La Provincia
Jueves 30 de Abril de 2015

Expectativas en barrio Lugones por la explosión urbanística

Mirada urbana. Calle General Espejo cambió su fisonomía. Vecinos esperan que las obras en toda la zona les lleven progreso

Pablo Felizia / pfelizia@uno.com.ar

En el barrio Leopoldo Lugones hay expectativas con el conjunto de obras que se desarrollan por General Espejo, sobre todo la del nuevo hospital de Paraná. Algunas viviendas cambiaron su fisonomía y están en construcción salones comerciales con la perspectiva de que toda la zona se transforme; incluso abrieron hasta farmacias. De todos modos hay cuestiones que los vecinos apuntan y que mejorarían el día a día mientras se levantan las estructuras.

Quintas al Sur era el nombre que tenía toda una gran franja que abarcaba parte de Antonini, Leopoldo Lugones y Kentenich entre otros; incluso uno de los barrios que limita con los tres, lleva ese nombre. Aún quedan en los patios algunos limoneros, de hecho se ven desde la calle; son herencia de décadas anteriores.

General Espejo delimitaba todas esas plantaciones con los montes de los terrenos que eran del Ejército. Eso es parte del pasado: las máquinas, el movimiento, los camiones permanentes ingresan y egresan a lo largo de casi un kilómetro. No solo se construye el llamado Hospital del Bicentenario, sino que ahí aún espera el terreno para la Universidad Autónoma de Entre Ríos, se abrieron nuevas calles y ya se elevan los primeros edificios para 600 viviendas del Procrear.

Miguel Villalba tiene 64 años y es el presidente de la vecinal Leopoldo Lugones. Llegó al barrio hace 30 años y junto a Cesar Faustino Rivara recorrieron junto a UNO los trabajos que se realizan sobre General Espejo. “Terrenos baratos, acá ya no conseguís, son caros y los precios subieron todos. Se instaló una farmacia frente al hospital y si hay alguna casa en alquiler está desde los 3.000 pesos en adelante. Todo lo que es inmobiliario aumentó y casas que años antes no valían, ahora aumentaron muchísimo”, señaló Villalba. Hay viviendas que están a la venta, en otras, algunos vecinos construyeron salones que tendrán vidrieras a la calle y quienes tienen algún tipo de comercio esperan impacientes.

Es que en la zona ya saben que todo va al volver a transformarse.

“Los vecinos hablan del progreso, que esto traerá mucho movimiento por la gente que va a venir a vivir a los edificios y la que llegue todos los días al hospital. Esto va a cambiar”, agregó Villalba. Según contó, el barrio Leopoldo Lugones tienen unas 50 manzanas con 35 familias en cada una.

Detrás del hospital abrieron una calle y hay quienes dicen que es para ampliar la entrada al nosocomio. También hay una nueva traza que une General Espejo con Avenida Ejército, pero ayer y a lo lejos, solo se veían máquinas mover tierra. “Lo cierto es que se vive con expectativas, la gente está pendiente pensando en como dar un paso adelante”, agregó Rivara y contó que el año pasado por estas fechas, el hospital era solo unos pilares instalados; ahora el edificio se eleva y avanza. Más adelante también, hay cientos de motos de los trabajadores que construyen las viviendas y las primeras estructuras comenzaron a tomar forma.

Una gran parte de los terrenos que pertenecían a las quintas, antes de lotearse, eran de familias de apellidos Sauthier y Bergomás. Una parcela fue donada para la vecinal del barrio Lugones. Allí tenían previsto construir un salón comunitario y un centro de salud, cuando todavía el hospital era todo monte. Incluso hubo una ordenanza 7551/90 donde se especificaba la donación, pero los vecinalistas señalaron que está perdida en la Municipalidad y no logran concretar su proyecto. El terreno está catalogado como espacio verde y varias familias ya estaban dispuestas a donar materiales para la construcción de ese lugar necesario.

Rosa tiene su casa sobre General Espejo y ahí puso un quiosco. Hay momentos en el día, como ayer por la mañana, donde pasan más de tres camiones por minuto frente a su vivienda. La calle tiene un colchón de broza fina y el polvillo cubre autos e ingresa a cada hogar: la mayoría de las ventanas están siempre cerradas. Rosa y otros vecinos señalaron que sería bueno, mientras continúa la obra, que un regador pase dos o tres veces, para mejorar esa situación.

Tareas complementarias y necesarias

El barrio Leopoldo Lugones está delimitado por avenida De las Américas, O´Higgins, General Espejo y El Paracao. Al sur se encuentra el barrio Padre Kentenich y al norte Antonini; los tres, junto a Quintas al Sur, son los que más cambiarán su fisonomía a partir de las obras que se desarrollan en la zona.

Según información oficial, el Hospital del Bicentenario tiene un 70% en el grado de avance y a su vez hay obras de infraestructura externa que están en carpeta como el asfaltado de calles circundantes –entre otras de General Espejo– y desagües pluviales.

Guillermo Federik, secretario de Planificación, Infraestructura y Servicios de Paraná contó que las obras tienen avances, pero que están en la órbita provincial. Sin embargo, destacó: “Hay un plan de complementarias y algunas la haremos nosotros (por la Municipalidad)  como la ampliación de la red de agua para el hospital, adjudicamos la conexión del sector cloacal y estamos por reparar un socavón en la alcantarilla del Antoñico sobre Paracao que es parte del acceso al hospital. Además hemos adjudicado, y firmado un contrato de pavimentación para el barrio Antonini”.

Después señaló que otras obras correrán por cuenta de la Dirección de Hidráulica del gobierno provincial, entre otros organismos y varia de ellas serán financiadas con aportes de la Nación a través del Programa Más Cerca.

El hospital comprende dos plantas que ya se pueden ver y que ocupan toda una manzana. Contará con 150 camas y 20 consultorios.

Detalles de la noticia

* Leopoldo Lugones está ubicado donde antes eran las Quintas al Sur: hoy ese nombre lo mantiene uno de los barrios cercanos. Aún quedan limoneros en los patios de las casas, como herencias de las plantaciones de entonces.

* Hay vecinos que construyeron salones para futuros comercios y hasta abrieron farmacias para aprovechar el movimiento de gente que traerá el hospital.

* Aseguraron que el precio de terrenos y casas aumentaron a partir de las obras.

* 70 % - Según datos oficiales, es el grado de avance de la obra del Hospital del Bicentenario.

* En la parte de atrás, donde están los obradores, se abrió una calle nueva desde Alvarado.

* Una de las necesidades más urgentes de los vecinos, sobre todo de los que viven por calle General Espejo, que al menos hasta que se logre pavimentar, pase un regador algunas veces al día. El polvo que levanta el continuo movimiento de camiones y vehículos en general, hace la que la mayoría de las casas permanezcan con sus ventanas cerradas.

* Se advierten avances en la construcción de los edificios para las 600 viviendas del Procrear, destinadas a nuevas familias que llegarán a la zona.

 

Comentarios