#TeteadaMasiva
Domingo 24 de Julio de 2016

Fue exitoso el llamado a defender el derecho a la lactancia respetada

Una multitud se expresó en la plaza Sáenz Peña a favor de amamantar con libertad. La respuesta fue similar en otros puntos del país

La teteada masiva fue un éxito ayer en distintas ciudades del país y Paraná no fue la excepción. La original convocatoria tuvo como objetivo solidarizarse con Constanza Santos, la mujer de San Isidro que fue interceptada por dos mujeres policías cuando amamantaba a su bebé en una plaza, aduciendo que estaba "prohibido".

A partir de las 15, una multitud se congregó en la plaza Sáenz Peña, sensibilizada por el atropello que sufrió la joven madre. Al lugar llegaron mujeres acompañadas por sus hijos, y también padres, tíos, abuelos y amigos, dispuestos a hacer valer el derecho a una lactancia segura y respetada.

El encuentro fue una celebración de la vida, en la que todos los presentes coincidieron en los beneficios que aporta alimentar a un bebé con la leche materna, y fundamentalmente en la valoración del vínculo que este acto es capaz de forjar entre madre e hijo.

Una de las mentoras de esta iniciativa en la capital provincial fue Jimena Zeballos, quien además de ser madre lleva adelante la generosa tarea de ser doula, es decir, una mujer que acompaña a otra durante el embarazo y el momento del parto para que sea una experiencia amena, transmitiéndole sus conocimientos y apoyo para que transite un proceso placentero y sea vivido con mayor conciencia y naturalidad.

Repudiando lo ocurrido en San Isidro, señaló a UNO: "Vinimos a compartir vivencias, reclamar derechos y reivindicar la posibilidad de vivir libremente la experiencia de la lactancia materna. Se necesitan cambios sociales y culturales y está bueno que salgamos a la plaza, ya que las plazas son los espacios generalmente ocupados y vividos por las madres y los niños".

Asimismo, expresó: "La idea es que podamos vivir en libertad este hecho cotidiano y natural de amamantar a nuestros hijos, haciendo uso de nuestros derechos, con amor y respeto".

Una de las presentes fue Patricia Benítez, una madre que se enteró por las redes sociales y no dudó en concurrir. En su chango llevó a Sebastián, su bebé de 6 meses, y la acompañaron sus otros hijos menores. "Mi hijo toma teta y cuando tiene hambre le doy de comer donde sea, aunque haya gente. Nunca nadie me dijo nada, pero alguna vez sentí que me miraron raro por esto. Es extraño, porque a veces hay hombres que hacen sus necesidades en la vía pública y parece que eso estuviera más naturalizado".

En este marco, afirmó: "Si alguien me dijera algo, no me importaría, porque si mi bebé tiene hambre mi prioridad es alimentarlo. Nació con 3,200 kilogramos y creció saludable gracias a que le doy la teta, igual que mis otros hijos".

A unos metros estaba Sheila Fariña, amamantando bajo el sol radiante a Fausto, su bebé de 6 meses y medio. En referencia a lo que le pasó a Constanza Santos, opinó: "Es un hecho repudiable, sobre todo porque fueron mujeres las que la echaron de la plaza". A su vez, reflexionó: "Creo que en la sociedad en general falta información respecto de lo que es la lactancia materna y a sus beneficios. En mi caso, no estaba al tanto de muchas cosas antes de ser madre".

Acto seguido, comentó: "Me ha tocado darle la teta a mi bebé en público y no me han dicho nada ni me han mirado, pero creo que eso es porque es chiquito. A menudo se escuchan comentarios como '¿todavía le das la teta?', o '¿acá le das la teta?'. Me parece muy importante que como sociedad nos informemos más sobre el tema y no juzguemos, ya que esto es lo más natural del mundo".

Por su parte, Camila López, otra joven mamá que se acercó a la teteada en la plaza Sáenz Peña, confió que en un shopping céntrico de Paraná le ocurrió hace poco algo parecido a lo que pasó a Constanza Santos en San Isidro. Estando en una de las cafeterías su hija Magalí, de 9 meses, tuvo hambre. Cuando se dispuso a amamantarla un encargado le pidió que se retirara. "Me dijeron que no podía darle la teta ahí y me tuve que ir. Mi hija no tolera la leche en polvo, siempre tomó teta, y no me parece justo que para darle de comer me tenga que tapar, taparla a ella o irme a otro lado", expresó.

También muchos papás estuvieron ayer reivindicando la libertad de las mujeres a amamantar a sus hijos sin restricciones, en un acto que involucra a toda la familia. "Fue muy feo lo que pasó en San Isidro. Me parece bárbaro que puedan dar la teta en cualquier lado", consideró Damián Veronesi, que fue junto a su pareja y su bebé.

Carlos Bordón asistió con Micalea, su hija de 1 año, y mencionó: "Ella todavía toma teta y cualquiera que tenga hijo sabe que la alimentación es una necesidad que aparece en cualquier lugar. Por suerte no es habitual que a una mamá se le diga que no puede dar la teta en un lugar público y ojalá no vuelva a pasar".

Cristian Werner participó de la convocatoria con su hijo Franco, de un año, y manifestó: "Vine a apoyar la teteada masiva porque considero que la mujer tiene derecho a amamantar a su hijo en cualquier lugar, ya que está primero la necesidad del bebé. Vemos a diario tantas cosas morbosas y no se dice nada. Esto es algo natural y debe ser respetado".



***
Una semana para concientizar sobre este tema


Amamantar a un bebé, donde sea, no está penado por ninguna ley y no constituye una contravención. Sí existe la Ley nacional N° 26.873, de Promoción y Concientización Pública sobre la Lactancia Materna, que entró en vigencia en enero de 2015 y está orientada a promover las prácticas óptimas de nutrición segura para lactantes y niños de hasta 2 años de edad.

La Organización Mundial de la Salud indica que favorece el vínculo entre la mamá y el bebé, y es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita y la recomienda como alimento exclusivo hasta los 6 meses. Para concientizar sobre su importancia, del 1º al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destinada a fomentarla y a mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.

Comentarios