Pais
Martes 26 de Julio de 2016

Evita, un ícono de la justicia social argentina

A 64 años de su muerte, sus ideales y su lucha trascendieron varias generaciones

Hoy se cumplen 64 años de la muerte de Eva Duarte de Perón, una figura indiscutida de la historia política argentina y cuyo nombre quedará para siempre grabado en el recuerdo de los más humildes, de los trabajadores y de las masas populares, con los que estuvo plenamente identificados. Protagonista del gran avance que, mediante el establecimiento del voto femenino, alcanzó nuestro país al reconocer los derechos políticos de las mujeres, su marca indeleble es la de haber impulsado –con incandescente voluntad­– la acción del Estado en la protección social de los sectores populares argentinos.

Solo seis años en la primera plana de la escena política nacional le bastaron para afirmar su rol de defensora de los humildes a partir del cual, de la mano de una intensidad vital única, luchó por la justicia social, la independencia económica y la soberanía política de una Argentina que incorporaba a las mayorías populares al sistema político y transformaba la estructura productiva de su economía nacional. Como señalara Rodolfo Walsh en su inolvidable cuento Esa Mujer, Evita revolucionó la sociedad de su tiempo, con su manera de pensar y de actuar sobre la realidad.

En la evocación realizada por el portal Espacio Iniciativa, se sostiene que su sola mención "provoca aún el entusiasmo de todos aquellos que bregan por un mundo mejor y asimismo, continua generando el odio de las minorías reaccionarias. Es decir, ella ha trascendido y sigue vigente porque es uno de los símbolos más contundentes del protagonismo popular en aquel pasado de hondas transformaciones. Su nombre se asocia de inmediato al avance de los derechos de la mujer, especialmente en la lucha por el voto femenino, a su representación de los trabajadores en el gran frente nacional, a su indignación ante la justicia, a su preocupación por los desamparados, a su fidelidad con su origen popular, a su proclamación de que la raza de los privilegiados debe desaparecer".


***
Una vida dedicada a "dar"


María Eva Duarte de Perón nació en Los Toldos, provincia de Buenos Aires, el 7 de mayo de 1919 y falleció un 26 de julio de 1952, a los 33 años. Las 20.25 fue la hora en que Evita "pasó a la inmortalidad" designada desde entonces como "jefa espiritual de la Nación", título honorífico que había recibido días antes. Evita era muy querida, por lo cual se dispuso poner crespones negros en las luminarias de las calles y llevar luto obligatorio a todo el mundo, incluidos los niños.

Evita murió un sábado frío y lluvioso en Buenos Aires. Los teatros y los cines levantaron sus funciones y los grandes comedores bajaron sus persianas. El duelo oficial se prolongó hasta el 11 de agosto, cuando sus restos, embalsamados por el médico español Pedro Ara, fueron depositados en el edificio de la Confederación General del Trabajo.

Se casó con Perón en 1945 y tras la asunción de este como presidente de la Nación, al año siguiente, se convirtió en primera dama.


***
La abanderada de los humildes

De origen humilde, migró a Buenos Aires a los 15 años donde se dedicó a la actuación, alcanzando renombre en el teatro, el radioteatro y el cine. En 1943 fue una de las fundadoras de la Asociación Radial Argentina (ARA), de la que fue electa presidenta al año siguiente. En 1944 conoció a Perón, entonces secretario de Estado del gobierno de facto, en un acto de recaudación de fondos para las víctimas del terremoto de San Juan. Ya casada con Perón, participó activamente en la campaña electoral de su marido en 1946, siendo la primera mujer argentina en hacerlo.

Impulsó y logró la sanción en 1947 de la ley de sufragio femenino. Tras lograr la igualdad política entre los hombres y las mujeres, buscó luego la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida con el artículo 39 de la Constitución de 1949. En 1949 fundó el Partido Peronista Femenino, el que presidió hasta su muerte.

Desarrolló una amplia acción social a través de la Fundación Eva Perón, dirigida a los grupos más carenciados. La Fundación construyó hospitales, asilos, escuelas, impulsó el turismo social creando colonias de vacaciones, difundió el deporte entre los niños mediante campeonatos que abarcaron a toda la población, otorgó becas para estudiantes, ayudas para la vivienda y promocionó a la mujer en diversas facetas.

Adoptó una posición activa en las luchas por los derechos sociales y laborales y se constituyó en vínculo directo entre Perón y los sindicatos. En 1951, para las primeras elecciones presidenciales con sufragio universal, el movimiento obrero propuso a Evita, como la llamaba la población, como candidata a vicepresidenta, sin embargo ella renunció a la candidatura el 31 de agosto, conocido como el Día del Renunciamiento, presionada por las luchas internas en el peronismo.


***
Evocarán su memoria en varios actos

Hoy con un acto que se realizará a partir de las 17 en la Escuela Hogar Eva Perón, la Departamental Paraná Capital del Partido Justicialista conmemorará un nuevo aniversario de la desaparición física de Evita. En la oportunidad se desarrollará una jornada con micrófono abierto, en la que participarán diferentes referentes del espacio, que preside el diputado provincial Gustavo Guzmán. Sin dudas que la institución educativa es una de las obras que dejó como legado Eva Perón y que hasta hoy -si bien con algunas deficiencias- se mantienen en pie. En sus instalaciones se formaron miles de gurises entrerrianos y también se jugaron los recordados Torneos Evita de fútbol que inculcaban los valores del deporte.


***
Vasta historia

En 2007 el edificio de la Escuela Hogar Eva Perón fue declarado Monumento Histórico Nacional. Desde que Eva Perón colocó su piedra fundamental han pasado varias décadas de historia. Los militares de la denominada Revolución Libertadora que derrocó a Juan Domingo Perón quisieron demolerla pero no pudieron. Las decisiones de Aramburu y Rojas estaban muy lejos y ocupadas en fusilamientos y purgas. Otras dictaduras que se sucedieron en los 17 años de exilio de Perón, planearon instalar allí -por ejemplo- una dependencia de la Escuela Naval, pero el barrio se rebeló en las calles de la zona y lo impidió. Bajo la consigna No a las botas, a fines de 1970, durante la autodenominada Revolución Argentina y el gobierno provincial del brigadier Ricardo Favre, los vecinos y laicos realizaron una movilización hasta Casa de Gobierno, liderados por el sacerdote tercermundista Roberto Crocce.


***
En Victoria

El Consejo Departamental del Partido Justicialista Victoria invita a simpatizantes y militantes a al acto en conmemoración que se realizará hoy en el cementerio municipal. A partir de las 15.30, se realizará el tradicional acto, donde se hará un minuto de silencio y la colocación de una ofrenda floral en el busto.

Comentarios