La Provincia
Miércoles 09 de Diciembre de 2015

Grupo de bioingenieros desarrolla aparato que sustituye importados

Con apoyo del INTI, Nación y Provincia se hace prototipo de un analizador de equipos de electrocirugía

El conglomerado que reúne a empresas de Bioingeniería de la provincia (Geber), en el marco de un trabajo conjunto con la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos, y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrollan el primer prototipo de un analizador de equipos de electrocirugía, destinado a calibrar la potencia y la corriente de los electrobisturíes. Será el primero nacional en su tipo y costará entre un 40% y un 50% menos que los importados. 

De ese modo, la producción local del analizador permitirá realizar las calibraciones de los electrobisturíes de manera periódica y garantizar la seguridad en sus mediciones, en el marco de un proceso de avance tecnológico en materia de salud. El proyecto fue presentado en la Secretaria de la Pequeñas y Medianas Empresas y Desarrollo Regional (SEPyMe) de la Nación, e incluye asesoramiento técnico del INTI, pruebas parciales de los desarrollos, intercambio tecnológico y pasantías de alumnos de la casa de altos estudios.

Los equipos de electrocirugía que se utilizan para realizar corte y cauterización de tejidos en pacientes sometidos a intervenciones quirúrgicas en hospitales y clínicas argentinas, deben ser calibrados anualmente para garantizar su correcto funcionamiento. En la actualidad las tareas de calibración se efectúan con equipamiento importado, lo que genera gastos extra de reparación y mantenimiento, y en ocasiones dificulta la posibilidad de realizar las calibraciones en tiempo y forma. Por esa razón el proyecto contó con la asistencia del instituto nacional.

Situación nacional

De acuerdo con la información difundida por el INTI, desde el Programa Trazabilidad en las Mediciones de Equipamientos Electromédicos del Centro INTI-Tecnologías para la Salud y la Discapacidad se promueve el mantenimiento preventivo de estos equipos, para lo cual resulta indispensable realizar ensayos periódicos de calibración y verificación en más de 300.000 unidades en hospitales públicos y otras 500.000 en centros de salud del ámbito privado.

Estos ensayos se realizan mediante analizadores que controlan los parámetros medidos y/o de salida, según el tipo de equipo electromédico. Para cada dispositivo, sea un electrobisturí, un desfibrilador, un respirador pulmonar, una incubadora o un oxímetro de pulso, existe un analizador específico. 

“En la actualidad, existen 600 analizadores en el país y todos son importados, por lo que su calibración hasta hoy debía realizarse en Estados Unidos. A partir de esta iniciativa las calibraciones se realizarán en el INTI”, señaló Cristian Khourian a cargo del Programa del Instituto que desde 2007 trabaja en el desarrollo de procedimientos para calibrar todo tipo de analizadores. 

“Esta tarea realizada junto a los centros de Física y de Electrónica e Informática del INTI permite que hoy en día la industria nacional tenga la posibilidad de fabricar este equipamiento ya que contamos con los procedimientos para calibrarlos”, agregó. 

“Apuntamos a la fabricación de un equipo confiable a un bajo costo que pueda ser utilizado por todos los talleres de electromedicina, laboratorios y departamentos de ingeniería de hospitales y clínicas”, expresó Silvio Laugero, socio de Pulsar Ingeniería Médica, una de las cinco empresas que integra el grupo Geber. 

“El Centro INTI-Tecnologías para la Salud y la Discapacidad nos contactó al conocer que teníamos un proyecto en la Universidad Nacional de Entre Ríos para desarrollar el analizador. Luego, el Centro INTI-Electrónica e Informática nos asistió para hacer el corazón de la medición del equipo”, comentó.

Lauguero explicó que un electrobisturí funciona al aplicar una señal de radio frecuencia a través de electrodos colocados en el cuerpo del paciente para realizar corte o coagulación. En tal sentido, resulta importante conocer las variables que emite el equipo para ver si son acordes a los requerimientos del seteo del mismo. “Es decir, que cuando un médico coloca un valor determinado para realizar una aplicación quirúrgica, tenga la certeza de que el valor sea realmente el que indica el equipo”. 

El desarrollo del prototipo involucró a ocho pymes proveedoras de la empresa entrerriana para el diseño del gabinete, la placa principal, los insumos electrónicos, las resistencias de carga y bobina de censado de corriente y los teclados. 

Trabajo con aporte regional

El prototipo está en proceso de ensamblado y luego se le realizarán pruebas y ensayos de seguridad eléctrica y de compatibilidad electromagnética en los laboratorios del INTI. 

Su desarrollo contó con el apoyo de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (SEPyME) del Ministerio de Industria, la Universidad Nacional de Entre Ríos, el gobierno provincial y la Secretaría de Producción Municipal.   

Un 40% o 50% más barato

“Contar con componentes de producción nacional para el desarrollo del corazón de la medición, como son dos bobinas especiales que utiliza cada analizador y que en Estados Unidos tienen un costo de 700 dólares cada una, y la fabricación local de los elementos de carga no inductivos, implica una sustitución de importaciones que nos permitió ahorrar entre un 40 y un 50% en el costo final del dispositivo”, explicó Silvio Lauero, bioingeniero de Geber, quien prevé que a mediados de 2016 comenzará la transferencia a la industria del equipo para su comercialización. 

Este desarrollo tecnológico permitirá que tanto la fabricación del analizador como sus eventuales reparaciones puedan ser realizadas localmente.
 

Comentarios