La Provincia
Viernes 08 de Abril de 2016

Gustavo Bordet: “Mejora el panorama”

La situación “tiende a estabilizarse”, sostuvo el mandatario respecto al fuerte temporal en el norte de Entre Ríos. Habló de replantear protocolos de emergencia. 

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, afirmó que la situación por las inundaciones en el norte de la provincia “está controlada y tiende a estabilizarse”, aunque advirtió que las importantes lluvias caídas en la zona “obligan a replantear los protocolos de emergencia, porque es probable que se repitan estos eventos”.  Por lo pronto hoy tampoco habrá clases en las escuelas y las vías de comunicación están intransitables.

Con casi 7.000 damnificados, Entre Ríos es el distrito más afectado por los anegamientos que también alcanzaron a Corrientes y Formosa. “El panorama está controlado, hay pronóstico de lluvia hasta el sábado inclusive, pero la situación tiende a estabilizarse”, indicó el mandatario provincial en declaraciones a radio Vorterix. “La localidad más afectada fue La Paz, donde hay 200 evacuados. 

Otras ciudades, como Santa Elena, Feliciano, Federal, Chajarí y Federación, tuvieron momentos críticos porque la masa de agua que cayó fue mucha y obligó a evacuar vecinos”, añadió. Bordet explicó que “salvo La Paz y Santa Elena que están sobre el río Paraná, el resto no tiene cuencas hídricas importantes, pero fue tan copiosa la lluvia que por primera vez se inundaron”. 

Para el gobernador, esta situación “obliga a replantearse los distintos protocolos de emergencia porque es probable que eventos así se repitan habida cuenta que han cambiado las condiciones climáticas”. 

“El fenómeno del Niño en los últimos cuatro meses no ha dado respiro a la zona, desde lluvias, tormentas, tornados y la crecida de los ríos Uruguay y Paraná”, apuntó. Por otro lado, Bordet destacó la ayuda solidaria a través de las donaciones recibidas y subrayó “el apoyo del gobierno nacional”, con la visita ayer a Paraná del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Personal del Ministerio de Desarrollo Social se hizo presente en las localidades de la provincia más afectadas por el temporal para garantizar el derecho alimentario de los damnificados. 

Desde la Dirección de Comedores se determinó que se cocinen las cuatro comidas diarias: desayuno, almuerzo, merienda y cena y se distribuyan a los afectados. 

Además de la distribución de la comida para los vecinos damnificados, se les brindará alimentos a los vecinos afectados por la crecida que, por distintos motivos, no tienen intenciones de salir de sus hogares. 

También se dispuso que los comedores de todas las escuelas de las localidades afectadas ofrezcan asistencia a los familiares de los alumnos .
 

Comentarios