Policiales
Viernes 08 de Abril de 2016

Gabriel Massat, de preso por ladrón serial a prófugo de la Justicia

Tras asaltar una panadería, el famoso asaltante de Paraná no regresó al penal de la salida socio laboral

El hombre de barrio San Agustín de Paraná sigue construyendo su mito en el mundo del hampa: con varios robos a mano armada en su haber, dos balazo a un comisario, dos condenas y las sospechas de algunas muertes que nunca le pudieron probar, Gabriel Massat ahora se encuentra prófugo de la Justicia por haber perpetrado asaltos durante sus salidas socio laborales de la cárcel.

El ladrón de 44 años no tuvo en cuenta un cambio que hubo desde sus mejores épocas hasta hoy: las cámaras de vigilancia están puestas en muchos locales comerciales y graban todos los movimientos en cualquier computadora. La llegada de la tecnología le jugó esta mala pasada que lo dejó en evidencia, ya que su rostro resulta inconfundible en el asalto a una panadería de calle Ovidio Lagos y Almafuerte, el lunes pasado, según se informó a UNO.

Massat se encontraba cumpliendo una condena unificada de nueve años y seis meses de prisión, por el asalto a una financiera y las lesiones que le causó al comisario Marcelo Clariá en el enfrentamiento a tiros cuando huía junto a su cómplice, en noviembre de 2008 (ver recuadro). Antes ya había recibido dos condenas por hechos similares, una de ellas en Santa Fe, por lo que había sido declarado tercer reincidente. Sin embargo, casi seis años después, comenzó con las salidas de la Unidad Penal por su aparente buena conducta. Y volvió a hacer lo que mejor sabe.

Con la declaración de la víctima del asalto a la panadería, sumada a las filmaciones de la cámara de vigilancia del negocio, los policías de la División Robos y Hurtos y el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull apuntaron a Massat. Pero al parecer, esto se filtró en las redes sociales y llegó rápidamente al conocimiento del ladrón, quien logró evadirse: no regresó a la cárcel ni al lugar donde trabajaba.

El juez Humberto Franchi autorizó dos allanamientos: uno fue en la Unidad Penal N° 1, en el pabellón de preegreso, donde secuestraron elementos de interés para la causa. La otra requisa se llevó a cabo en una gomería de Almafuerte y López Jordán, donde iba todos los días para sus salidas socio laborales, ubicada a media cuadra de la panadería que asaltó.

Luego del robo, Massat no apareció más por la cárcel ni por la gomería. La Justicia libró el pedido de captura, pero hasta anoche el hombre seguía prófugo. Los investigadores tienen la hipótesis de que está en Paraná, en la casa de algún conocido del ambiente delictivo que le ofreció alojamiento.

Pérdida de beneficios

Desde el Servicio Penitenciario de Entre Ríos, informaron a UNO que Massat se encontraba alojado en la casa de preegreso, lugar que hace un tiempo habilitaron para los condenados que están cerca de recuperar su libertad. Además, se aseguró que el hombre en cuestión tenía informes favorables que reflejaban su buena conducta, y desde hace aproximadamente un año y medio se encontraba con salidas socio familiares y laborales. El lunes a las 15 era el horario de su regreso a la Unidad Penal, pero nunca más apareció.

Cuando sea detenido nuevamente lo espera otro largo período en la cárcel, ya que no solo deberá terminar de cumplir la condena que tenía, sino que ahora deberá rendir cuentas ante la Justicia por el robo a la panadería, con la pérdida total de los beneficios que había logrado durante el régimen progresivo de la pena.

Otro conocido

Massat no era el único preso con salidas autorizadas de la cárcel que cometía robos. Como ya informó UNO, el mismo día que se allanó la cárcel, el martes a la tarde, también fueron en busca de Gustavo Molina, conocido como el Gato, a quien la Policía le había achacado numerosos robos a viviendas y comercios hace algunos años. El hombre se encontraba purgando una condena por aquellos hechos, cuando comenzó con las salidas transitorias. Según advirtieron los efectivos de Robos y Hurtos, habría sido el responsable del robo en una estudio jurídico de calle Alem, cerca de la peatonal, el 28 de marzo. Cuando allanaron su celda, se encontraron varios elementos, entre estos una remera con características similares a las que se observa en la grabación de una cámara de vigilancia que registró el episodio.

***
Una mañana de terror en el centro de Paraná

Entre los hechos delictivos más conocidos que le adjudicaron y le probaron a Gabriel Massat, está el asalto a una financiera el 11 de noviembre de 2010, que estaba ubicada en calle Gualeguaychú 100 de Paraná. Cuando salía, junto a su cómplice Roberto Rougier, y un tercero que habría sido el entregador, con unos 50.000 pesos, se toparon con el jefe de la comisaría segunda, Marcelo Clariá, quien intentó perseguirlos, pero recibió dos balazos y en respuesta disparó e hirió a uno de los ladrones.

Poco después, Massat fue detenido en el barrio Pirola, mientras que el comisario estuvo internado en Terapia Intensiva del hospital San Martín, con riesgo de vida, hasta que se recuperó. Dos años más tarde el asaltante fue condenado a la pena de nueve años y medio de prisión en un juicio abreviado, por el delito de robo calificado por el uso de armas y lesiones graves, al tiempo que fue declarado “tercer reincidente”.

Su nombre fue mencionado en otros hechos graves, como el asesinato de Víctor Paloma Quinteros y con el crimen del empresario agropecuario Pedro Demartín, que vivía en la ruta 18, en cercanías de Paraná, pero nunca hubo pruebas firmes que lo acreditaran. En Santa Fe fue condenado por un robo, y recibió una pena que luego se unificó con la última recibida.

Comentarios