Femicidio
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Femicidio en Rosario del Tala: una historia de violencia

El fiscal de Rosario del Tala, Eduardo Santo, aseguró que los hijos de Ana Barbelli, quien fue asesinada por su esposo frente a dos de ellos, "también sufrían violencia familiar y psicológica".

"Gracias a los testimonios de los chicos –de 10, 12, 15, 18, 20 y 23 años– dimos cuenta de que claramente había una situación de violencia de género y violencia familiar, no había violencia física pero sí psicológica", explicó el representante del Ministerio Público Fiscal.

En diálogo con Télam, dijo que Miguel Cáceres, imputado por el crimen de la mujer, "no le pegaba a ninguno, pero utilizaba control psicológico y amenazas" y afirmó que "con Barbelli era muy celoso, al punto de que no la dejaba trabajar ni hacer nada, controlaba todo".

La familia estaba constituida por un matrimonio con siete hijos en común, de los cuales seis vivían en la casa de calle La Pampa. Según el fiscal, "el niño de 10 y la niña de 12 años estaban en la escena y son los principales testigos", los cuales contaron que Cáceres "ni bien se levantó atacó a la mujer en la cama matrimonial, tomó su moto y se fue a un campo alejado de la ciudad", y agregó que "los niños salieron a la calle gritando y no volvieron a entrar, por lo que se dio aviso a la fiscalía y Policía".

Santo caratuló el legajo como homicidio doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género, y explicó que no le tomó declaración al acusado porque el médico tiene que darle el alta. Por otro lado, indicó que en la vivienda "se secuestraron elementos de valor para la causa, entre ellos un hacha y un cuchillo grande casi como un machete, que se encontraban sobre la cama".

"Esperamos la autopsia desde la morgue de Oro Verde para saber cómo fue asesinada, pero en principio la causa fue la herida muy profunda que presentó en el cuello", sostuvo el fiscal. Respecto a la situación judicial del presunto asesino, el funcionario judicial aclaró que no tiene antecedentes ni se registran denuncias en la Policía, fiscalía ni en el Juzgado de Familia y Menores por violencia de género ni familiar.

"Lo único que encontramos fue que el viernes, la mujer participó de una charla sobre violencia de género", aseguró Santo, confirmando lo informado ayer por UNO, y agregó que "no había ninguna restricción judicial que obligaba al hombre a retirarse de la vivienda". Los hijos del matrimonio "están a cargo del Área de niños, adolescencia y Familia local, que derivó a los dos más chicos con un familiar y al resto con amigos y parientes".

Comentarios