La Provincia
Martes 20 de Octubre de 2015

Estudiarán el Paraná en anillos de los árboles

Es la primera experiencia que se realiza en la región. La tarea la desarrollan investigadores de la Universidad Nacional del Litoral

Para el grupo de investigación de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), dirigido por Carlos Ramonell, la información que registra la vegetación puede resultar muy valiosa para entender la dinámica del sistema fluvial del río Paraná. Además, las técnicas utilizadas en dendrocronología (disciplina que estudia los anillos de crecimiento de los árboles para reconstruir escenarios ambientales del pasado) constituyen una forma novedosa, simple y económica para obtener esos registros. 

“Son técnicas nuevas para nuestra región, ya que no se utilizan en especies fluviales como el aliso, el sauce o el timbó, sino en árboles más longevos, característicos de zonas áridas del país. El potencial de la técnica es muy amplio y pretende dar respuestas o indicios a numerosos interrogantes”, explicó Zuleica Marchetti, investigadora de la FICH y del Conicet.

Por su parte, Ramonell agregó: “La idea es evaluar también cómo las especies arbóreas registran los fenómenos de inundación. Si bien el cauce principal del río Paraná cuenta con datos cartográficos de 100 años de antigüedad, existen numerosos cauces secundarios que se abrieron o cerraron en la primera mitad del siglo XX y que no cuentan con esa riqueza y extensión temporal de registros, la cual está presente en la vegetación”. 

Para llevar adelante esta propuesta, los investigadores de la FICH invitaron a Mariano Morales, biólogo, doctor en Ecología e investigador del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla) del Conicet, Mendoza. Morales es especialista en dendrocronología y visitó la FICH a fines de setiembre para recorrer el ambiente y conocer el trabajo del grupo de investigación con el objetivo de definir futuras líneas de acción en común.

El lenguaje de los árboles

Entre las numerosas aplicaciones, la dendrocronología permite conocer los cambios en el clima, la temperatura y las precipitaciones, los efectos del fuego en los bosques o de los ataques de insectos; es decir, factores que regulan la dinámica de las especies en determinados ambientes. 

“El árbol es como un libro y lo que hacemos es interpretar el lenguaje de los anillos. La técnica se basa en asignar un año calendario a cada anillo de árboles vivos y medir el ancho de los anillos, lo cual marca un patrón de crecimiento. Una de las grandes aplicaciones de la dendrocronología es la reconstrucción del clima del pasado, ya que los árboles funcionan como termómetros y pluviómetros biológicos con registros milenarios. Anualmente se puede observar cómo fue variando el clima a través del estudio de los anillos de los árboles en un contexto de 1.000 o 2.000 años y por ejemplo evaluar si los cambios climáticos que vivimos actualmente son anormales o no”, explicó Morales.

“La idea es que Federico Brumnich (estudiante de la Licenciatura en Biodiversidad de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UNL) viaje a Mendoza y aprenda la técnica en el Ianigla. Si funciona bien el método en estos ambientes del Litoral, analizaremos la posibilidad de formar un laboratorio de dendrocronología en Santa Fe, el cual no es costoso y ofrece muchas ventajas”, subrayó Morales. 

Los cambios de  la flora entre La Paz y Paraná

“El objetivo de la beca fue inferir cómo cambian la flora y la estructura de los bosques a partir de procesos hidrosedimentológicos que ocurren en islas de diferentes edades del cauce principal del río Paraná entre las localidades de La Paz y Paraná. De modo preliminar, comprobamos la hipótesis de que el paso del tiempo en las islas no es suficiente para explicar cómo varían los bosques, sino que influyen factores relacionados con procesos del sistema fluvial en general, tales como la ubicación de las islas dentro del cauce. La idea es seguir trabajando en este sentido, sumando la mirada que aporta la dendrocronología”, explicó el estudiante Federico Brumnich, de la carrera de Licenciatura en Biodiversidad y participante del proyecto de trabajo de la UNL.
 

Comentarios