Policiales
Sábado 04 de Julio de 2015

Falleció el remisero baleado y la Policía detuvo a un sospechoso

David Farina, de 32 años, había chocado su auto Chevrolet Corsa Clasic en calle Celia Torrá y Francia, tras ser baleado en la espalda por desconocidos el jueves. Estaba internado en la terapia intensiva del hospital San Martín. 

David Farina, el remisero que fue baleado el jueves, falleció esta madrugada en la terapia intensiva del hospital San Martín, donde estaba interando en estado crítico desde el jueves.

Le habían practicado dos intervenciones quirúrgicas y se pedían dadores de sangre, atentos a su evolución. 

El hombre de 32 años había chocado su auto Chevrolet Corsa Clasic en calle Celia Torrá y Francia tras ser baleado en la espalda por desconocidos.


Ayer la Policía trabajó toda la jornada en la recolección de datos que permitiesen llegar a los autores de la violenta agresión. Producto de los numerosos testimonios recolectados y otros datos obtenidos, la Policía le pidió a la Justicia la detención de dos personas.

Esta mañana fuentes policiales confirmaron a UNO que se detuvo a un joven de apellido Berón, apodado "Bochita", como uno de los sospechosso del violento asalto. 

Baleados
Farina no fue el único que terminó herido el jueves en esa zona de Paraná, ya que horas antes otro hombre había sido baleado también. 

Farina, remisero y arquero
Farina, quien era arquero del club Los Ángeles Negros militaba en la Segunda División de la Liga Paranaense de Fútbol y se ganaba la vida como remisero.

Según la información difundida, el hombre trabajaba en un remís de la empresa El Palenque y fue abordado por un sujeto que quiso robar la recaudación, tras lo cual efectuó varios disparos y uno de ellos ingresó por la zona del omóplato del chofer. Posteriormente, la víctima fue hospitalizada de manera urgente en el hospital San Martín, donde ya lo operaron dos veces, según indicaron sus amigos y familiares.

En las redes sociales, Farina recibió el apoyo de todos sus amigos y compañeros que además se acercaron al hospital. También muchas personas que no lo conocían se mostraron sorprendidas por la inseguridad en esa zona. 

Según algunos vecinos de la zona, es muy común observar a chicos “pasados” de cocaína deambular con armas. “No son malos pibes pero están perdidos”, dijo una vecina a través de un mensaje. 

Comentarios