Policiales
Domingo 02 de Agosto de 2015

Fue a golpear a su expareja y el hijo de la mujer lo apuñaló

En su casa de Paraná, el chico defendió a su madre de la agresión del hombre que escapó del hospital

Gritos y agresiones alarmaron a todos en la zona de calles Miguel David y Gobernador Parera de Paraná ayer a la madrugada, por un conflicto en una precaria vivienda. Un hombre en estado de ebriedad que quería atacar a su expareja, terminó apuñalado por el hijo de la mujer. Estaba internado en el hospital San Martín con la grave herida y sin embargo se escapó.

Según informaron fuentes allegadas a la investigación, todo comenzó cuando Mauricio Luis Palavecino, de 38 años, llegó borracho al rancho ubicado en inmediaciones de las vías del tren, a unos 20 metros de la mencionada esquina de la capital provincial. El hombre comenzó a gritarle a Luciana, su expareja de 33 años y la habría golpeado.

El hijo de la mujer, de 17 años, llamó al 911 para que la Policía se lo lleve al agresor, quien estaba muy violento por el alto nivel de alcohol en sangre. Pero cuando los uniformados llegaron al lugar el hombre ya estaba herido. Presentaba un puntazo en el costado derecho y lo trasladaron de urgencia al nosocomio. Los médicos constataron que tenía perforado un pulmón, por lo que lo intervinieron y luego quedó internado, pero Palavecino se escapó.

Peligra la vida de otro apuñalado

Un joven de 27 años se encuentra agonizando en el hospital San Martín por la herida de arma blanca que sufrió en una reyerta con otro muchacho con quien tendría problemas de vieja data. Se trata de Oscar Barrera, de 27 años, quien el viernes a la noche estaba en su casa de calle Arévalo del barrio Nueva Esperanza y fue al kiosco a comprar una cerveza. En el camino se cruzó con Manón, de 22 años, y los conflictos personales afloraron en la vía pública. Pero el oponente de Barrera tenía un arma blanca y le asestó una puñalada. Según se informó, al cierre de la edición de UNO el joven estaba peleando por su vida en el hospital, con un pulmón perforado.

La División Homicidios, con la instrucción de la Fiscalía, llevó a cabo un allanamiento donde secuestró importantes elementos que estarían relacionados al hecho, como prendas de vestir con sangre.

 

Comentarios