Policiales
Viernes 18 de Marzo de 2016

Futbolista condenado por retirar una encomienda con marihuana

Lo detuvieron en Nogoyá con dos kilos de droga y le impusieron una pena de prisión condicional  por “tenencia simple de estupefacientes”

Matías Javier Karcher gritó “¡Estoy hasta las manos!”, y se golpeaba la cabeza contra su moto. Había retirado una caja con dos kilos de marihuana de la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Nogoyá y lo sorprendió la Policía. Quedó preso durante siete meses y ayer fue juzgado. Lo condenaron a tres años de prisión condicional por el delito de tenencia simple de estupefacientes, al no lograr probarse que fue responsable del transporte de la droga ni que la tenía para vender o distribuir en la ciudad. El fallo del Tribunal Oral Federal de Paraná tuvo un voto en disidencia.

El imputado integraba el plantel de la Primera División del club Ferrocarril, de la Liga de Fútbol de Nogoyá. El 29 de julio de 2014 fue a la Terminal a retirar una encomienda que estaba a su nombre. Una vez que tenía el paquete en su poder observó la presencia de efectivos de la Policía e intentó escapar corriendo. Fue entonces cuando lo detuvieron y con la ayuda de un perro antinarcóticos detectaron dos kilos de marihuana en el interior de una caja de zapatillas. 

Ayer declararon seis testigos en el juicio, dos de ellos civiles y el resto policías de la División Toxicología. Luego se produjeron los alegatos, donde el fiscal general José Ignacio Candioti planteó que Karcher debía ser condenado por el delito de Transporte de estupefacientes. 

Valoró las pruebas de la causa y sostuvo que el delito quedó absolutamente probado. Defendió el operativo policial por haberse tratado de un control de rutina en la zona de la Terminal de Nogoyá y que los uniformados interceptaron a Karcher porque lo vieron en estado de nerviosismo: primero que entraba y salía dubitativo del lugar, sin decidirse ir hasta su vehículo, y luego cuando lo interceptaron y dijo “estoy hasta las manos”. Así fue que al revisar la moto, en el baúl había una caja, llamaron al perro detector de narcóticos que no dudó en marcarla y al abrirla encontraron dos ladrillos que pesaron dos kilos de marihuana, y también había un envoltorio con cocaína.

En la posterior investigación, no se pudo determinar quién había enviado la encomienda (que salió en un colectivo Tata desde Paraná), ya que el remitente estaba a nombre de Juan Gómez, quien nunca se supo si realmente existía.

Candioti expresó que se trataba de una cantidad importantísima de droga, ya que de la misma se podían desprender 17.000 dosis, y cuyo valor era de unos 24.000 pesos. También recordó que el análisis de orina al detenido había arrojado que era consumidor de marihuana y cocaína.

Si bien Karcher llegó a juicio imputado por el delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, el fiscal sostuvo que consideraba necesario el cambio de la calificación legal, por lo que pidió que se lo condene por Transporte, a la pena de cuatro años y dos meses de cárcel, para lo cual mencionó muchos fallos del tribunal en los que condenó a personas por casos muy similares.

A su turno, los abogados defensores Boris Cohen y Andrés Bacigalupo plantearon la nulidad de la causa por entender que el procedimiento policial fue ilegal: indicaron que el nerviosismo no es un argumento válido para realizar una requisa personal sin orden judicial, la que “violó la intimidad de Karcher”. 

Por otro lado, indicaron que existen otras dudas sobre el procedimiento policial y se preguntaron que si el mismo era de rutina, cómo puede ser que el futbolista haya llegado en su moto a la Terminal y entró sin miedo ni nerviosismo, y luego se retiró temeroso. Por esto, creen que el operativo comenzó sospechosamente después de haber ingresado Karcher a buscar la encomienda. “Es un plan delictivo poco creíble”, afirmaron.

Luego, los defensores rechazaron la acusación al imputado por Transporte de estupefacientes, y pidieron que en caso de encontrarse un delito se imponga una pena de dos años de prisión condicional por Tenencia simple de estupefacientes.

En este sentido cuestionaron que no se haya investigado debidamente si Karcher pertenecía a la cadena del narcotráfico, y dijeron que el Estado lo pudo hacer tanto cuando lo observan retirar la encomienda y así dar inicio a la judicialización del estado de sospecha.

Finalmente, el tribunal integrado por los camaristas federales Roberto López Arango (presidente), Lilia Carnero y Noemí Berros, condenó a Karcher por Tenencia simple a la pena de tres años de prisión condicional, es decir en libertad con ciertas restricciones y reglas de conducta. Entre estas, la realización de un tratamiento para superar su adicción a las drogas.

Comentarios