La Provincia
Lunes 10 de Agosto de 2015

Gustavo Bordet fue el dirigente más votado en Entre Ríos

EL FPV ratificó presunciones en las urnas. Sin demasiadas sorpresas el oficialismo fue la fuerza electoral más votada en Entre Ríos en todas las categorías, durante las primarias de ayer. En Paraná la intendenta Osuna se impuso claramente en su interna y superaba a Varisco

Carlos Matteoda / De la Redacción de UNO 
cmatteoda@uno.com.ar


Gustavo Bordet fue el candidato a gobernador más votado de Entre Ríos, y Daniel Scioli el aspirante presidencial que logró más votos a favor en la provincia. No hubo sorpresas en esos resultados favorables al Frente Para la Victoria (FPV), aunque tratándose en ambos casos de dirigentes que no confrontaban con nadie en la elección primaria  de su fuerza electoral, los porcentajes obtenidos son significativos.

Al cierre de esta elección, con el 18% de las mesas escrutadas, y en el marco de un escrutinio extremadamente lento, y después de una jornada de largas colas para votar, la fórmula Bordet-Adán Bahl conseguía el 43,83% de los votos emitidos sobre el total de todas las elecciones primarias. En tanto, los votos de Alfredo De Ángeli y Juan Carlos Lucio Godoy en la alianza Cambiemos representaban el 25,85% del total; y los de la fórmula  massista Adrián Fuertes-Jorge Busti, el 11,83% de los votos. Atrás quedaba el socialista Lisandro Viale  con 1,83%  y el candidato de la Nueva Izquierda, Gabriel Geist, con el 0,51% de los sufragios.

La página del escrutinio provisorio dispuesta por el gobierno provincial estableció los porcentajes sobre el total de los votos, incluyendo  los sufragios en blanco, anulados y recurridos. A los fines de la competencia electoral estos votos no se contabilizan, por lo que la eliminación de estos votos del cálculo porcentual, implicaba un sensible aumento de los porcentajes obtenidos.  Por ejemplo, escrutado el 17,95% de las mesas, con los votos en blanco, anulados y recurridos Bordet lograba el 43,83%, pero sin estos sufragios, obtenía más del 50%. 

“En toda la provincia”

Faltaban 15 minutos para la medianoche cuando Bordet subió al escenario montado en el salón del hotel Maran Suites del Parque Urquiza en Paraná, y dijo que podía afirmar que el FPV estaba ganando en toda la provincia. El locutor lo presentó como el candidato a gobernador más votado en Entre Ríos. En general los resultados de ayer, en la categoría para gobernador, fueron los esperados de acuerdo a las encuestas conocidas en las últimas semanas. 

El intendente de Concordia logró triunfos significativos en su ciudad, Concepción del Uruguay y en general en Paraná Campaña.  Obtuvo buenos triunfos en otros distritos, como Paraná ciudad, lo que le permitió consolidar una diferencia sobre el candidato de Cambiemos, Alfredo De Ángeli, del orden de los 18 puntos porcentuales. Incluso sumados los votos del macrista y del candidato  massista Adrián Fuertes, no alcanzaban ayer a igualar los de Bordet.

Durante el sobrio festejo en Paraná, el concordiense señaló: “Es tiempo de hacer una amplia y generosa convocatoria a todos quienes han competido dentro de nuestro espacio para redoblar la cantidad de votos y lograr en octubre un triunfo aún más contundente”.

A sabiendas de que es muy difícil que los votos conseguidos disminuyan,  Bordet  instó a sus seguidores a cerrar las grietas producidas por las internas locales e intentar seducir electores que en las primarias acompañaron otras propuestas. Sabido es que en este tipo de elección los votantes suelen tener criterios diferentes a los utilizados en las elecciones generales.  Y que además, podría haber votantes desencantados luego que votaran en esta instancia por candidatos que lograron poco porcentaje de apoyo. 

“De acuerdo a los resultados que hemos estado recibiendo, estamos en condiciones de afirmar categóricamente que estamos ganando en todo el territorio entrerriano”, dijo Bordet.

