La Provincia
Domingo 06 de Marzo de 2016

Frigerio oxigena la vía política para acordar con gobernadores

Durante la semana los mandatarios provinciales, incluido Bordet, marcaron distancia del macrismo y amagaron con ir a la Justicia por la coparticipación. Ayer en Mendoza, el ministro domiciliado en Paranacito envió señales de acercamiento.  

Carlos Matteoda/De la Redacción de UNO
cmatteoda@uno.com.ar


El ministro macrista Rogelio Frigerio envió ayer, desde Mendoza, señales a los gobernadores peronistas para bajar la tensión que produjo el rechazo los mandatarios provinciales al Decreto Nº 406 del gobierno nacional. Esa norma planteaba crear una comisión para discutir de qué forma se podría avanzar en un cese del descuento ilegítimo que la Nación le hace a las provincias del 15% de la coparticipación.

La historia es bastante conocida. El descuento viene desde 1992, pero en noviembre hubo un fallo de la Corte Suprema de Justicia que lo declaró ilegal y ordenó que dejara de realizarse. El fallo favorece a las provincias de Santa Fe, San Luis y Córdoba; pero lógicamente alienta el reclamo de todas las otras jurisdicciones. A poco de finalizar su mandado, Cristina Fernández decretó dejar de descontarle a todas las provincias; y apenas iniciado su período, Macri reinstaló el descuento.

Son sumas millonarias que cambian sustancialmente la matriz financiera de cualquier provincia; y especialmente de un grupo entre las que se cuenta Entre Ríos, que sufren el descuento del 15% para financiar al Anses pero no transfirieron su Caja de Jubilaciones, y esto les genera un déficit inmanejable. Para la jurisdicción que gobierna Gustavo Bordet, el rojo por ese concepto en 2015 fue de 2.200 millones de pesos.
El planteo
Hasta ahora la cosa venía de reuniones y elogios entre Frigerio, Macri y los gobernadores. Cuando no llevaba 48 horas en el cargo, el Presidente reunió a los jefes provinciales y les prometió avanzar en el tema, todos coincidieron en que la salida debía ser gradual. Hubo algunos encuentros con el interlocutor designado por Macri -el ministro del Interior Figerio- y siempre se escucharon elogios mutuos respecto del diálogo entre dirigentes de diferentes sectores políticos.

Sin embargo, el gobierno nacional emitió el Decreto N° 406 creando una comisión para analizar cómo dejar de practicar el descuento, estableciendo de antemano que ese objetivo se concretaría recién en 2021.

El martes, los gobernadores peronistas pusieron el freno a la negociación y reclamaron un encuentro con el Presidente para firmar un pacto que estableciera la salida del descuento a partir de la sentencia de la Corte, es decir que comprendiera ya una disminución en 2017.

Hay provincias que no gobierna el peronismo que también tienen esta dificultad, pero han recibido un trato privilegiado del macrismo a partir de adelantos de coparticipación, lo que irrita más a los otros gobernadores

El ala dura del macrismo salió inmediatamente a decir que no habría encuentro con el Presidente, ya que el mandatario no acepta presiones. Ese sector duro es, según los rumores del gabinete nacional, el que promueve políticas menos graduales en materia económica y rivaliza con el ala política, cuyos principales referentes son Frigerio y e l presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, EmilioMonzó.

También el ala dura apoya al ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, para que se quede sentado arriba de la caja y no permita cambios en favor de las jurisdicciones provinciales, por más que exista un fallo reconociendo esos reclamos.

Por eso, el Decreto Nº 406 -que fue diseñado en acuerdo con el massismo- implicaba a la vez una renuncia a la vía judicial por parte de las provincias.

Buena onda
Ayer en Mendoza, el ministro del Interior que tiene su vivienda en Entre Ríos (Frigerio) volvió a apretar el acelerador en su carrera contra la vía judicial. Frigerio intenta que el acuerdo político permita una salida más rápida y menos traumática que el reclamo formalizado en Tribunales. Ayer volvió a apostar al diálogo político para alcanzar un acuerdo. “Las provincias tienen el derecho de reclamar por lo que les corresponde”, indicó sin medias tintas.

El martes los gobernadores peronistas, junto a los fiscales de Estado de esas provincias, volvieron a analizar reclamarle a la señora de los ojos vendados lo que Macri no les da.

Si bien la discusión política se distrae a veces en porqué no se le reclamó lo mismo al kirchnerismo, y ahí los peronistas no tienen muchos argumentos para explicar su mutismo durante años anteriores, eso no cambia para nada la situación. Lo real es que ahora existe un fallo de la Corte que sienta precedentes a favor de las provincias, y aunque el trámite judicial pudiera demorarse, aparece como más seguro comparado con la mera expresión de deseos que significa el decreto macrista.

Frigerio dijo que “las provincias tienen el derecho de reclamar por lo que les corresponde” también para bajarle el tono a la reacción del ala dura del gobierno nacional. “El desafío es complejo, porque si en algo hemos retrocedido es en federalismo, la Argentina se ha transformado prácticamente en un país unitario. El Presidente se ha propuesto lucha contra el narcotráfico, pobreza cero y la unión de todos los argentinos; y en su gestión el ministro del Interior habla con todos, sin importar su bandera política porque los problemas no tienen banderas políticas”, agregó hablando de su tarea, pero a la vez dejando abierta la chance de un encuentro con Macri, para lo cual antes deberían fijarse algunos puntos de coincidencia.

Necesidades complementarias
El ministro político de Macri también recordó que el gobierno nacional necesita de los votos peronistas en el Congreso para sancionar las leyes que se requieren para llegar al acuerdo con los fondos buitre, lo que abrirá el acceso al crédito externo también para las provincias. “Vamos a juntarnos con todos los gobernadores y vamos llegar a un acuerdo, sin dudas. La ley que necesitamos para que la Argentina pueda recuperar el crédito no es una ley del presidente Macri, es una ley que necesita la Argentina, los gobernadores, los municipios, la gente y las empresas. No es un capricho del Presidente”, aseguró.

Políticamente correcto, el ministro aseguró que no hay relación entre un tema y el otro. Sin embargo, una primera lectura lleva a pensar que si los gobernadores hacen valer su peso político para lograr esas sanciones legislativas que Macri necesita, sería más sencillo llegar a un acuerdo con el gobierno nacional para empezar a dejar de sacarle una tajada tan grande de la coparticipación.

No se trata de una ocurrencia; el Frente Para la Victoria ya anticipó que en Diputados no dará quorum para el tratamiento de las leyes que permitirían acordar con los buitres y la salida que le queda el gobierno es la de pedirle “ayuda” a los gobernadores.

Frigerio sabe que los gobernadores necesitan ese financiamiento. Bordet dijo a UNO el 12 de febrero que la Provincia avanzará en las alternativas de endeudamiento que el gobierno nacional ofrece habilitar a los gobernadores. Señaló que el endeudamiento podría servir incluso para “consolidar la deuda pública y permitir de algún modo una ejecución presupuestaria que permita avanzar hacia un esquema de equilibrio fiscal”.

Los gobernadores saben que el gobierno macrista requiere del acuerdo con los buitres como una instancia primordial de su proyecto económico.


Incidente
La dirigente de la Asociación Trabajadores Estatales (ATE) de Mendoza, Raquel Blas, insultó al ministro Frigerio: “¡Tomá, puto!”, le dijo, y le tiró un cartel que decía “Basta de despidos”.

El funcionario macrista respondió: “Soy un profundo defensor de la libertad de expresión y me parece que la gente debe expresar sus problemas y reclamos”.





 

Comentarios