Día del Padre
Martes 21 de Junio de 2016

Evoluciona favorablemente el joven entrerriano trasplantado

Nicolás Bernhardt pasó las primeras 72 horas en observación y se recupera bien en la Fundación Favaloro.

Nicolás Bernhardt, el joven de 25 años oriundo de Urdinarrain que recibió un trasplante bipulmonar el miércoles en la Fundación Favaloro evoluciona favorablemente. Su mamá, Mónica Pirovano, señaló a UNO que ayer se cumplieron las 72 horas cruciales y su recuperación es óptima. "Le sacaron el respirador a las 12 horas de haberlo intervenido y va todo bien, se está recuperando más rápido de lo que se esperaba. Estuvo en recuperación dos días y ya pasó tres días en Terapia intensiva, donde estaba en observación. Tiene puesto drenajes y cuando se los puedan sacar lo van a llevar a otra sala, pero para eso van a pasar unos días más", dijo.
En este marco, recordó que Nicolás había entrado en emergencia nacional el 3 de junio. "Estuvo también en emergencia nacional el año pasado, en setiembre. Desde entonces no estaba bien y se quedó a vivir en Buenos Aires. El 15 de junio llegó el donante y todavía tenemos emociones encontradas. Agradecemos a Dios y a esa familia que entre tanto dolor pudo decir sí a la vida", expresó, visiblemente emocionada.
A su vez, comentó: "Esto es día a día, paso a paso. Por ahora tuvo una pequeñita complicación, que fue un neumotorax, pero se repuso. Empezó a comer solo y va recuperando su fuerza. Los médicos están asombrados por las ganas que tiene Nicolás y cómo se está recuperando tan rápido".
La familia del joven espera que continúe con una evolución favorable para iniciar la etapa posoperatoria. Al respecto, Mónica, su madre, sostuvo: "Para nosotros comienza una nueva vida. Deberá realizar entrenamiento físico, pero no sabemos muy bien en qué consiste el tratamiento". A su vez, destacó el acompañamiento que tienen de Fátima Heinze, la presidenta de la fundación Alguien como yo FQ, quien recibió un trasplante similar hace dos años: "En todo este proceso, Fátima es un puntal muy grande. Más allá de que cada paciente es diferente, el camino es similar y ella nos va asesorando".
Con respecto al apoyo que recibe de la gente de Urdinarrain, Mónica manifestó: "Realmente estoy muy agradecida a mi pueblo. Desde que Nicolás entró en emergencia nacional por primera vez, se hizo una suelta de globos para concientizar sobre la importancia de donar órganos. Y el Día de la Donación de Órganos, que se celebró el 30 de mayo, vino gente del plantel del Centro Único de Ablación e Implante de Entre Ríos (Cucaier) y de la organización Alguien como yo FQ, quienes junto con el municipio dieron una charla a la comunidad".
En referencia a Cristian, el hermano de 27 años de Nicolás, quien también padece fibrosis quística, contó que está sobrellevando su situación con un tratamiento, esperando también que le llegue su oportunidad de recibir un trasplante que le permita mejorar su calidad de vida. "El camino de la fibrosis quística es así y llega un momento en que el trasplante se hace imprescindible", subrayó. Cabe recordar que esta enfermedad es crónica, hereditaria y no es contagiosa. Afecta el sistema respiratorio y digestivo y si bien no tiene cura, el trasplante mejora notablemente la calidad de vida del paciente.

Agradecimiento al donante
Bernardo Carlos Bernhardt, el papá de Nicolás, pasó este domingo un Día del Padre muy especial. Al respecto, Mónica sintetizó: "Mi marido festejó doble, gracias a la familia del donante que le dio una oportunidad de vida a mi hijo".
"Estaré eternamente agradecida a esta familia. Sabemos que el donante es un chico joven y entre tanto dolor tuvieron la valentía y la fortaleza de donar sus órganos. No dejo de pensar en esa mamá", concluyó.


Comentarios