Acto seguido, destacó “la enorme labor que comenzó Sergio Urribarri en 2007”, y señaló: “Este proceso no debe ni puede detenerse. Eso es lo que pusimos a consideración. Y obtuvimos la confianza para concretar todo lo que está faltando. La invitación es a trabajar y a militar, con la alegría que nos caracteriza, con la humildad de sabernos vencedores, pero con la enorme responsabilidad que eso nos genera tanto a mí como a Adán Beto Bahl, que es un gran compañero de fórmula”, concluyó.

El candidato de Cambiemos, De Ángeli, no hizo la elección esperada y tampoco en eso hubo muchas sorpresas. Ampliamente derrotado  otra vez en su María Grande natal, el Torito hizo una mejor elección en Gualeguaychú, donde vive desde hace varios años. Sin embargo, de acuerdo al escrutinio provisorio, no le alcanzaba para poner en riesgo el triunfo del FPV. 

“Sabemos que en Gualeguaychú, Paraná Campaña, Federación y Victoria hicimos una gran elección, que son lugares que damos por ganados, incluso en Paraná. Es una hermosa elección, que nos da mucho aliento para pelear las elecciones generales de octubre”, sostuvo De Ángeli.

Además se comprometió a mejorar el sistema electoral para la próxima elección, dando por descontado que desde diciembre será el gobernador de la provincia.

 Tercero y lejos quedó Fuertes, quien sin embargo se entusiasmó con la performance lograda a nivel nacional por Sergio Massa. “Se rompió la idea de la polarización entre Scioli y Macri que muchos quisieron imponer. De acá a octubre hay mucho por crecer”, indicó el intendente de Villaguay.

También al cierre de esta edición, el cuarto y el quinto lugar correspondían a los candidatos Lisandro Viale y Gabriel Geist, de la Alternativa Socialista el primero, y de la Nueva  Izquierda el segundo. Al igual que en los otros casos, estos eran los lugares que le asignaban las encuestas previas.

El socialismo lograba un muy magro 1,683% de los votos, y la Izquierda el 0,51%, lo que marca un decrecimiento respecto de elecciones anteriores.

Números cruzados 

Si bien los datos disponibles a las 3.3o de hoy eran parciales, podía advertirse que el  cuerpo de la boleta de Bordet  tenía el 43,83% de los votos y la de diputados provinciales encabezada por Sergio Urribarri, el 43,8%. La diferencia, sobre un 18% de las mesas escrutadas, apenas superaba el millar de votos. Tampoco había cortes de importancia respecto del cuerpo del candidato a parlamentario del Mercosur, Cristian Bello, que lograba el 41,25% de los votos, unos  1.500 sufragios menos que Bordet.

En Cambiemos la situación también era de paridad: el 25,85% de votos para gobernador y el 25,11% para diputados provinciales y parlamentarios del Mercosur. La primera lista es encabezada por el diputado radical Fuad Sosa, y la segunda por su compañero de bancada Agustín Federik.

No estaba disponible esta madrugada el dato de los votos de la fórmula oficialista en la ciudad de Paraná, para poder establecer una comparación con los votos de Blanca Osuna, y así suponer el nivel de corte que hubo en la lista oficial. Sin embargo, al cierre de esta edición se le atribuía el 27,82% de los votos a la actual intendenta,  el 9,05% al viceintendente Gastón Grand; el 8,28% al diputado provincial Rubén Almará; y el 1,83% al presidente de la Caja de Jubilaciones, Daniel Elías. Si se considera que los otros tres contendientes apoyaban a Bordet y a Daniel Scioli, el corte de la boleta oficial llegaría al 19% aproximadamente.

El gran ganador

Daniel Scioli fue la figura excluyente de la elección de ayer. Si bien los números al cierre de esta edición eran dispares y se imponían las certezas, está claro que el gobernador de Buenos Aires marcha un paso adelante, y  su desafío es ganar la presidencial en primera vuelta, esto en los comicios de octubre. En tanto  sus adversarios, Mauricio Macri y Sergio Massa, lucharán en las próximas semanas por diferenciarse entre sí y a la vez posicionarse como alternativa al sciolismo, con la complicación extra que los dos aspiran a contar con al apoyo del otro  en caso de disputar una segunda vuelta (balotaje) contra Scioli.

