Pais
Domingo 21 de Junio de 2015

Festejan su día por partida doble: ser "Papá y papá"

Ser “papá y papá” es una elección cada vez más real que permite celebrar bajo nuevos estándares sociales.

Ser “papá y papá”, una elección cada vez más real que permite festejar el Día del Padre por partida doble 
Parejas de personas del mismo sexo que optaron por la paternidad celebrarán mañana por partida doble ser papá y papá de sus hijos en el Día del Padre, una experiencia que, admiten, “da mucho trabajo” pero se ha convertido “en una elección de vida” cada vez más factible en Argentina. Las funciones van y vienen, indistintamente, los roles se intercambian y la felicidad -si la paternidad es fruto de un acto de libertad- se abre paso “para quedarse”. Así lo expresó Rolando, quien anunció que en el Día del Padre “no haremos otra cosa que celebrar esta decisión: la de ser papá y papá, con mucha alegría y en familia”. Rolando y Hernán son pareja desde hace 18 años y decidieron acceder a la paternidad a través de una subrogación gestacional, conocida vulgarmente como “alquiler de vientre”. 
“El amparo invocó la Ley de Matrimonio Igualitario y el principio de Igualdad de la Constitución. A pesar de no estar legislada esa opción, obtuvimos un fallo que nos reconoció como ‘copadres’”, dijo Rolando a Télam. 
“Ser padre es amar, cuidar y proteger a los hijos. Lo hacemos con espontaneidad y alegría y no hay funciones exclusivas”, según la pareja. “Los dos les damos de comer, los bañamos, los llevamos a la plaza; lo que determina que uno haga una u otra cosa no está dada por el género sino por las preferencias, la disponibilidad y el carácter de cada uno”, explicó Rolando, que es un profesional -como su pareja-, y cuyos hijos que nacieron en India fueron nacionalizados argentinos. Contó que mañana “celebrarán la decisión de ser papá y papá y lo harán en familia, junto a los abuelos, tíos y primos de los chicos”. 
“Fuimos primerizos con estos niños que a su vez se llevan un año lo que ya nos hizo pasar por sustos, por fiebre alta, corridas al pediatra, y otras cuestiones propias de cualquier familia”, acotó el padre de hijos que tienen 7 y 17 meses. Ser papá y papá también es hoy una posibilidad real para las parejas del mismo sexo que se presentan como “adoptantes pretensos”, que entre todos los que se inscribieron son los que “muestran mayor amplitud”. “Antes, todo debía pasar por la Justicia, pero la Ley de Matrimonio Igualitario le dio a todos la posibilidad de ser padres o madres”, precisó César Cigliutti, titular de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA). 
Para el histórico referente de la diversidad, “ver una pareja de papá y papá en el supermercado, arrastrando un cochecito y comprando alimentos, es un acontecimiento que aún hace llorar”. Entre los casos que recordó Cigliutti, sobresale el de Juan y Pablo, de 40 y 49 años, integrantes de la tercera pareja de Tierra del Fuego en contraer matrimonio a partir de la vigencia de la ley de Matrimonio sancionada en 2010. 
“Este es el segundo año que estamos celebrando este acontecimiento tan maravilloso para nosotros que es el ser papás de David y Batista”, contó hoy Pablo a Télam, al hacer referencia a sus dos hijos oriundos de Misiones, dos hermanos de 11 y 13 años que no vivían juntos, y que constituyeron el primer caso de chicos judicializados del país en ser adoptados legalmente por una pareja gay. Pablo recordó que la adopción definitiva fue otorgada el 2 de marzo de este año, tras un año y medio aproximadamente de haber iniciado los trámites y haber obtenido la guarda provisoria de los chicos. 
“Cuando comenzamos la guarda ellos se dieron cuenta que nosotros íbamos a ser su familia; antes nunca sabían dónde iban a terminar porque estaban en distintos hogares y ahora saben que somos su familia y que nadie los va a separar de nosotros, hasta que ellos mismos decidan, cuando sean grandes, armar su propia familia”, enfatizó. Pablo expresó que “la paternidad es una construcción, es apasionante, y lo más importante es que nuestros hijos sean felices, que puedan reconstruir su historia y desde ahí puedan construir una nueva”, dijo tras acotar que “mañana va a ser un día diferente, porque además tenemos elecciones, y va a ser hermoso, ellos ya tienen preparados los regalos para nosotros”. 
En este sentido, enfatizó que si bien el Día del Padre es simbólico, representativo y comercial, “ellos te recuerdan todos los días que sos papá”. La pareja adoptó los dos niños, ya grandes, en contraposición al 92% de los postulantes a adoptar que restringen su búsqueda a menores de un año. “La edad es un detalle menor, se piensa en general en adoptar un niño de 0 a un año porque se replantean el hecho de que los chicos más grandes ya tienen sus vivencias, pero la diferencia con los papás de recién nacidos, es que a nosotros nos pasa todo junto, muy rápido, y en ellos todo va de a poco”, señaló Pablo para concluir: “Todo es muy movilizador”. 

Comentarios