Mundo
Domingo 11 de Enero de 2015

Francia sale a la calle para decirles a los terroristas que no podrán callarla

Unos 700.000 franceses coparon ayer las ciudades, luego del raid terrorista que dejó 17 inocentes y tres yihadistas muertos Hoy se esperan más de un millón de personas.

Unas 700.000 personas invadieron ayer las calles de Francia para rendir homenaje a las 17 víctimas de los ataques yihadistas de esta semana, en la víspera de una histórica manifestación en París donde hoy deben participar decenas de jefes de Estado y gobierno bajo un imponente dispositivo de seguridad. Al día siguiente del final sangriento del raid terrorista que cobró las vidas de 17 inocentes y las de los tres terroristas islámicos, Francia rindió homenaje espontáneo a las víctimas y repudió con fuerza el clima de miedo que intentó imponer a la nación el atentado contra el semanario Charlie Hebdo el pasado miércoles, donde un comando asesinó a 12 personas.

De Toulouse, en el sur, donde 100.000 personas se congregaron para expresar su repudio a los atentados, a Nantes, en el oeste, donde desfilaron más de 30.000 personas, los eventos espontáneos se multiplicaron en muchas ciudades del país. “Yo soy musulmán y yo soy Charlie, Francia, mi patria”, “Yo soy judío y yo soy Charlie” o “Yo soy antirracista”, podía leerse en las pancartas de los manifestantes en Toulouse, junto a portadas del semanario satírico Charlie Hebdo, en cuya sede de París murieron el pasado miércoles 12 personas en un ataque perpetrado por los hermanos Said y Chérif Kouachi, integrantes de la red islámica Al Qaeda.

 Este atentado, junto al asesinato de una mujer policía el jueves a manos del cómplice de los Kouachi Amedy Coulibaly, al igual que la toma de rehenes en una tienda de comida judía o kosher el viernes, donde murieron cuatro rehenes, conmocionaron a los franceses y al mundo. El eslogan “Yo soy Charlie” recorrió rápidamente el planeta.

Máxima vigilancia. Las manifestaciones de ayer transcurrieron en un contexto de vigilancia extrema, y con un refuerzo de la seguridad en vísperas de la manifestación masiva organizada para hoy. El slogan es claro, así como el espíritu de la convocatoria: decirle a los extremistas islámicos y sus cómplices que no se dejan doblegar por el terror.

 “Francia no ha terminado con las amenazas” que la acechan, había advertido el presidente francés, François Hollande poco después de terminado el raid terrorista con la liberación de la tienda kosher en París. Apenas minutos más tarde, un líder de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), a la cual pertenecían los hermanos Kouachi, amenazó en un video a Francia con nuevos ataques. De cara a la “marcha republicana” de hoy, en la que se espera la participación de un millón de personas, el gobierno francés desplegará unos 5.500 efectivos, policías y soldados en el marco del plan antiterrorista llamado “Vigipirate”. Unos 150 agentes vestidos de civil protegerán a las personalidades extranjeras, apoyados por motocilistas de la policía y francotiradores apostados en los tejados, precisó el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Visitantes

Junto a Hollande, asistirán la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, el italiano Matteo Renzi, el español Mariano Rajoy y el británico David Cameron. También estarán presentes el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente palestino, Mahmud Abas, el canciller ruso, Serguei Lavrov, y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, entre otros muchos. “Se adoptaron todas las medidas para que esta manifestación pueda desarrollarse en un clima de recogimiento, respeto y seguridad. Todas las disposiciones están adoptadas para garantizar la seguridad” de la gran marcha convocada tras la matanza de Charlie Hebdo, dijo Cazeneuve.

Los dos autores de esta matanza, los hermanos Kouachi, murieron el viernes en un asalto de las fuerzas de seguridad a la imprenta en la que se habían refugiado en una localidad ubicada al noreste de París. Casi al mismo tiempo, Coulibaly perdía la vida en otro asalto de las fuerzas del orden a la tienda kosher donde se atrincheraba.

Comentarios