magisterio) de Ayotzinapa tras ser atacados por policías locales corruptos que los entregaron al cartel de Guerreros Unidos.


Según el testimonio de algunos de los criminales detenidos desde entonces por ese caso, los jóvenes fueron asesinados y sus cuerpos quemados en un vertedero de la población vecina de Cocula.


La Autopista del Sol, que une Acapulco con la capital mexicana, fue escenario ayer de una manifestación de miles de personas para reclamar la aparición con vida de los alumnos de Ayotzinapa y exigir la salida del ejército de Guerrero.


La marcha, que obstaculizó por varias horas el tránsito por uno de los carriles de la vía, fue liderada por los padres de los jóvenes desaparecidos, que se han declarado decepcionados y desmoralizados por el trato pasivo y poco comprometido del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

 



 

Comentarios