En realidad, la principal diferencia con la provincia es esa. A nivel nacional hay segunda vuelta, mientras que en la provincia se gana aunque sea por un voto de diferencia.

Así, el oficialismo entrerriano  aparece muy consolidado en esta elección con porcentajes similares a los  conseguidos por el FPV para el nivel nacional. De no producirse la deserción del segundo o del tercero de los candidatos -en el orden que surge de comparar los totales de votantes de cada primaria- parece difícil que el orden se revierta; a no ser que exista un arrastre nacional de una magnitud muy superior a lo ocurrido ayer.

El discurso del candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, fue ayer más una exhortación al optimismo y a la confianza que un análisis político de lo ocurrido en la jornada electoral. Quedó claro que Macri no polariza con Scioli, que hay un tercer protagonista, y que la distancia lograda por el bonaerense es importante. Los cálculos de Macri y de Massa se refieren entonces a la segunda vuelta electoral, y trabajarán para provocarla. Allí tienen puestas todas sus expectativas.

A nivel nacional, y con el 30% de las mesas escrutadas, la fórmula del FPV obtenía anoche el 36% de los votos y detrás quedaba la alianza Cambiemos con el 31% sumando sus tres fórmulas, encabezadas por Macri, Elisa Carrió y Ernesto Sanz. En la comparación por candidatos, Scioli le sacaba 12 puntos de ventaja a Macri. En tercer lugar quedaba el frente UNA, que tenía el 21% y llevará a Sergio Massa como postulante.

Distrito Capital

Anoche, en el acto de festejo del FPV,  la intendenta de Paraná, Blanca Osuna, habló de la necesidad de restañar las diferencias dentro del oficialismo. “Vamos a convocar a todos los compañeros y compañeras que han participado en las internas, que para eso están las internas, para dirimir los matices (...)”, Dijo, y luego prometió “la alegría del reencuentro y el abrazo generoso a los compañeros de cada una de las listas que han trabajado de buena fe”.

“Ahora vamos a convocar a todos los compañeros que han participado, con la convicción de que esa es la meta de estas primarias: dirimir matices y luego, con los brazos abiertos, unirnos para trabajar”, expresó en otro párrafo de su breve discurso.

Durante la mañana, Osuna se había quejado del nivel de agresividad que soportó durante la campaña, pero apenas pasada la elección cumplió con la promesa de convocar a los derrotados.

Osuna remarcó finalmente el hecho de “haber transitado esta etapa con toda la dignidad, que es impronta y sello de nuestro trabajo, con muchísimo respeto, sin resignar ninguna de las banderas de este proyecto del que nos sentimos orgullosos”.

Más allá de este dato, se mantenía  hasta el cierre de esta edición la incógnita respecto de cómo serían los números finales de Osuna comparados con los votos que en su interna logró Sergio Varisco. El exintendente radical llegó a la medianoche señalando que se había impuesto a su “directa contrincante” Osuna por una diferencia de 10 puntos porcentuales; mientras que en el oficialismo se hablaba de un “empate técnico” entre la presidenta municipal y su antecesor, pero de una clara diferencia a favor del FPV comparando los resultados logrados por cada frente.

Al cierre de esta edición, el lento escrutinio provisorio le otorgaba a la intendenta el 27,82% y a Varisco el 25,46%. Comparados los dos frentes, el FPV sumaba el 46,99% y Cambiemos llegaba al 28,38% gracias a un aporte del 2,92% de Martín Gabioud.
 
Otros distritos

En Concordia, el candidato oficialista Enrique Cresto lograba el 42% de los votos aproximadamente, y el porcentaje de todas las listas de ese frente posibilitaban sumar un 54%.En esa ciudad Cambiemos orillaba el 22% con la figura del expresidente del centro comercial Roberto Niez, y el massismo sumaba con sus dos candidatos un 13% de los sufragios.

En Gualeguaychú el final era cerrado, pero se esperaba un triunfo del FPV.

