La Provincia
Lunes 22 de Junio de 2015

Estudios médicos: historia que aporta como ejemplo

Lautaro juega futsal y en exámenes exigidos por la asociación descubrió cardiopatía congénita

Las exigencias de estudios médicos que certifiquen la aptitud para el desarrollo de actividades deportivas, es un tema recurrente en la opinión pública cada vez que sucede un desgraciado episodio. Tras la tibia reacción de entidades y deportistas amateurs, ese seguimiento nuevamente se va relegando.

Por esa razón, lo sucedido con Lautaro Mansilla, un chico de 16 años que integra el equipo de Don Bosco Futsal, constituye un buen aporte a esa problemática, y un ejemplo a seguir para todos quienes se niegan o evitan realizarse estudios serios que revelen su verdadero estado de salud. Es que la anomalía congénita fue descubierta a partir de los estudios médicos exigidos por la Asociación Paranaense de Futsal.

Lautaro es alumno del Colegio Don Bosco, la comunidad educativa se mantuvo expectante y elevando oraciones por la intervención quirúrgica a la que iba a ser sometido.

Finalmente, fue operado el 16 de junio, en la Fundación Favaloro, y según informaron sus familiares, la operación fue exitosa y ya se encuentra en una sala común del sanatorio. Incluso, se estima que en las próximas horas podría recibir el alta. Su historia fue reflejada y relatada por la Asociación Paranaense, y los detalles de su operación y evolución se expandieron por las redes sociales, también por el aporte del Instituto Enrique Carbó, de la obra de Don Bosco. Es que tanto alumnos como compañeros de esa disciplina deportiva quisieron estar al tanto de su estado. 

Así, se narró que cuando su papá Marcelo Mansilla lo acompañó a completar la ficha médica exigida por la APFS, el médico le informó que Lautaro tenía un problema en el corazón. “Le diagnosticaron un soplo en un principio, pero luego le encontraron el verdadero problema”, cuenta Marcelo, que fue una anomalía parcial del retorno venoso pulmonar. Según explicó, las venas pulmonares, en lugar de transportar la sangre oxigenada a la aurícula izquierda, llevaban la sangre a la aurícula derecha. Lautaro jugó en Pescadores y Náutico, y se había incorporado luego al Colegio Don Bosco Salesiano Futsal. Obligado por la situación, debió dejar de jugar y acompañó en el cuerpo técnico a Eric Gastaldi. “Lo operaron el martes a la mañana satisfactoriamente. Va a poder volver a jugar, aunque no aún”, acotó el padre e insistió: “Hay que darle importancia a los controles, a Lautaro se le descubre el problema gracias a que fue a llenar la ficha médica”.

 

Comentarios