Ovacion
Jueves 03 de Diciembre de 2015

“Estoy disfrutando al máximo este momento”

A los 20 años el entrerriano Ezequiel Unsain tuvo su estreno en Primera. Se adueñó de la valla de Newell’s.   

Matías Larraule / Ovación
mlarraule@uno.com.ar

  
Ezequiel Unsain se caracterizó por no desaprovechar las oportunidades que se le presentaron en el camino. Antes de cumplir 14 años emigró de Villa Alcaraz a Rosario para sumarse a las divisiones inferiores de Newell’s de Rosario. Transitó en todas las categorías formativas de la Lepra. En este proceso no solo fue proyectando su sueño de ser jugador profesional. Fue adquiriendo sentido de pertenencia. Fue creciendo y madurando como futbolista. 

Unsa, como lo bautizaron cuando arribó a la Chicago argentina, comenzó la temporada 2015 como tercera opción en la valla. Oscar Ustari, en mayor proporción, y Luciano Pocrnicj, alternaron la posición custodiando la valla. El 17 de agosto el entrenador Lucas Bernardi decidió darle espacio  al entrerriano. Ezequiel conservó la valla en cero en un empate cerrado ante Temperley. 

A pesar de su juventud, Unsain mostró personalidad. Tuvo un comienzo soñado en el ámbito profesional, aunque no lo pudo disfrutar del todo por la irregular campaña del elenco. 

“Al no conseguir objetivos grupales uno no tiene tanta capacidad de disfrutar a pleno lo que me tocó vivir. En lo personal no me puedo quejar. De mitad de año para adelante viví momentos únicos, momentos muy buenos y eso es muy positivo”, describió Unsain, en diálogo telefónico con Ovación. 

—¿Fue difícil dejar Alcaraz para llegar a Rosario?
 —Mi viejo me brindaba consejos. Me fue preparando para ese momento. Me decía que llegado determinado tiempo me iba a tener que ir de mi casa para construir mi sueño. Llegó en un momento donde estaba en la transición de chico a adolescente, cuando recién empezaba a jugar con mi club de pueblo. Llegó en un momento lindo porque arranqué de Novena. Pude jugar todo ese año, transcurrí Novena y Octava División. En Sexta me tocó hacer mi primera pretemporada con reserva, bajando a jugar con mi categoría. Prácticamente recorrí todas las inferiores hasta llegar al plantel de Primera

—¿Recorrer todas las categorías te ayudó a madurar?
—Irte lejos de tu familia implica una maduración mucho mayor a la de un chico común. Ir escalón por escalón y no saltar tantos pasos seguidos te ayuda a formarte mucho más como jugador.  Cuando llegó el momento de debutar tenía una formación bastante acorde para poder mantenerme en ese lugar.

—¿Disfrutás atajar en un equipo como Newell’s o es una enorme presión?
—Se disfruta al máximo. Comencé a disfrutarlo desde que me tocó la posibilidad de estar en este club tan grande. A medida que fueron transcurriendo los años fui tomando dimensión y muchas más responsabilidades, pero nunca dejo de disfrutar de defender estos colores. Ahora que llegué a Primera tengo la posibilidad de vivir un montón de cosas extras que no se viven en inferiores. Estoy tratando de disfrutar al máximo el momento que me está tocando vivir. 

—Comenzaste el año como tercer arquero y terminaste siendo el dueño de la valla.
—Tuve dos compañeros espectaculares que me han ayudado y enseñado un montón. A nivel profesional tienen una trayectoria extensa con un recorrido largo por el fútbol. Se me hacía difícil imaginar que iba a tener la oportunidad de atajar. Llegó la chance, por suerte me agarró bien en lo psicológico, bien en lo físico. Me venía preparando muy bien. Sabía que podía estar lejos la posibilidad, pero nunca dejé de entrenar y esforzarme, para cuando llegara la oportunidad estar de la mejor manera posible.

—¿Te acordás los momentos previos al estreno?
—Fue una semana larga porque hubo un receso por las PASO. Pasé esos 15 días de incertidumbre porque no sabía si atajaba y se rumoreaba que se podía llegar a dar un cambio en el arco. Entrené al máximo toda la semana para demostrar que estaba bien. Un día antes cuando fuimos hacer pelota parada quedó confirmado. Eso resaltó mi alegría, y la de toda mi familia cuando se enteraron. Desde ahí comencé a construir mi carrera profesional.

Otros datos

- Espejos. Unsain indicó que, por el estilo de juego que pregona Newell’s, el uno del Bayern Munich Manuel Neuer es uno de sus espejos “Es el principal exponente en este estilo de juego. Es un arquero completo. Trato de sacar las mejores cosas  de él para plasmarla en el campo de juego. El Patón (por Nahuel Guzmán) también es un arquero muy completo. Trato de sacar de todos. Miro fútbol todo el tiempo y trato de ver a los arqueros para sacar lo mejor de ellos para poder ser un arquero completo y poder dejar una marca”.

-El fútbol entrerriano. Ezequiel se define como un amante del fútbol. Por eso no desconoce de la realidad de los equipos de su provincia natal. “Sé que Patrón perdió 3-1 en Tandil y ahora tiene que dar vuelta el resultado en Paraná. Sería lindo que la provincia pueda estar compitiendo en Primera División. Además hizo una gran campaña en el año. En lo que respecta a mi zona, Paraná Campaña, siempre trato de estar en contacto con mi hermano, el del medio, que siempre está avisándome de los resultados”.

El sueño olímpico

El nombre de Ezequiel Unsain es una de las posibles variantes para defender la valla en el seleccionado nacional Sub 23 que competirá en 2016 en los juegos olímpicos de Río de Janeiro. “Es algo muy lindo que te vinculen con una posible convocatoria para la selección sub 23. Te hace notar que las cosas las venís haciendo bastante bien. Es el camino que estoy recorriendo, pero lo tomo con tranquilidad sabiendo que aún falta mucho, que hay un muy buen nivel de arqueros jóvenes”, indicó Unsa. 

En la continuidad de su relato, agregó: “Tengo que esforzarme. Manteniendo la base de esfuerzo la convocatoria va a ser posible. Tengo que seguir sacrificándome, con mucha humildad y esfuerzo para que ese posible llamado del Tata (por Gerardo Martino) se haga realidad para viajar a Río”, se ilusionó.

Descansar en su hogar

El plantel de Newell’s fue licenciado el martes. Unsain armó sus bolsos y se trasladó a su Villa Alcaraz natal. “Lo que más extraño es a mi familia. Compartir unos mates con mis padres o juegos de play con mis hermanos. Al venirme tan chico me perdí mucho el crecimiento de mis hermanos y cuando tengo un tiempo de verlos trato de disfrutarlo al máximo. En Alcaraz voy a tratar de exprimir esos momentos al máximo”. 

El pueblo se revolucionó desde que Unsa se calzó los guantes de la Lepra. “Cambió lo que son mis idas a Alcaraz. Los más chicos son quienes me demuestran mucho cariño. La verdad que le voy a estar siempre agradecido a la gente de mi pueblo porque siempre me brindaron su apoyo. Está bueno devolver todo ese cariño tratando de representarlos bien dentro de la cancha”.
 

Comentarios