Policiales
Viernes 29 de Enero de 2016

Familiares del acusado del crimen en Anacleto dicen sufrir robos y amenazas

Una hermana de Gabriel Bejarano, detenido por el homicidio de Luis Palavecino, tuvo que abandonar su casa porque se la quemaron y la saquearon. Acusó a familiares de la víctima  

Las hermanas de Gabriel Bejarano, el joven detenido por ser el supuesto autor del crimen de Luis Palavecino ocurrido el domingo a la madrugada en el barrio Anacleto Medina de Paraná, piden por favor que les permitan regresar a sus casas ubicadas en calle Luis Palma al final. Ellas denunciaron en  Fiscalía que tuvieron que abandonar las viviendas con sus hijos para protegerse tras el violento episodio que terminó con la vida del muchacho de 18 años y que involucró a su hermano de 23.

“Mi hermana me avisó que salga porque nos iban a quemar la casa porque había pasado algo con nuestro hermano. Salí con lo puesto y los nenes. Cuando abro la puerta aparece un hermano de Palavecino con una escopeta y me dice que me va a matar a mí, a mis hijos, a mis hermanas, mi hermano. En fin a todos. Que nos vayamos y nos fuimos. Al rato saquearon la casa y la prendieron fuego. Se llevaron todo lo poco que teníamos”, contó a UNO Analía Bejarano, una de las seis hermanas del imputado, mamá de dos menores de 5 y 4 años.   

Por el relato de Analía, su familia y los Palavecino no se llevan bien desde hace años porque los Bejarano dicen que los familiares del joven muerto les robaron tres caballos y le mataron uno. “Mi papá se tuvo que ir a vivir al Volcadero con sus caballos porque ya le habían robado tres animales  y le mataron uno. Él ahora sabe que lo están buscando para matarlo. Él no quiere problemas porque ya estuvo preso, cumplió su pena y no se mete con nadie”.

El miércoles otra de las hermanas de Bejarano denunció que tuvo que dejar su casa porque dice que se le metió por la ventana el hermano de Palavecino para quemarle la casa. “Entró con un bidón con nafta. Le amenazó. Polilla dice que las casas ahora son de él. Nosotros queremos nuestro lugar. Entendemos el dolor de la madre por la pérdida de su hijo, pero basta de violencia. Nosotros no tenemos nada que ver. Somos ajenos a lo sucedido”, precisó Analía. 

La casa incendiada pertenece a Gerardo Bejarano, quien abandonó el barrio hace unos años y se fue a vivir a la zona del barrio San Martín, conocido popularmente como El Volcadero. “Ahora andan diciendo que le van a ir a matar los caballos. Mi papá ama a los animales. Ojalá y esto se termine acá”.

La joven aseguró que las denuncias las realizaron en la Fiscalía porque en la comisaría novena, que tiene jurisdicción en la zona, no obtienen respuestas. “Cuando se nos quemaba la casa acudió la gente del 911 a darnos una mano. Llamaron a los bomberos y revisaron la casa para constatar que nos habían saqueado”, indicó la joven. 

El crimen de Luis Palavecino ocurrió el domingo a la madrugada en calle Los Yaros. Según la versión policial, el joven muerto estaba tomando cerveza con amigos cuando pasó Bejarano junto a otras personas. Al parecer se gritaron y alguien disparó contra Luis, quien trató de correr pero cayó muerto. Los testigos dicen que Bejarano, quien fue cuñado de la víctima, fue el autor del disparo, pero todavía esa versión no es definitiva. 

El caso está en manos del fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull, quien solicitó que  Germán Bejarano, de 23 años, y Damián Gauna, de 19, pasen 60 días con arresto domiciliario pero lejos del barrio Anacleto Medina. 

Una vez agotado este tiempo las partes podrían llegar acordar la realización de un juicio abreviado. 
 

Comentarios