La Provincia
Domingo 26 de Abril de 2015

Grupos de amigos juegan a la guerra en montes locales

Es un pasatiempo de estrategia que requiere de honestidad. Aunque polémico, en Paraná gana nuevos adeptos

Pablo Felizia / pfelizia@uno.com.ar

La palabra airsoft, de traducirla, significa aire suave y hace referencia a la manera en que se proyectan unas bolas plásticas (BBs) de seis milímetros de diámetro a través de marcadoras: réplicas de armas de guerra. Es un juego de estrategia donde los equipos deben cumplir objetivos pautados de antemano.

En Paraná tomó impulso en los últimos años, aunque aún es incipiente. El campo de juego es por lo general un monte, un arroyo, un terreno privado que se presta para la ocasión. Desde sus orígenes ha sido polémico, en varios países es considerado un deporte.

En la capital provincial hay dos equipos constituidos, uno se llama Panda y el otro Corsarios, y es practicado, al momento, por no más de 30 personas. También hay participantes independientes en varias ciudades de Entre Ríos. Sin embargo, en el país hay miles y realizan encuentros donde el juego puede llegar a durar más de 20 horas y asisten 200 personas.

Visto de lejos, sin jugar, puede parecer que se incentiva a la violencia, lo cierto es que necesita como una de sus claves a la honestidad y al compañerismo.

Iván Vernengo practica la disciplina desde hace tres años y contó a UNO: “Lo primordial en este juego es la seguridad y lo que se busca es divertirse. Siempre, por más que haya jugadores de años, cuando va uno por primera vez se hace una charla donde se explican las normas básicas y el equipamiento a llevar”.

Contó también que hay normas y reglas que se deben respetar como la distancia para impactar a otro jugador. “La distancia es de 10 metros, a menos no podés tirarle y tenés que retroceder. Si bien no lo lastimás, por seguridad se estila esa distancia. Después hay réplicas de revólver que te permiten tirar desde más cerca porque cuentan con mucho menos potencia”, agregó.

Respetar al contrincante

En el airsoft no se llama “eliminar” o “matar” al contrincante, sino “dar de baja”. Es un juego en equipo, de estrategia, donde por ejemplo se debe rescatar una bandera, un rehén que puede simularse con un maniquí y hasta se relatan historias previas como un paracaidista que quedó atrapado en árboles de la zona y hay que ir a buscarlo. “Si cumplís el objetivo sin disparar un BBs es fantástico porque quiere decir que no pudieron detectarte, que pasaste sigiloso por al lado, eso da más satisfacción. El objetivo no es impactar al otro jugador”, destacó.

Las partidas por los general son los domingos y duran unas tres horas y media. A simple vista , el juego tienen similitudes con el paintball, pero allí el proyectil es de mayor grosor, aseguraron que causa más dolor y marca con pintura. En el Airsoft, cuando un participante siente el impacto debe levantar la mano, una bandera que lleva en el bolsillo o gritar “baja”, según el acuerdo previo, es decir, se necesita de la honestidad de cada uno de los jugadores. Cuando eso ocurre, por lo general, debe volver al punto de partida o esperar una cantidad de minutos para reencontrarse con su equipo. “Acá nos vestimos y jugamos a los soldaditos, pero somos grandes”, aclaró Vernengo.

Cada partida se desarrolla en campos privados. “Pedimos permiso o es de algún amigo. En el país, la comunidad que juega a esto es muy grande”, destacó.

Airsoft Paraná es el nombre del Facebook para quienes quieran contactarse con los organizadores de estos juegos. Cada partida puede contar con la cantidad de participantes que se quiera y su puesta en escena es todo a pulmón. Es una simulación de combate para mayores de edad y en Paraná no tiene más de tres años de desarrollo. Para muchos, se trata de un deporte y hay países que así lo consideran. Lo cierto es que un domingo al mes, un grupo de hombres se juntan a jugar a la guerra. Son amigos y respetan al contrincante. En los últimos años algunos grupos fueron invitados a participar en contiendas con más de 200 jugadores entre las sierras de Córdoba.

Reglas claras para la diversión en equipo

Hay quienes se escandalizan cuando conocen este juego, eso se puede advertir en foros donde se menciona o se presenta el airsoft. Por lo general, muchos de quienes lo critican no reparan en que un niño de 12 años mate afganos e iraquíes civiles con un grupo comando de marines de Estados Unidos, todos simulados en la pantalla de cualquier hogar, en la computadora. En el airsoft la clave es la amistad y la honestidad, ya que no es posible saber a lo lejos si se dio de baja a un contrincante.

“Dicen que genera violencia, que enseñan a matar. Lo que se fomenta es la honestidad, si alguien no canta la “baja” no tiene sentido. Lo que menos se genera es violencia, ni por el tipo de juego ni por cómo se juega. Es trabajo en equipo, compañerismo y enseña a pensar de manera estratégica. No somos muchos en Paraná, pero en el país hay cientos. La mayoría llega al airsoft porque un amigo lo invitó”, señaló Iván Vernengo.

Las marcadoras son réplicas de armas de guerra, plásticas o de metales livianos. Son consideradas un juguete y no es posible modificarlas para que disparen balas. Tienen un precio elevado que parte de los 3.500 pesos, pero en Internet cuestan más de 5.000. Las hay de tres tipos: con resortes, eléctricas y a gas.

Las bolas plásticas que disparan son  biodegradables y tienen un impulso 10 veces menor que un arma de fuego y hasta tres o cuatro por debajo de un aire comprimido.

El Airsoft tienen reglas claras. No se puede participar sin protectores oculares: son lentes o antiparras que resisten los impactos, por lo general utilizan aquellos que se usan para seguridad industrial. También hay máscaras que cubren todo o la mitad del rostro.

Para poder participar de foros en Argentina y jugar una partida hay que ser mayor de 18 años. Los participantes no pueden llegar al juego con ropa camuflada y de utilizarlas deben cambiarse en el campo donde se realizará. Las marcadoras, no pueden ser mostradas en la vía pública. Quienes participan, son defensores de estas reglas y eso les permite divertirse cada domingo. 
 

Comentarios