Pais
Domingo 05 de Junio de 2016

Estudiantes de computación argentinos, entre los mejores del mundo

Pertenecen a la Universidad Nacional de Rosario y salieron campeones latinoamericanos. Obtuvieron mejores resultados que los de Stanford y Berkeley. Resolvieron siete de los 13 problemas en 5 horas. Destacaron "el apoyo de la universidad pública y la comunidad académica argentina".

Empezaron a entrenar juntos hace dos años, por su cuenta y sin un mentor, pero con un objetivo claro: llegar al mundial de programación, que se realiza cada año en un rincón distinto del mundo. Esta vez tocó Phuket, al sur de Tailandia. Y los tres rosarinoscumplieron la meta: clasificaron, viajaron y se consagraron campeones de América Latina en la última edición dela Competencia Mundial de Programación (en inglés, ICPC).

Son Pablo Zimmermann (26), Mariano Crosetti (23) y Martín Villagra (21), estudiantes de Ciencias de la Computación de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Su equipo, bautizado "Caloventor en Dos", se completa con el coach, Leopoldo Taravilse, de la Universidad de Buenos Aires. Los flamantes campeones latinoamericanos quedaron en el puesto 32 sobre 128 a nivel mundial, por encima de de las delegaciones de Stanford y Berkeley, consideradas entre las 10 mejores universidades del mundo.

Los estudiantes rosarinos lograron resolver 7 de los 13 problemaspropuestos y quedaron por encima de otros 17 equipos latinoamericanos. El podio fue para St. Petersburg State University (Rusia), Shanghai Jiao Tong (China) y Harvard (EE.UU.), que mejoró su performance: el año pasado había sido superada por el equipo de la UBA.

"Hace dos años empezamos a entrenar, los tres solos. En otros países, como Cuba o Brasil, hay profesores especializados en este tipo de competencias, pero acá no es tan frecuente", explica Pablo Zimmermann desde Tailandia, y resume la clave del triunfo: "Hicimos un muy buen trabajo en equipo. Entrenamos en serio, llegamos a entendernos bien, y teníamos una buena base de formación de la universidad".

Los miembros de Caloventor en Dos destacan "el apoyo de la universidad pública y la comunidad académica argentina". Se refieren a un grupo de estudiantes de doctorado de distintas universidades que, a pulmón y de manera desinteresada, los ayudaron a entrenar.

Fuente: Clarín

Comentarios