Policiales
Viernes 22 de Abril de 2016

Habría amenazado a una testigo desde la cárcel

Juan Ricardo Larrosa, acusado de un crimen en Bajada Grande, fue denunciado por una testigo clave

En el marco de la discusión sobre la prisión preventiva para Juan Ricardo Larrosa, se conoció la denuncia que radicó una mujer, testigo clave en el caso por el que el joven de 21 años está detenido. Se trata del homicidio de Pablo Gaspar Padilla, ocurrido el 5 de diciembre de 2015 en Bajada Grande de Paraná.

Desde tres días después del hecho Larrosa está detenido, y en dos oportunidades se extendió la medida cautelar, pero aún el juicio no llega. Por eso, ayer la jueza de Garantías Marina Barbagelata resolvió prorrogar por 20 días más la prisión preventiva, e instó a la Fiscalía a pedir a la Oficina de Gestión de Audiencias fijar una fecha para el debate.

El fiscal Ignacio Aramberry había solicitado ese plazo de prórroga y fundó la cautelar en el riesgo concreto de que el acusado atente contra las pruebas del juicio, especialmente los testigos. En este sentido, citó la denuncia que se dio en el marco de otra causa por parte de una mujer que es testigo presencial del homicidio de Padilla y que incriminaría a Larrosa. En la misma, la víctima dijo que recibió un llamado telefónico de parte del joven desde la cárcel y la increpó para que no lo señale en su declaración.

Por su parte, la abogada defensora Candela Bessa solicitó que la prisión preventiva se cumpla en la modalidad domiciliaria, en una vivienda de un familiar de Larrosa en el barrio Giachino, al tiempo que rechazó la veracidad de las denuncias por intimidaciones hacia el joven.

En el juicio, que será en mayo, se ventilará el trasfondo del crimen de Padilla, cuyo móvil, según lo que había trascendido en aquellos días, fue la disputa por la venta de una escopeta y un televisor .

Larrosa ya carga con otra muerte violenta de cuando era menor de edad: la de un familiar suyo, Gustavo Javier Portillo, ocurrida el 8 de enero de 2012 en el Volcadero Municipal. Estaba en libertad cuando según testigos y otras pruebas recabadas en la investigación, interceptó a Padilla y causó la conmoción entre los vecinos del barrio ribereño de la capital provincial a fines del año pasado.

 El muchacho, además, es hijo de un hombre que fue muy conocido en el ambiente delictivo de Paraná, bajo el apodo de Juan del Diablo, quien murió asesinado en un ajuste de cuentas.

Comentarios