Ovacion
Lunes 23 de Febrero de 2015

Habrá sanción sobre el Gigante por la agresión que sufrió Gustavo Alfaro

Pablo Farías, secretario de Seguridad Deportiva de la Provincia, le dijo a Ovación que se clausurará una parte o bien el estadio completo para el próximo partido de local.

Rosario Central seguramente recibirá una sanción para el próximo partido que juegue de local (será en la 5ª fecha, ante Temperley)  por la agresión que sufrió el sábado Gustavo Alfaro, técnico de Tigre. Así se lo confirmó a Ovación Pablo Farías, secretario de Seguridad Deportiva de la Provincia, organismo que tiene toda la facultad para penalizar a un club por actos de violencia. Podría ser la clausura de una parte del estadio o bien que el encuentro se dispute directamente a puertas cerradas. La decisión que emitirá el tribunal de disciplina de la AFA, que podría adosarle una imposición económica, se conocería esta semana o la próxima. Mientras tanto, la comisión directiva canalla, que se ve venir la pena, aprobará la colocación de acrílicos en distintos sectores (banco de suplentes y córners) del Gigante.


“Nuestra opinión es tomar alguna medida de tipo restrictiva por cuestiones de seguridad, con el único fin de sembrar conciencia en la gente y reducir este tipo de episodios, que en Central ya son recurrentes”, destacó Farías, en clara alusión a lo ocurrido en los partidos ante Boca, por Copa Sudamericana, frente a Racing (ver aparte) y el sábado.

El funcionario del gobierno provincial reconoció que este es un mal de todo el fútbol argentino, pero destacó que “en Central ya amerita una sanción”. Lo que aún no está establecido es si se clausurará sólo una parte del estadio o bien el Gigante completo. Si esta última opción se impone, dentro de tres semanas Central jugará directamente sin público. Por lo pronto, habrá una reunión entre el organismo de seguridad y la comisión auriazul.

Ya en la mañana de ayer algunos dirigentes canallas manejaban la información de que seguramente iba a haber una sanción para el Gigante. Tal vez haya sido eso lo que motivó a que se decidiera la colocación de acrílicos que sirvan de contención. “Creemos que así no se puede seguir”, le dijo a este diario  el vicepresidente segundo Ricardo Carloni, quien argumentó que “hoy (ayer) la verdad que no alcanzo a disfrutar el triunfo porque me pone muy mal que cosas como estas sigan sucediendo en nuestro estadio”. Por supuesto desde hoy se comenzará trabajar en el tema, con la presentación que se realizará en los próximos días en la AFA, más allá de que ya hubo algún contacto con el presidente Luis Segura.

Lo que se buscará con esto es que la sanción sea lo más leve posible, aunque ya es un hecho que una pena habrá en el medio.

“Uno trabaja como loco intentando tener en la cancha un equipo competitivo y no puede ser que la locura de una persona termine perjudicando al club”, sentenció Carloni. Y agregó: “Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que esto no vuelva a ocurrir”.

El sábado, un grupo de dirigentes fue hasta el vestuario visitante para hablar y solidarizarse con Alfaro, a quien le agradecieron el gesto de seguir el partido.

En cuanto al hecho en sí, habría algunos testigos que aseguraron que el proyectil partió de la platea baja de Cordiviola y que el agresor (“un chico joven, con gorra y anteojos”, confiaron) salió corriendo, antes de que gente del club llegara al lugar para identificarlo.

 

“Parece que estuviéramos buscando jugar sin gente”

“Parece que estuviéramos buscando jugar sin gente o que nos sancionen, como ya pasó en la Sudamericana con una multa muy grande en dólares”, reflexionó Mauricio Caranta sobre lo sucedido el sábado en el Gigante con la agresión a Gustavo Alfaro, con quien el arquero se solidarizó. “De nuestra parte el repudio es total por una agresión de este tipo. Creo que va más allá de lo deportivo y da tristeza porque ya pasó otras veces”, dijo. Y agregó: “Eso le hace muy mal al club y al mismo hincha de Central”.

 

Fuente: La Capital

Comentarios