Espectaculos
Domingo 21 de Junio de 2015

Estrenarán una obra de Félix Mendelssohn en la UCA Paraná

El sábado, el Cuarteto Numen y el Cuarteto Filarmónico darán un concierto nunca ejecutado en Paraná

En su primera visita a Paraná, este sábado 27, a las 21, en el Auditorio de la UCA (Buenos Aires 239), el Cuarteto Numen y el Cuarteto Filarmónico, en forma conjunta, estrenarán el célebre Octeto para Cuerdas Op.20 de Mendelssohn en la capital entrerriana. El programa se completa rá con 3 de las 5 Novelettes para cuarteto de cuerdas, Op. 15, de Aleksandr Glazunov, y el Cuarteto para cuerdas, Op. 59 N° 2 “Rassumovsky”, de Ludwig van Beethoven. Las entradas anticipadas están a la venta en la sede de la Asociación Mariano Moreno (Ecuador 90), de lunes a viernes de 10 a 12.

Sobre la particular y bellísima compuesta por Félix Mendelssohn, puede adelantarse que la creó a los 16 años, en 1825. Se estrenó en la casa que su familia tenía en Berlín. Está inspirada en unos versos del Fausto de Goethe. El Scherzo, el movimiento más popular de esta magnífica pieza, es el germen de lo que después fue la obertura de El sueño de una noche de verano.

El Octeto para Cuerdas se considera la pieza de música de cámara más perfecta de Mendelssohn. Fue de una ruptura total con todo lo oído hasta ese momento. Está escrito para cuatro violines, dos violas y dos violoncelos y tiene una estructura de sonata. El autor especificó que los intérpretes de esta composición debían tener un concepto orquestal de la obra al tiempo de ejecutarla.

En tanto, sobre los Cuartetos Op. 59 “Rassumovsky“  (1806), de Beethoven, el doctor Alejandro Campos Carlés, integrante de la Asociación Mariano Moreno, comenta “que  pertenecen a una época en que su actitud fundamental ante la vida estuvo basada en la victoria, lograda por el heroísmo a pesar del sufrimiento. ¿Cómo es, entonces, nuestro héroe en soledad? Hallamos la respuesta en los Cuartetos Rassumovsky. Si sus sinfonías son un discurso a la nación en las que el compositor se adelanta y las ejecuta frente a un mundo que aplaude, entonces sus cuartetos de cuerdas  son monólogos interiores  donde revela sus sentimientos más profundos”.

Con los tres Cuartetos op. 59 “Rassumovsky” revela la capacidad expresiva latente en el género en un grado nunca imaginado por compositores anteriores. Hablan de un mundo más íntimo, refinado y sutil que el de las grandilocuentes visiones de la Eroica.  

El Conde Andrei Kyrilovich Rassumovsky era embajador de Rusia en Viena, muy buen  ejecutante del violín y amante y  conocedor de la música, a tal punto que integraba  un cuarteto junto a un trío de músicos que tenía a sueldo. A fines de 1805 Beethoven recibió de su parte el encargo de componer los cuartetos, y como ya estaba trabajando en ellos desde hacía dos años completó el pedido con prontitud, ni bien terminó con su ópera Fidelio.

En tanto, las Novelettes Op.  15 (1881) para cuarteto de cuerdas fueron compuestas por el ruso Alexander Glazunov, quien desde niño mostró notables inclinaciones hacia la música. En 1879 conoció a Balakirev, quien le presentó al maestro Rimsky-Korsakov. Dos años más tarde completó su Primera Sinfonía (de un total de nueve) estrenada bajo la dirección del primero (autoproclamado gestor de los compositores nacionalistas conocidos como “Grupo de los Cinco”) de quien poco tiempo más tarde se distanció. En 1899 se unió al Conservatorio de San Petersburgo, distanciándose musicalmente en el proceso también de Rimsky-Korsakov aunque permaneció su relación de amistad y respeto profesional, a punto tal que lo reinstaló en su cargo en el Conservatorio después de que aquel hubiera sedo cesanteado a partir de disturbios políticos en 1905, que resultaron en su nombramiento como director, quedando en tal cargo hasta 1930.

En 1928 viajó a Viena por la celebración del centenario de la muerte de Schubert, quedando en el extranjero hasta su muerte en Paris en 1936.

Las Cinco Novelettes Op. 15 fueron compuestas en 1881 con el título de Suite, luego cambiado al actual a instancias de Hans von Bülow, virtuoso del piano y director de orquesta, primer marido de Cosima Liszt (única sobreviviente de los tres hijos de Franz Liszt) quien más tarde se casaría con Richard Wagner.

Sobre Numen y el Cuarteto Filarmónico

Numen Cuarteto de Cuerdas , se formó en Agosto del 2001  por músicos cordobeses: Hernán Testa (violín), Carolina Lorenzo (violín), Gustavo Raspo (viola), y Eugenia Menta (violoncello). Individualmente se han formado y perfeccionado en el país y el extranjero.

Sus presentaciones han tenido lugar en diversas salas de Conciertos, Festivales y Ciclos de Música de Cámara. En 2006 fueron invitados para realizar el concierto de apertura de las “38° Semanas Musicales de Frutilllar” Chile y el mismo año seleccionados para las Máster Class que brindó el Cuarteto Borodin en el 37º Festival Internacional de Campos do Jordao, San Pablo-Brasil.

En tanto, el Cuarteto Filarmónico está formado por Lucía Luque, Graciela Chamale, Alberto Lepage , y Marcelo Montes .

Luque actualmente es la Concertino de la Orquesta Sinfónica de Córdoba y además es docente de la Cátedra de Profesorado de Violín en la Facultad de Humanidades de Entre Ríos. 

Chamale actualmente integra los primeros violines de la Orquesta Sinfónica de Córdoba,  y Concertino de la Orquesta de Cuerdas de la Municipalidad de Córdoba. Integra también la orquesta La Barroca del Suquía .

Lepage tiene el cargo de viola solista de la Orquesta Sinfónica de Córdoba y de la Orquesta de Cuerdas Municipal de Córdoba. Integra también, como ejecutante de viola barroca, la orquesta La Barroca del Suquíar. 

Marcelo Montes se desempeña como el Primer Violoncello en la Orquesta Sinfónica de la Provincia de Córdoba y es el Primer Violoncello en la Orquesta de Cámara de la Ciudad de Córdoba. Desarrolla tareas pedagógicas en la Universidad Nacional de Córdoba.

 

Comentarios