La Provincia
Lunes 01 de Junio de 2015

Fabrican lámparas LED con los componentes de focos quemados

En el Taller de Electrónica de la Escuela de Educación Técnica Nº 1 de Paraná, los estudiantes construyen sus herramientas

Cada uno de los estudiantes estaba con la cabeza metida en una computadora. En grupo fabricaban un osciloscopio –instrumento para ver la representación gráfica de señales eléctricas– y ese es el trabajo práctico de este trimestre. Eran los de 5º año del Taller de Electrónica de la escuela de educación técnica Nº 1 General Francisco Ramírez de Paraná. Desde hace un tiempo, además, aprendieron a reciclar componentes de focos quemados con los que arman lámparas LED.  

Martín Kannemann, docente del taller, explicó a UNO: “La idea surgió hace un par de años para ver qué hacíamos con las lamparitas de bajo consumo que se quemaban y para que no vayan a la basura porque tienen bastante mercurio. Por otro lado queríamos ayudar a los estudiantes a hacer experiencias prácticas y producir algo que se puedan llevar a la casa”. El docente contó que al utilizar elementos reciclados no hay desperdicios, usan LED que duran muchos años y no son contaminantes. “Vimos que muchos componentes de las lámparas de bajo consumo se tiraban a la basura y más del 50% servían. Modificamos el circuito y los adaptamos para que funcionen por LED”, aclaró, mientras el resto de los estudiantes continuaba con sus tareas en el aula. 

Las lámparas que fabricaron destellan a partir de una plataforma que es una especie de mica aislante que hace de soporte y permite que los contactos no queden a la vista.

En la experiencia, además de tener un fundamento ecológico, el aspecto educativo es central. “Los estudiantes tienen que hacer cálculos que aprenden en materias de Matemática y Física para luego aplicar esos conocimientos. Lo que propusimos ayuda a aprender. En el taller siempre se trata de que las tareas que les pedimos las puedan usar en la vida diaria, o como técnicos cuando se reciban”, agregó el profesor. 

La escuela tiene cuatro especialidades: Construcción, Informática, Electromecánicay Electrónica. Es considerada una de las instituciones más completas de la provincia.

Agustín Gotte cursa el 5º año de la especialidad de Electrónica y ayer dijo a UNO: “En los primeros años hay talleres donde trabajás con las manos: hacemos herrería, carpintería, y a medida que avanzamos son más específicos. Hoy diseñamos la plaqueta de un osciloscopio digital. Es una herramienta para medir la forma de una onda eléctrica, te dice cómo se va generando y detecta una falla. La hacemos para aprender diseño y programación”, señaló el joven de 16 años, y contó que en cada uno de los tres trimestres deben realizar una herramienta diferente. 

“Lo primero que hicimos este año fue un controlador de brillo de LED. Ahora estamos con el osciloscopio y en el tercer trimestre armaremos un  amplificador digital de ondas”. Dijo además que la manera de rendir es mostrar cómo funciona el trabajo hecho, su diseño y la prolijidad con la que se presenta.

“Pero además después te lo llevás a tu casa y así nos vamos haciendo de herramientas”, agregó Agustín Gotte, y afirmó que quiere tener su propio taller, pero que aún está en proyecto; entre risas confesó: “Es que por ahora solo tengo un soldador y un tester”. 

Una mesa con luces de colores

Baltasar Llobet también es profesor del taller de Electrónica y presentó una mesa o un piso de luces LED, la misma que a parece en la fotografía. “Fue fabricada por un alumno ya recibido que quería reciclar algunas cosas y se le ocurrió usar los rollos de las cintas de embalar y armó un piso o mesa LED”, señaló. El joven que la inventó se llama Exequiel Orueta, y Llobet agregó: “Al hierro de la estructura lo juntó de los contenedores de la basura”.

Armaron una batería inercial sin costo 

En 2013, estudiantes del taller de Electrónica de la Escuela Técnica Nº 1 de Paraná  participaron en una  feria de ciencia en La Pampa. Fue la primera que se hizo en Argentina y resultaron ganadores. Entonces, viajaron a México a representar al país y salieron segundos de 900 trabajos expuestos de todo el mundo; el logro fue con un motor que funciona con aire comprimido. 

El 3 viajarán otra vez a La Pampa a representar a la provincia y lo harán con un prototipo de batería inercial que genera entre siete y ocho voltios de corriente alterna, es decir: con el eje de una fotocopiadora vieja, el engranaje de una impresora en desuso, los imanes de un disco rígido, un balde de pintura y el pie de un micrófono entre otros componentes pueden cargar celulares, baterías y hacer iluminación; todo sin haber gastado un solo centavo. 

“Está hecho con material reciclado. El núcleo de las bobinas son pedazos de televisores quemados. Está íntegro construido por los chicos. Lo que tenemos ahora es un prototipo para saber si funciona y se hace junto a una carpeta de investigación científica y con trabajo de campo”, señaló el docente Baltasar Llobet, y agregó: “El año pasado no pudimos participar, pero este sí. Con estos proyectos incentivamos la investiguen y ellos eligen los temas. Por lo general les interesa la energía, cómo controlarla y generarla”.

Agustín José, Oscar Minni, Selso Romero Bandiera y Axel Bazán representarán a Entre Ríos frente al resto de las escuelas técnicas del país el 3. Martín Kannemann y Baltasar Llobet son sus asesores y aseguraron que los jóvenes, entre lunes y martes, tendrán su batería lista para participar otra vez de la exposición nacional.

La posibilidad de aprender un oficio

En el taller, además de equipos, computadoras, mesas de trabajo y herramientas, había una pelota de fútbol que por momentos iba y venía. Sentado en una mesa, Luciano Caminos dijo a UNO que la influencia de sus padres fue importante a la hora de decidir estudiar en la escuela. “Las otras secundarias te preparan para después tener que ir a la Facultad y en esta escuela te enseñan una profesión, con un título que te da valor. Esa es la ideología de mi viejo. Además aprendemos todas cosas que sirven para la vida y capaz que en otros lugares no te enseñan ni a clavar un clavo”, afirmó.

Más atrás, otros estudiantes  continuaban con sus tareas y en el aula del al lado un muchacho con el taladro aún ajustaba su batería inercial.
 

Comentarios