La Provincia
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Estudios revelan que 6,5% de la población infantil es hipertensa

La obesidad, la mala alimentación, y el sedentarismo influyen en una mayor prevalencia 

La hipertensión arterial es una enfermedad compleja, ya que por lo general no presenta síntomas y muchas personas que la padecen no lo saben. Desde la Organización Mundial de la Salud señalan que el 18% de la muertes que ocurrieron en 2010 en el mundo fueron provocadas por alguna dolencia vinculada a este cuadro.

Si bien antes se la relacionaba como una enfermedad que afectaba a personas adultas, son cada vez más los jóvenes e incluso los niños que la padecen. “Una de cada dos personas que es hipertensa no lo sabe”, advirtió Joaquín Serra, médico cardiólogo de Paraná y magister en Hipertensión, integrante de la Sociedad de Cardiología de Entre Ríos.  

En este marco, el profesional reveló cifras alarmantes. “Se estima que el 33% de los argentinos que pertenecen a la población adulta, es decir, mayores de 18 años, son hipertensos. Incluso hay un estudio hecho en una escuela de Corrientes que revela que 6,5% de los niños son hipertensos. Son datos reales, brindados por grandes estudios epidemiológicos”, afirmó a UNO, y agregó: “Se estima que el 50% de la población es hipertensa y no lo sabe, pero ese número es más drástico aún en poblaciones más marginadas. Por ejemplo, se hizo un relevamiento en la población toba, y se conoció que el solo 17% de los hipertensos estaba diagnosticado. En otra investigación, que se denomina Carmela, se advirtió que lo mismo ocurre en distintas ciudades de Latinoamérica, donde solamente entre el 24% y el 47% de los hipertensos sabe que lo es”.

Frente a estas estadísticas adversas, a nivel mundial se instituyó el Día Mundial de la Hipertensión, que se conmemoró ayer. “La fecha tiene como objetivo crear conciencia sobre esta enfermedad para prevenirla y controlarla”, expresó Serra, quien afirmó que las causas por las que se produce pueden ser hereditarias o deberse a la calidad de vida: “La prevalencia de hipertensión viene de la mano de la genética que uno trae, que puede determinar que si uno tiene un padre, una madre o ambos con hipertensión, la probabilidad de contraerla va aumentando con los años y es posible que también sea hipertenso; pero además, el modo de vida es un condicionante: las poblaciones occidentales tenemos modo de vida muy malo, con una alimentación pésima y falta de actividad física. La obesidad está llegando a ser una pandemia, es decir, una epidemia global, y la obesidad y la hipertensión generalmente van de la mano”.

***
Trabajo en conjunto


“Por eso cada vez más los cardiólogos trabajamos en conjunto con los pediatras, para empezar a inculcar valores que apuntan a incorporar hábitos saludables ya desde la niñez. En teoría es enfermedad del adulto, pero como hay cada vez mayor obesidad en niños y por eso se están viendo más casos de hipertensión también en la infancia la línea se va corriendo, y si antes era raro un hipertenso de 40 años, ahora es común que se diagnostique entre los 30 y los 40 años”, aseveró el médico.

***
Consecuencias si no se trata


Los médicos llaman a la hipertensión arterial el “asesino silencioso”, porque habitualmente no presenta síntomas y solo puede detectarse la enfermedad a través de controles periódicos. “La gente por lo general cree que alguien es hipertenso si le duele la cabeza o si le sangra la nariz, pero eso es un mito. La única forma de saber si alguien tiene tensión arterial alta es con controles. En el Día Mundial de la Hipertensión se propone que entre el 2018 y el 2023 haya un aumento en la toma de la presión y se hagan 3 millones de controles a personas al azar. A la hipertensión hay que salir a buscarla”, comentó el doctor Serra.

El profesional hizo hincapié en la importancia de un diagnóstico temprano y advirtió que las consecuencias de no tratar esta enfermedad pueden llegar a ser muy graves: “Todas sus consecuencias son malas; entre las más terribles se ubican el infarto y el accidente cerebrovascular, que pueden dejar secuelas permanentes o incluso causar la muerte. También se puede dar el fallo de los riñones, es decir una insuficiencia renal y la posibilidad de tener que someterse a diálisis; o las amputaciones por gangrenas, problemas visuales, entre otros efectos que puede causar la enfermedad no tratada”.

***
Control


Serra aclaró que si bien el control de la enfermedad muchas veces se asocia a la toma de una medicación para controlarla, prescripta por un médico, en realidad el tratamiento se basa en  tres pilares fundamentales y es de gran importancia cumplirlo de manera integral: “Hay que contemplar la dieta, la actividad física y la medicación. Incluso a veces no es necesaria la medicación con un plan alimentario adecuado y realizando actividad física de manera periódica”, sostuvo, y explicó:  “Al menos cuatro veces por semana una actividad aeróbica, como la caminata, la natación o lo que el paciente prefiera, ayuda a controlar la hipertensión”.

También destacó que evitar el consumo de sal es fundamental en el tratamiento, consultando con el médico qué tipo de sal se puede consumir si no puede erradicarla de su dieta, y señaló: “Solo la mitad de los hipertensos están diagnosticados; y de ellos, únicamente entre el 10 y el 25% están controlados. En Paraná hace unos años hicimos una encuesta entre los pacientes hipertensos y sobre el cumplimiento del tratamiento no farmacológico solamente el 46% reconoció que cumple con la medida de la dieta sin sal, que es algo fundamental”, dijo a modo de conclusión.

***
Consejos  para prevenirla o controlarla


La hipertensión es una enfermedad del sistema cardiovascular. La sangre circula por las arterias a una presión mayor de la debida, y esto puede provocar daños en órganos como el corazón, el cerebro o los riñones.

Para prevenirla o controlarla, se pueden incorporar hábitos saludables de vida, tales como evitar el consumo de tabaco, controlar los niveles del colesterol; reducir o eliminar de la dieta la ingesta de sal; no consumir bebidas alcohólicas o hacerlo con moderación; y evitar el sobrepeso.

También se recomienda hacer deportes con regularidad: basta con practicar alguna disciplina entre 30 y 60 minutos de ejercicio ligero de tres a cinco días por semana. 

***
Detalles de la noticia


- 33% de la población adulta es hipertensa. Entre los factores que predisponen a padecer la enfermedad, la genética es el más importante, pero no el único: los modos de vida también influyen.
- 50% de las personas que son hipertensas no lo sabe. Los controles periódicos son la única forma de detectar la enfermedad, ya que por lo general no suele presentar síntomas.
- 46% de los paranaenses diagnosticados como hipertensos y que llevan adelante un tratamiento reconoció en una encuesta no cumplir con la medida de llevar una dieta sin sal. 

Comentarios