Hoy por Hoy
Domingo 09 de Octubre de 2016

Guías eran las que venían antes

En las últimas horas en la costa del Paraná comenzó a circular en las calles la nueva guía telefónica 2016. La publicación es notoriamente reducida en su tamaño en comparación a años anteriores. Sin dudar faltan muchos teléfonos de vecinos de la región. Aparentemente ya no son tantos los López, Gómez y González. Quien escribe es de apellido Benítez , y siempre ocupaba más de una página; y en la presente edición no superan los 10 teléfonos publicados. El número de mi casa no aparece, lo que despertó mi duda y también el pobre tamaño de la guía. Luego comenzamos a ver números de familiares y amigos, y no pudimos encontrar a ninguno. Literalmente fueron borrados apellidos enteros sin explicación alguna. Así de claro, fueron más de 20 teléfonos que no fueron encontrados.

Desde la empresa se informó que fue un error de impresión, que es la explicación que le suministran desde atención al cliente en el 112 de Telecom, que es la empresa que facilita el servicio. El problema también se presenta en las pequeñas localidades de Paraná Campaña, que también ven afectado en los pocos datos y apellidos no tenidos en cuenta.

Bien se sabe que el celular desplazó en cierta medida al teléfono fijo, pero de igual manera las personas siguen contando con él. Algunos por costumbre y otros porque la misma empresa suministra el servicio de Internet y se ven obligados a tener las dos cosas.

Se utiliza menos el teléfono fijo por estar en una era en que las comunicaciones pasan por otro lado. Pero mi madre, de 71 años, no sabe lo que es whatsapp y tampoco meterse en Google para buscar un teléfono. Es de la vieja escuela de buscar en el papel, que fue reducido a menos de 80 páginas y donde la información no aparece ni en un 50%.

En notas periodísticas se informó que el caso (llamado error) es una falencia seria y está contemplada en el Reglamento General de Clientes del Servicio Básico Telefónico, lo cual es considerada una infracción grave de la prestadora, Telecom. Y también prevé que la empresa debe hacerse cargo de una indemnización correspondiente a la mitad del abono por el tiempo en que se extienda el error, que ellos mismos admiten desde la atención al cliente. Sin lugar a dudas: guías eran las de antes.


Comentarios