En Paraná Campaña tampoco hubo demasiadas sorpresas. En Crespo, el intendente Ariel Robles obtuvo menos votos que el candidato opositor Darío Schneider, pero  la suma de los cuatro candidatos oficialistas superaba al postulante opositor. Schneider obtenía anoche el 40% de los votos y Robles el 32,3%; pero sumando los otros candidatos oficialistas el FPV llegaba al 58%.

En María Grande el intendente Hugo  Maín obtuvo el 56,55% contra el 34,63% del candidato de Cambiemos, Horacio Meier, y  el 8,82% de Ramiro Gómez. Para las categorías nacional y provincial el resultado fue similar.

En Viale, el candidato a  intendente del oficialismo Sergio Schmunck también se imponía holgadamente con el 48% de los votos frente al 35%  del radical Uriel Brupbacher. 

Similar situación se vivía en Seguí, donde el intendente peronista Cristian Treppo pasó el 44% de los sufragios, superando por más de 20 puntos porcentuales al segundo candidato más votado, en un  menú de cuatro opciones para la Intendencia. Igualmente cómodo fue el triunfo oficialista en Hasenkamp, donde el intendente Juan Carlos Kloss obtuvo 2.191 votos contra 1.324 de  Claudio Ruiz Moreno. 

Otro triunfo significativo del oficialismo se registró en Concepción del Uruguay, donde uno de los candidatos oficialistas, el actual ministro de Educación y Deportes, José Lauritto, obtuvo el 46% de los votos, y el FPV  en total sumó el 58%.

Otras categorías

En la elección para parlamentarios del Mercosur por distrito nacional, el FPV lograba el 41,87% de los votos frente al 24,61% de la lista de Cambiemos, y el 11,52% del massismo.

En la elección presidencial, en Entre Ríos Scioli tenía el 41,18%; Macri lograba el 22,67%; Sanz conseguía el 3,82% y Carrió lograba el 1,54%. Massa, en tanto, obtenía el 12,27% y José De La Sota el 2,41% de los sufragios.

Largas colas para votar y quejas generalizadas

La gran cantidad de boletas que había en muchos de los cuartos oscuros en las ciudades más pobladas de la provincia tuvo un impacto directo en las demoras que se registraron ayer en las escuelas para poder votar.

Las largas colas registradas durante toda mañana y buena parte de la tarde obedecieron, de acuerdo a la opinión generalizada de electores y de autoridades de mesa, a que cada votante tardó más tiempo de lo habitual dentro del cuarto oscuro. En la capital provincial había 30 boletas, y en otras llegaban hasta 40.

En Paraná hubo personas que formaron fila durante largos períodos, de hasta dos horas y media, para poder emitir su voto. En algunos casos, además, en condiciones sofocantes  debido al escaso espacio donde se habían ubicado las mesas.

Al momento del cierre de las escuelas, a las 18, mucha gente quedó dentro de los edificios escolares a la espera de emitir su voto. En muchas escuelas de la capital provincial, pasadas las 20,  seguían votando. La misma situación se registró en otras ciudades entrerrianas. En todos los casos se generaron reclamos de parte de los electores y un descontento generalizado. 

A ello se sumó que varias mesas habían sido habilitadas más tarde de lo previsto, entre las 8.30 y las 9. En muchos casos el motivo de la demora fue - aunque parezca extraño- que la cantidad de boletas superaban la superficie de las mesas dispuestas inicialmente en cada cuarto oscuro.

Tras estas protestas, varios dirigentes recogieron el guante de los reclamos y sostuvieron que resulta imperioso discutir un nuevo mecanismo de votación para que las primarias sean menos sufridas para los electores. En este contexto se escucharon propuestas que van desde la implementación del voto electrónico hasta la habilitación de mayor cantidad de escuelas para reducir la cantidad de votantes por cada mesa. 

Si bien el reclamo se hizo sentir, es probable que la demanda de cambios decaiga en las elecciones generales de octubre, cuando las opciones electorales sean menos y las tardanzas se reduzcan notablemente.

 

Comentarios