Espectaculos
Lunes 12 de Enero de 2015

George Clooney le regaló una emotiva declaración de amor a su esposa y recordó a Charlie Hebdo

El actor de Hollywood, que recibió el premio honorífico Cecile B. DeMeille, llevó la solapa un pin que rezaba "Je suis Charlie" y exclamó: "Hoy ha sido un día extraordinario"

George Clooney es un seductor incorregible. Lo demostró a lo largo de su carrera y también anoche, en su discurso de agradecimiento al premio honorífico Cecile B. DeMille que le entregaron en la ceremonia de los Globos de Oro, cuando le volvió a declarar su amor a su flamante esposa, Amal Alamuddin, quien lo acompañó a la fiesta.

"Tuve un muy buen año", confesó el actor, guionista y director, al recibir la distinción, y explicó: "Es algo aleccionador cuando encontrarás a alguien a quien amar que estuviste esperando toda tu vida. (...) Amal, lo que haya sido que nos juntó, no podría estar más orgulloso de ser tu marido..."

Pero eso no fue todo, sobre el final de sus palabras se refirió al ataque terrorista a la revista francesa Charlie Hebdo. "Hoy es un día extraordinario", en el que millones de personas se han manifestado para apoyar la idea "de que no podemos caminar con miedo", afirmó George Clooney, quien llevaba en su solapa un pin que decía "Je suis Charlie".

Aquí transcribimos el texto completo del discurso de Clooney en la entrega de los Globos de Oro:

"No os puedo decir qué honor es estar aquí arriba. Creía que me iban a gastar una broma, pero estar aquí en el escenario con Jules [Julianna Margulies] y Don [Cheadle]... Pasé un tiempo tan largo de mi vida y de mi carrera con ellos y ha sido un honor increíble verles crecer y madurar, y probablemente ha sido divertido para ellos verme a mí no crecer y no madurar a lo largo del mismo periodo de tiempo.

Gracias a los chicos de la prensa de Hollywood. Habéis sido muy amables conmigo. Y gracias por mantener vivas las pequeñas películas. A las grandes les va muy bien. Son las pequeñas las que necesitan un público.

Siempre es divertido venir aquí y ponerse al día con viejos amigos. Y ahora que ya hemos visto que han hackeado a todo el mundo, también es una buena oportunidad para vernos cara a cara y disculparnos por las cosas fuera de tono que hemos dicho unos de otros.

"Lo siento, Don. Después de haber venido varios años y haber perdido muchas más veces de las que he ganado, empiezas a ver un patrón que ocurre en noches como esta. Estás de camino en la alfombra roja y estás nominado. Todo el mundo te felicita, es decir, estás en la cima del mundo. Y en unas cuantas horas, cuatro de cada cinco no ganan. Literalmente, el 80 por ciento de la gente de esta sala no gana. Y entonces te conviertes en un perdedor.

"Te lo aseguro, luego vas a las fiestas de después de la gala y nadie te mira a los ojos. Vas a trabajar al día siguiente y la gente del equipo se te acerca y te dice: "Lo siento, amigo, lo conseguirás la próxima vez".

"Para que conste: si estás en esta sala, ya has sido premiado. Haces lo que siempre soñaste que harías y eres celebrado por ello, y eso simplemente no es perder. No recuerdo qué premios ganó Lauren Bacall, sólo la recuerdo decir: "¿Sabes cómo silbar, no, Steve? Sólo juntas tus labios y soplas". Y no tengo ni idea acerca de qué hardware se llevó Robin Williams a casa, pero desde luego recuerdo "carpe diem" y "vivid el momento, chicos, haced que vuestras vidas sean extraordinarias". Nunca olvidaré eso.


"Así que felicidades a todos vosotros por haber tenido un año estupendo. Yo también he tenido un año bastante bueno y no me refiero sólo a las críticas fabulosas de The Monuments Men... ¡Me vengaré!... Es una lección de humildad encontrar a alguien a quien querer. Incluso mejor aún cuando has estado esperando toda tu vida. Y cuando toda tu vida son 53 años... Comenzad con los chistes. Sea lo que sea lo que nos llevó a estar juntos, no podría estar más orgulloso de ser tu marido.

"Una última cosa que me gustaría decir, para subrayar lo que estaba diciendo. Hoy ha sido un día extraordinario. Ha habido millones de personas en manifestaciones no sólo en París sino en todo el mundo. Había cristianos y judíos y musulmanes. Había líderes de países de todo el mundo. Y no estaban protestando, sino apoyando la idea de que no caminaremos con miedo. No lo haremos. Así que ¡Je suis Charlie!"

Comentarios